Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - Argentina - Tango y Rock ’n Roll
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 15 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Que dice la Izquierda?Argentina - Tango y Rock ’n Roll

Argentina - Tango y Rock ’n Roll

Por Nicolás Barros Revista de Izquierda Internacional

Enlace relacionado

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela en formato pdf

La situación internacional tanto económica como política es y seguirá siendo beneficiosa para Argentina en el mediano plazo. Sin embargo, a pesar de ello, no se ha invertido en la infraestructura productiva. El gran empresario comprende la coyuntura y – a excepción de críticas al margen – apoya con firmeza al gobierno. Los trabajadores y el pueblo han emprendido luchas y reclamos, pero sin llegar a cuestionar políticamente al gobierno y al régimen debido a la carencia de estructuras y dirección dispuesta a enfrentarlos. Las luces de alarma provienen de la siniestra burocracia sindical peronista y del conjunto Fuerzas Armadas (FFAA), de seguridad y policiales constituidas en un poder mafioso, cruel y expectante.

El factor fundamental de esta situacion beneficiosa tiene que ver con las enormes reservas naturales y capacidad ociosa de las tierras, aun para absorber contaminaciones diversas, en una situación global de destrucción del ambiente. Por ejemplo, Argentina tiene en estos momentos una dotación de recursos alimentarios suficiente para dar de comer a 560 millones de personas, cuando su población es apenas de 40 millones.

De similar importancia, la existencia de una mano de obra muy calificada a un costo relativamente bajo, aunque el empobrecimiento general ha contribuido a reducir la gran masa de capacitados operarios (mano de obra calificada) que caracterizara este país hasta entrados los 70 del siglo pasado.

Un tercer factor, no menos destacado, es que existe en estos momentos un balance controlado entre los ingresos y egresos del gasto público. El endeudamiento externo sólo ha crecido vegetativamente desde el 2001 y si bien el stock de la deuda no se ha reducido, tampoco ha aumentado mas que marginalmente. Los canjes de deuda por nuevos bonos realizados por la administración kirchnerista buscaron estirar los plazos de pago, para lo cual capitalizaron intereses con quita de capital que no modificó sustancialmente la magnitud de la deuda, ni sus condiciones contractuales, ni la moneda de emisión, ni la autoridad arbitral, ni las tasas de interés, sólo los plazos de amortización. Con la economía en crecimiento y sin nuevo endeudamiento, esta deuda es pagable, no legitima ni beneficiosa, sólo transitoriamente pagable.

Cabe mencionar que en los últimos meses varias provincias entre ellas Buenos Aires, Neuquén, Córdoba, Río Negro, Chubut y la ciudad de Buenos Aires contrajeron deuda entre 85 y 450 millones de dólares cada una, a tazas de entre 9,75 y 15,25 puntos de interés, destinados a gastos corrientes. Si bien son cifras aún pequeñas, la tendencia es inquietante.

El superávit comercial aporta el total de los ingresos externos, lo cual se ha utilizado para varias finalidades:

1. Construir un fondo de cobertura de riesgos cambiarios.

Este fondo que se acerca a los 60 mil millones de dólares tiene como finalidad respaldar el valor de la moneda ante eventuales corridas cambiarias (pánico de depositantes). Esta política ha sido propugnada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) durante décadas, más aún luego de los desplomes en Islandia, Grecia, Irlanda y Portugal.

2. Pago de amortizaciones de deuda.

Pagos en concepto de capital e intereses de la deuda pública externa.

3. Remisión de utilidades, royalties y fuga de capitales.

Pagos de derechos por la utilización de licencias sobre marcas o productos registrados en otras naciones (royalties). Repatriación de utilidades (ganancias después de impuestos) obtenidas por subsidiarias de empresas transnacionales, así como pago de dividendos a accionistas situados fuera del país.

Muchas empresas giran dinero al exterior como amortización de créditos otorgados por sus casas matrices. El grueso de las salidas corresponden a maniobras en créditos inexistentes, triangulación de depósitos en el exterior, sobre y sub facturación y maniobras contables defraudatorias del Fisco. De la misma manera, encontramos personas físicas o jurídicas, buscando comprar divisas por fuera del sistema financiero, o intentando sacar estas del país.

4. Subsidios a empresas y sectores económicos tanto nacionales como internacionales.

Los canales de subsidios son múltiples, desde préstamos adjudicados por reparticiones y bancos estatales a empresas privadas (General Motors, Fiat, etc.), subsidios para mantener tarifas, como en el caso de petroleras, energéticas, transportistas, etc. hasta subsidios a empresas en supuesta crisis (procedimiento preventivo de crisis), denominados Re.Pro. donde el estado paga $600 pesos por trabajador durante períodos de seis meses renovables.

Las finanzas que configuran un agujero negro a escala global, aquí no presentan problemas, las ganancias durante el 2010 alcanzaron los $10.500 millones de pesos. Es cierto que en Argentina los bancos no existen para prestar a los ciudadanos, pero eso es un dato anecdótico. Las transacciones de bonos y la intermediación financiera también reportan ganancias.

El cuarto es el punto débil: la inversión. Si bien la escasa inversión en bienes físicos (plantas, fábricas, generadores de energía, represas, transportes, caminos, naves, etc.) es una característica global (salvo los BRIC‘s), eso no la hace menos nociva por diversas causas, tales como:

1) La sobre utilización de capacidad instalada produce inflación, debido a que las fábricas y plantas existentes sin ampliación ni mantenimiento, están en el límite de su capacidad y los empresarios reaccionan frente a su propia decisión de no aumentar la inversión y por lo tanto la de la producción aumentando los precios.

2) El superávit comercial basado en productos primarios profundiza la dependencia económica, al exigir mayores importaciones de bienes intermedios para mantener el consumo. Por ejemplo, algunos insumos del agro son importados; en el caso de la industria automotriz, el ensamblado recurre a más de 60% de partes importadas. Esto se repite industria tras industria.

3) El costo del mantenimiento aumenta con la obsolencia progresiva de bienes, empresas, maquinarias, etc.

4) El diferencial obtenido por el aumento de productividad sectorial en los rubros exportables no retorna como capital físico.

5) La capacitación social se degrada en la medida que sucesivas generaciones abandonen la educación regular y fundamentalmente, no ejerzan el trabajo formal desde su juventud en forma permanente.

6) El medio ambiente se deteriora.

7) Los bienes extractivos (aquellos que se extraen de la naturaleza, renovables o no) se acaban como subproducto de la explotación minera, petrolera, química, agropecuaria y forestal, desaparecen bosques, miles de especies animales y vegetales, se contaminan costas y cursos de agua, se multiplica la emisión de gases de efecto invernadero por la producción de monocultivo y ganadería intensiva y trágicamente se asesina a los pueblos originarios eliminando los ecosistemas que los sustentan.

En suma, esta relativa situación económica beneficiosa más la contribución de la política kirchnerista a la estabilidad social, son los elementos que la burguesía sopesa para sostener su apoyo a este gobierno. Los aprietes de Moreno* o Moyano**, las sugerencias de control de precios, la limitación a las exportaciones o las relaciones con Chávez son apenas condimentos que no opacan la cuestión central: las ganancias empresariales se mantienen y se incrementan año tras año. Los años 2008 y 2009: fueron claves para la burguesía ya que las ganancias resistieron aceptablemente bien.

El aprecio por el gobierno aumenta entre los sectores más explotados. La pequeño burguesía urbana está fracturada entre capas furiosamente anti-kirchneristas y otras que se han transformado en nuevos apoyos al gobierno. La explicación es palpable, la desocupación se mantiene controlada, no baja ni sube. La subocupación se incrementa vegetativamente, el pago del subsidio por hijo alivió este aspecto. Y si bien la inflación es importante, el juego de paritarias y aumentos salariales colabora en mantener la calma, sobre todo en los sectores privilegiados del movimiento obrero registrado y con salarios por encima de los $5.000 pesos. Para ellos su reivindicación más importante es que no suba el mínimo no imponible (el mínimo sobre el cual se requiere pago de impuesto) y contar con acceso a buenas líneas de crédito.

Se han realizado importantes luchas por sectores, entre las que destacan las de Kraft, petroleros, docentes, ferroviarios, subtes, estatales en Córdoba, así como luchas en reclamo de tierra y vivienda, y reacciones ante represión policial, etc. pero no ha sido posible superar ese estadio. No existen aún fuerzas más o menos organizadas dentro del movimiento obrero (sobre todo en la industria) capaces de canalizar los reclamos sectoriales hacia luchas políticas que cuestionen el régimen. Pero los conflictos recientes así como sus resultados sirven a los trabajadores como experiencia y son una gimnasia necesaria que los prepara en el camino de nuevas luchas en el 2011.

Las secuelas más grandes sin duda son la pobreza extrema, siempre entre los más humildes y casi como una mueca cínica sobre aquellos que poblaron estas tierras antes que nadie: Los pueblos originarios, extranjeros en su tierra, diezmados y robados de los ecosistemas de los que fueron corridos históricamente y que les permiten subsistir. Hoy sólo existen en las estadísticas de muertes por desnutrición.

Las pequeñas poblaciones del interior están reducidas a viejas y fantasmales estaciones ferroviarias. Opresión sobre los Mapuches, los Wichis, los Tobas, los bolivianos, paraguayos, peruanos, etc. Opresión sobre la mujer con su trabajo más barato y sus necesidades mayores, atadas a un crucifijo que pagamos todos con nuestros impuestos (en Argentina no existe la separación de la iglesia y el estado).

El kirchnerismo si bien aparece robusto conforma la pata progresista del actual gobierno en una sociedad promiscua con sus otrora verdugos de la burocracia sindical peronista, los intendentes mafiosos del Conurbano y los gobernadores cuasi feudales del interior. Este contubernio llamado gobierno se ha demostrado útil (no sin contradicciones) a gestionar el paulatino retorno a la paz social, más o menos normal post 2001. A esta finalidad colaboró la oposición de derecha, en toda su gama de corrientes paleolíticas: UCR, Peronismo Federal, PRO, Coalición Cívica, etc. que si bien buscaron configurar una alternativa al kirchnerismo nunca lograron tal objetivo.

Por otro lado, está la posición dependiente de Argentina ante el imperialismo que el actual gobierno no ha resuelto. Hay sin duda un tema que sintetiza esta situación: ser parte del contingente invasor en Haití, colaborando como actor de reparto en la invasión y genocidio del pueblo haitiano bajo órdenes militares de USA, Francia y Brasil.

Es de considerar, claro, la alineación total con el emergente imperio Brasileño, quien ya maneja a través de sus empresas más de dos tercios de la economía nacional.

Tenemos dos luces de alarma en el futuro inmediato: la burocracia sindical peronista y el aparato de seguridad y el de fuerzas armadas. En el primer caso, no sólo fueron las instituciones sobre el que se asentó el régimen para navegar la transición con calma, sino que su versión actual – la corriente de sindicatos encabezada por el actual Secretario General de la CGT, Hugo Moyano – busca configurarse como baluarte político/ideológico y hacerse cargo de la herencia de Perón.

Candidatos a vicegobernadores, intendentes, diputados, senadores, concejales y funcionarios en los tres niveles públicos configuran el establecimiento de una estructura nacional de la Corriente Nacional Sindical Peronista (CNSP) que responde a este sector.

La otra señal de alarma proviene de las fuerzas policiales, de seguridad y fuerzas armadas cuya infiltración subterránea en todos los estratos sociales, organizando el crimen y la droga, en los barrios y sectores marginales las hacen peligrosas.

Pero además, coordinando la vigilancia privada, los patovicas, barras bravas y demás capas de organismos de represión, regenteando el juego clandestino, la prostitución, etc. son una casta que genera permanentemente sectores semiautónomos buscando nuevos negocios, así como herramientas de control social y por ende de presión política de temer.

Vamos sin duda a mayores luchas y conflictos. La situación en otras partes del mundo se filtrará más temprano que tarde, las pendencias dentro del régimen se dirimirán abiertamente y el fragor ganará nuevamente las calles.

En la presente coyuntura, las elecciones podrían funcionar como un catalizador que permitiría amplificar las luchas y brindar una salida política a los amplios sectores de masas disgustados con el posibilismo extorsivo del gobierno pseudo progresista y de la oposición siniestra de derecha.

Sería necesario para esto lograr un frente electoral entre una izquierda marginal y una centro izquierda muy débil, que permitiera canalizar en el corto plazo la necesidad de representación política para un sector muy importante de lo más avanzado dentro del movimiento obrero y sectores populares.

A mediano plazo, la organización sindical de base junto a la lucha política contra la casta sindical y el debilitamiento y/o desmantelamiento de las omnipresentes fuerzas policiales y de seguridad estarán a la orden del día. A eso hay que agregarle los conflictos que generan la destrucción de los pueblos originarios y el medio ambiente, más la tan aplazada revolución agraria. Esos conflictos deben ser dirimidos en camino hacia la transformación socialista de la sociedad. ■


Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· Argentina - Tango y Rock ’n Roll
· Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela en formato pdf
·

Vuelva a la página principal
· Más Acerca de Que dice la Izquierda?


Noticia más leída sobre Que dice la Izquierda?:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo