Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - Populismo Pueril - Venezuela, Ecuador y Bolivia
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 63 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Que dice la Izquierda?Populismo Pueril - Venezuela, Ecuador y Bolivia

Populismo Pueril
Venezuela, Ecuador y Bolivia


Por Pili Rosales Revista de Izquierda Internacional

Enlace relacionado

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela en formato pdf

Hablar de Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa es sinónimo de controversia. Mientras unos no dudan en colocarles cola y cuernos, otros los han instalado en altares como los mesías esperados.  Pese a las diferencias en sus trayectorias políticas previas a sus liderazgos, así como de sus distintas idiosincrasias nacionales y aún de las propias particularidades en su discurso, los tres tienen puntos en común. Paradójicamente los tres pregonan la urgencia de promover en América Latina “democracias liberadoras” en tanto que la concentración de poder en ellos mismos es cada vez mayor. En sí, con sus diferencias, particularidades y similitudes el mayor común denominador de estos tres mandatarios es su política populista en el marco del nacionalismo burgués.

Así como hay visiones coincidentes, los tres surgen y se mueven en contextos nacionales distintos que marcan sus proyectos. Cuando Chávez asumió la presidencia de Venezuela por primera vez en 1999, muchas fueron las expectativas de los sectores progresistas y de izquierda a nivel mundial. Chávez levantaba un programa de unidad latinoamericana con una retórica anti-imperialista y anti-oligárquica que resonó entre sectores obreros y populares  llevándolo a obtener el 60% del voto popular en medio de la debacle del viejo bipartidismo. Por otro lado, Chávez enfrenta una oposición interna de distintos orígenes: la burguesía oligarca, importantes sectores de la pequeño burguesía y el estudiantado, y aún una considerable porción de la aristocracia obrera.  Sin embargo, son aquellos a los que Chávez llama “los escuálidos” (el sector más reaccionario) los que no pierden ocasión para lanzarse contra el polémico mandatario con epítetos racistas y clasistas. Ataques que hasta el momento, han resultado ser un adhesivo muy efectivo entre las olas rojas chavistas que a cada arremetida responden con valentía: “Nos quieren tumbar a nuestro negro, pero no los vamos a dejar!”

En cuanto a Morales en Bolivia y Correa en Ecuador desde que asumieron sus respectivas presidencias en el 2006 declararon su apoyo a Chávez y a sus propuestas para el continente. Ambos procesos similares a Venezuela, en términos de representar respuestas legítimas de resistencia ante una década infame de golpes del neoliberalismo continental contra los trabajadores y en el renacer de movimientos de autonomía nacional, incluyendo a grupos indígenas, en grandes números en ambos países. Evo Morales ha levantado un programa de auto-gestión y de pequeños productores en los márgenes de la burguesía nacional e internacional, proclamando su “capitalismo andino”. La exaltación del indigenismo de “Evo”, como es generalmente conocido el presidente Aymara, contrasta con su desplome en el apoyo y popularidad entre los mismos pueblos originarios, quienes parecen ahora estar pasando progresivamente a la oposición, en parte por el incumplimiento de promesas que resultaron ser pura demagogia.

Por otro lado, Correa es un político de izquierda educado en el exterior, con discursos exaltados, desafiantes, emotivos, pero ajustado al ritmo de la sociedad burguesa ecuatoriana. A diferencia de los procesos venezolanos y bolivianos, Correa sube al poder sin un partido político como el Movimiento al Socialismo, MAS en Bolivia o una coalición de partidos como en Venezuela; su ascenso político se da con la alianza Patria Altiva y Soberana, PAIS, guiando un proceso participativo en la incorporación de los grandes problemas sociales ignorados, incluyendo la conservación del ambiente. En ambos casos, la euforia ante sus logros electorales fue también notoria, de la misma manera que el debate que ocasionaron en la izquierda, de si eran o no gobiernos burgueses y de qué manera maniataban las luchas de los trabajadores. Sin faltar los ataques virulentos y xenofóbicos de la derecha más reaccionaria.

Ambos presidentes, igual que Chávez, han visto como posibles la re-distribución de la riqueza y el otorgamiento de derechos a comunidades que no los tenían antes, dentro de los esquemas del mundo capitalista y del orden burgués, por eso su apego a las elecciones y a los referendos. Con estas medidas progresistas obtuvieron el título de “comunistas, izquierdistas y socialistas” por parte de la reacción, la derecha, la oligarquía y el mismo imperialismo norteamericano. Por otro lado, sectores en la izquierda ignoran los impactos de estos programas concentrándose en las personalidades populistas de estos mandatarios. No se puede negar que estas medidas han contribuido fuertemente a mejorar las condiciones de vida de los sectores excluídos pero también es cierto que todas estas acciones siguen siendo un “parche” pues fueron y continúan situándose dentro de los márgenes del respeto a la propiedad burguesa y a sus instituciones.

¿Qué es entonces el chavismo?

El chavismo surge como una reacción en contra del neoliberalismo de la década de los 90’s y como una de las primeras voces de protesta en contra del imperialismo norteamericano después de una década en la que se había declarado la victoria absoluta contra el comunismo. Los comentarios audaces y desafiantes respecto a los Estados Unidos, le ganaron rápidamente gran popularidad. Al mismo tiempo, las medidas de bienestar social fueron posibles gracias al auge petrolero de la región. Estas medidas hoy en día son cada vez más escasas debido al duro impacto de la crisis económica norteamericana y europea que ha golpeado particularmente a Venezuela.

Y ahí es donde radica precisamente el carácter de este singular régimen. Es un régimen nacionalista burgués con tintes populistas, en una época de crisis global del capitalismo y de relaciones internaciones inestables, en donde de ninguna manera la situación, sus medidas y su persona se acercan, a Cárdenas en México, ni a las de Perón en la pos-guerra en Argentina. Es un populismo en tiempos de crisis, enfrentando a un imperialismo, que tampoco es lo que fue al final de la segunda guerra mundial. Venezuela, Bolivia y Ecuador, también se enfrentan a la emergencia de un poder imperial regional como es Brasil que domina gran parte de sus recursos naturales e importaciones-exportaciones. Contra este imperialismo regional los tres gobiernos han hecho poco y nada; más bien ven al gobierno brasileño como un aliado, tan es así que el mismo Chávez llamaba a Lula su “hermano mayor”.

No puede negarse que el gobierno de Chávez ha implementado programas en beneficio de algunos sectores populares como en el rubro de viviendas y alimentos. Pese a los apagones cada vez más frecuentes y una crisis económica que carcome las promesas del famoso socialismo del S. XXI, los “camisas rojas”, seguidores chavistas, aún escuchan con entusiasmo casi religioso al programa dominical “Aló Presidente” donde Hugo Chávez recibe llamadas, hace bromas de los “escuálidos,” expropia algunas propiedades y castiga a funcionarios acusados de tergiversar su programa de gobierno.

Un populismo llamado Socialismo del S. XXI

El famoso y conocido “Socialismo del S. XXI” no es otra cosa más que populismo y mesianismo puro apoyado en aquellos que se encuentran excluídos de la distribución de los ingresos o de las redes democráticas. El odio-amor que Chávez, Morales y Correa recogen a lo largo de las filas de izquierdistas y progresistas del mundo entero llenan perfectamente un vacío en la comunidad política existente.

El asistencialismo a familias sin ingresos, la entrega de parcelas de tierra a comunidades originarias, los programas de educación y de salud, los subsidios a productos de la canasta básica, las nacionalizaciones y expropiaciones, la inversión en infraestructura y otras medidas sociales que estos gobiernos sudamericanos han llevado a cabo han sido una vía para responder a las crisis políticas del momento y a la vez fortalecer sus respectivas sillas presidenciales.

Obviamente, a pesar de que los tilden de socialistas -y ellos mismos hablen de la instauración de un “Socialismo del Siglo XXI” o en su defecto “Andino y Bolivariano”- su discurso de corte socialista, no es tal. Tanto en Venezuela como en Ecuador y Bolivia, la burguesía continúa siendo la dueña de la mayoría de los medios de producción. Sí ha habido nacionalizaciones, algunas expropiaciones y medidas a favor de las clases populares, pero mucho más sucedían en México durante los años del Partido Revolucionario Institucional, PRI, y a nadie se la hubiera ocurrido pensar que el PRI era un régimen revolucionario, ni que sus medidas fueran socialistas.

Las nacionalizaciones de estos tres países no han sido sino incrementos de la participación estatal en la renta sin tocar los intereses y los derechos propietarios de la compañías imperialistas petroleras que siguen explotando los recursos de estos países. No ha habido ni expropiaciones ni control obrero, sino tan solo aumento de la renta al estado y un intento, no siempre logrado, de mayor control administrativo.

Esta gran contradicción de mantenerse independientes y avanzar en reformas sociales, sin trastocar al estado capitalista, les ha costado muy caro. El gasolinazo en Bolivia, pudiera a primera vista parecer sorprendente, pero si pensamos con calma, era de esperarse. Morales ha estado jugando con fuego durante todos estos años, queriendo complacer a todos y en su momento tenía que tomar partido, y lo tomó del lado de los poderosos. Lo mismo Correa cuando envió a reprimir manifestaciones indígenas. Aún sin la estabilidad económica con la que contó Venezuela por un corto periodo, Bolivia y Ecuador constituyeron igualmente regímenes burgueses / pequeñoburgueses nacionalistas, intentando conservar su independencia frente al imperialismo y dando concesiones a las empobrecidas masas de sus países, sin trastocar las estructuras capitalistas de ambos países.

Las políticas populistas de Hugo, Evo y Rafael están a destiempo en un mundo en crisis, en donde sus políticas resultan pueriles dentro del sistema capitalista salvaje y voraz que no les permitirá mayor margen de maniobra que el que hasta ahora han podido tener. Mientras las medidas “revolucionarias” de estos gobiernos sean utilizadas para hacer culto a la personalidad de estos liderazgos y sostener sus cada vez más extensas burocracias y no para generar poder en los trabajadores, el Socialismo del S. XXI es una falacia… una parodia, ni siquiera del socialismo sino del populismo mismo. ■


Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· Populismo Pueril
Venezuela, Ecuador y Bolivia

· Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela en formato pdf
·

Vuelva a la página principal
· Más Acerca de Que dice la Izquierda?


Noticia más leída sobre Que dice la Izquierda?:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4
votos: 8


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo