Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - México / Revista de Izquierda Internacional - Año 2, Número 2
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 63 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


InternacionalesMéxico / Revista de Izquierda Internacional - Año 2, Número 2

MEXICO
La Guerra contra las Drogas - Un Laberinto sin Salida

Por Anastasia Gómez

Enlaces relacionados
Revista Izquierda Internacional - Año 2, Número 2

EDITORIAL
UN MUNDO EN TURBULENCIA
Una Situación Política Nueva

ESTADOS UNIDOS
La crisis, el imperio, la polarización y el movimiento
Por Carlos Petroni

EUROPA
El Titanic Imperialista
Por Nicolás Barros

LA BARRERA ENTRE REVOLUCION Y CONTRAREVOLUCION
¿QUÉ ES LA ARISTOCRACIA OBRERA?
¿QUÉ ES LA BUROCRACIA SINDICAL?
¿PARA QUE EXISTEN?

Resolución de Corriente de Izquierda Internacional

Movimiento Obrero ¿En el camino de su organización como fuerza social revolucionaria?
Por Carlos Petroni

MEXICO
La Guerra contra las Drogas - Un Laberinto sin Salida
Por Anastasia Gómez

Hoy México se encuentra sumergido en un tsunami de destrucción y decadencia que pareciera no tener fin. En una verdadera guerra por el control de empresas criminales en donde los carteles de la droga y los gobiernos tanto de México como de Estados Unidos desempeñan los papeles protagónicos, y el conjunto de la población sufre cotidianamente los horrores de la misma.

Hablar de narco-corridos, narco-trocas, narco-fosas, narco-ranchos1, etc. es tan común que a nadie sorprende ya. Tampoco es extraño el reporte cotidiano de desaparecidos y secuestrados colgados, quemados, la aparición de cadáveres en grandes avenidas, así como de iglesias narco financiadas, militares armados custodiando distintas ciudades o los nuevos descubrimientos de plantíos o cargamentos.

Tampoco sorprenden los diarios enfrentamientos de narcos contra narcos, narcos contra militares, militares contra policías, policías contra políticos, políticos contra narcos y toda una serie de posibles variantes, involucrando más recientemente a formaciones directamente paramilitares. Esta es una guerra que ha sobrepasado ya el marco del narcotráfico para extenderse como guerra de mafias, entre verdaderos carteles del delito que se dedican al robo, al secuestro extorsionista, a la trata de personas, principalmente inmigrantes centroamericanos, y a otro tipo de crímenes. Sin embargo, el narcotráfico mexicano no se circunscribe a las acciones de grandes capos, políticos, fuerzas de seguridad corruptas, productores, distribuidores y matones, sino que últimamente ha rebasado estas esferas y como fenómeno se ha colado e integrado a las estructuras económicas del país.

En la actualidad el narcotráfico constituye una empresa altamente lucrativa, no solo en sí misma sino por los distintos negocios asociados vía el lavado de dinero. Se estima que 800,000 personas en México trabajan en su entorno, ya sea ejerciendo tareas administrativas, por fuera de los procesos ligados directamente a la producción y tráfico de drogas o en los miles de negocios de lavado de dinero (casas de cambio, restaurantes, hoteles, centros comerciales, etc.).

El narcotráfico en México se perfila con rapidez para reemplazar al turismo y a las remesas de los inmigrantes mexicanos en el exterior, como la segunda fuente generadora de divisas para el país, junto a las exportaciones petroleras. Es toda una industria que, al igual que la industria armamentista, no produce bienes necesarios ni bienestar para el conjunto de la sociedad, sino una destrucción sistemática de seres humanos, del ambiente, etc., generando procesos de degradación humana y social de proporciones catastróficas.

La periodista Anabel Hernández en su libro Los Señores del Narco nos relata escenas de esta nueva realidad, al hablarnos de ciertas localidades de las sierras de Chihuahua, en donde la producción de las drogas son la principal actividad “productiva” de la cual la población participa cotidianamente desde décadas atrás “…desde los siete años, mueren intoxicados por los pesticidas que se utilizan en esos plantíos; los que sobreviven, entrado en la adolescencia ya se pasean con un cuerno de chivo al hombro... donde más del 80 por ciento de los habitantes se dedica a la siembra de enervantes…”

También es del conocimiento público la prolongada participación de los políticos de alto rango en este negocio. Baste recordar que el mismo hermano del ex- presidente Salinas de Gortari, cumplió tiempo en prisión por su involucramiento probado, para ver hasta que niveles están comprometidos los círculos políticos. También se sabe que en la última década el narcotráfico ha engrosado sustancialmente sus filas con ex militares, ex policías y ex agentes judiciales. Y que tanto el gobierno mexicano como estadounidense han sido, por años, no solo cómplices sino auspiciadores de sembradíos, intercambio de armas o de lavado de dinero.

El ingreso anual al país de una masa monetaria que alcanza los 40,000 millones de dólares provoca un desajuste tanto económico como político. Los negocios no vinculados al narcotráfico quedan en desventaja frente a los subsidiados por éste: negocios empleados para el blanqueado de dinero y el consumo suntuario en artículos de lujo y servicios, desde la compra de inmuebles, automóviles, ropa, joyas, hasta servicios médicos y clínicas privadas, escuelas privadas, hoteles y restaurantes de lujo, etc. Los carteles de la droga se fortalecen territorialmente financiando proyectos sociales en los lugares en los que operan, con recursos superiores a los de los distintos gobiernos que no han cumplido con sus promesas de desarrollo social y urbano, y van tomando control de los procesos políticos con su capacidad para corromper autoridades en todos los niveles de gobierno o promoviendo sus propios candidatos. Por otro lado, la violencia desatada ha mermado el atractivo turístico de México, en momentos en que el turismo europeo y norteamericano se ve afectado por la crisis económica internacional.

El país ha experimentado una amenazante degradación política y social, como resultado de la guerra contra las drogas, lo que sigue explora ¿Qué fue lo que pasó? ¿Qué nos trajo hasta aquí? ¿Dónde quedaron las enormes conquistas políticas y sociales de la Revolución Mexicana? Los ideales de Villa y Zapata, el orgullo mexicano de una nación anti-imperialista, independiente, en camino al desarrollo…

REVOLUCION: INTERRUMPIDA O DERROTADA

Adolfo Gilly, intelectual y militante de la izquierda mexicana, en un libro publicado en 1982, describía a la Revolución Mexicana, como una revolución interrumpida. Una poderosa revolución que fuera detenida a finales de la década de 1930 por el movimiento conservador de las capas dirigentes que “institucionalizan” la revolución mediante la combinación de capitalismo de estado, con el monopolio político del Partido Revolucionario Institucional – PRI.

En realidad, la poderosa Revolución Mexicana de 1910, no es detenida, sino que llega a su pico al final de la década de los 20’s y a mediados de los 30’s comienza su transición a la derrota precisamente al institucionalizarla y consolidar la organización política que dio origen al PRI. El PRI se adaptó luego al surgimiento de los Estados Unidos como la potencia hegemónica mundial después de la segunda guerra mundial en los 40’s.

Este arreglo benefició al régimen durante el boom económico de la postguerra. También fue clave la creciente importancia de la explotación del petróleo, industria que fuera nacionalizada bajo el gobierno de Cárdenas, para permitirle al nuevo partido institucionalizado sostener las conquistas del movimiento revolucionario, en tanto repartos de tierras y enormes beneficios sociales y la cooptación del movimiento de masas en sus grandes centrales obreras, campesinas y populares, para finalmente detener el proceso revolucionario y encausarlo definitivamente en el camino del desarrollo de la burguesía nacional.

Sin embargo, esta estabilidad comienza a ser cuestionada por importantes sectores de trabajadores, iniciándose importantísimas luchas en los 50’s dirigidas por los ferrocarrileros y los médicos, siendo aplastadas en 1958, año que marca el fin de la era de la Revolución Mexicana.

Los 60’s se verían marcados por distintas luchas defensivas, siendo el movimiento estudiantil del 68 uno de los picos de ellas. Estas luchas fueron reprimidas violentamente por el estado y condujeron posteriormente a la aparición de nuevos movimientos guerrilleros urbanos y rurales por fuera del movimiento de masas. Estas guerrillas acabaron sucumbiendo en los 70s ante el accionar de la guerra sucia del estado, dejando en el camino a centenares de desaparecidos políticos. En esos mismos años las cárceles se llenaron de presos políticos, entre los que había no solo sindicalistas, sino también artistas, periodistas y destacados profesores.

EL FANTASMA DE LA REVOLUCIÓN

Al final de la década de los 70’s el gobierno tuvo un respiro económico con el descubrimiento y explotación de enormes reservas petroleras que le permitieron expandir las inversiones públicas. Fueron los años de la crisis petrolera de 1979 cuando los precios del petróleo se incrementaron en 270% entre 1978 y 1981. En el gobierno se instala la visión de que esto representaba el fin de todo problema económico y que ahora sólo se ocuparían de administrar la abundancia. El gobierno del PRI triplicó la deuda pública externa y se sintió con la confianza para maquillar el régimen mediante una reforma política que incluía la liberación de los presos políticos y la legalización de los partidos de izquierda a partir de los 80’s. Pero el respiro se convirtió en su pesadilla. Hubo una precipitada caída de los precios del petróleo, estalló la crisis de la deuda mexicana, se devaluó la moneda y se vieron obligados a imponer los ajustes dictados por el FMI, se pronunció la pérdida de legitimidad del PRI ante crecientes sectores obreros y populares al mismo tiempo que iniciaba el ascenso de la izquierda y la crisis del PRI.

Importantes intentos de organización sindical independiente de oposición al sindicalismo oficial de Fidel Velásquez (principal dirigente priísta de la CTM- Confederación de Trabajadores Mexicanos) lograrían un importante avance, en los 80’s con la creación de coordinadoras nacionales independientes y democráticas, de trabajadores, de estudiantes, de maestros, de campesinos y populares, dirigidas por la izquierda y sus aliados.

Estos intentos se reflejarían en la creación de frentes de masas como el FENDESCAC (Frente Nacional por la Defensa del Salario y Contra Carestía) y en los logros electorales del PSUM (Partido Socialista Unificado de México), PMT (Partido Mexicano de los Trabajadores) y el PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores) que de conjunto alcanzarían dos millones de votos en las elecciones de 1982. La culminación de este proceso fue el Paro Cívico Nacional de 1984, la crisis del PRI en 1986 y su ruptura posterior, el escandaloso fraude ante la victoria electoral de Cuauhtémoc Cárdenas en 1988, seguida por la creación del PRD como un intento por mantener la continuidad del proyecto socialdemócrata abandonado por el PRI.

POBRE MEXICO, TAN LEJOS DE MARX Y TAN CERCA DE LOS ESTADOS UNIDOS…

La abrumadora mayoría de las organizaciones de la izquierda independiente, que eran hasta ese momento combativas, venían ganando influencia dentro de los distintos organismos de los trabajadores del campo y la ciudad, las organizaciones populares y los estudiantes, con cientos de miles de votos, con influencia en las universidades y entre los intelectuales, pero en el momento que fue necesario ofrecer una perspectiva revolucionaria a la crisis y a la creciente polarización, se dejaron absorber por el PRD.

¡Apostaron así a una salida burguesa a la crisis! Olvidaron rápidamente que esa corriente política, la del nacionalismo burgués, personificada por Cuauhtémoc Cárdenas, recién le había dicho a los millones de mexicanos que pedían la toma del poder y la caída del PRI, que se fueran a sus casas, que con las cortes se iba a ¨limpiar la elección¨. Aquella izquierda hegemonizada por el estalinismo y el nacionalismo pequeñoburgués disolvió mansamente sus organizaciones y se incorporó en el nuevo partido burgués.

Cárdenas en su Autobiografía Sobre Mis Pasos, publicada recientemente, hace confesiones sobre el fraude de 1988 donde resaltan sus reuniones secretas con Carlos Salinas De Gortari y otros de sus antiguos colegas priístas. También asegura que nadie en el movimiento masivo que le apoyó le sugirió ningún tipo de resistencia al fraude ‘al margen de la ley’. ¿Le creemos? Y nos dice que la única iniciativa propuesta en el Frente Democrático Nacional (FDN) fue la de ponerse un listón tricolor y apagar las luces de las ocho a las ocho y cuarto. Un líder que no escucha a su gente y les voltea la cara es un traidor.

1988 fue una derrota histórica. Enorme fue el desencanto de millones. Desapareció prácticamente la izquierda y el movimiento de masas independiente cuando el PRD los asimiló al nuevo partido burgués, con figurones de ex priístas. La derrota dio paso al más drástico retroceso de las conquistas de la Revolución, en términos constitucionales, sociales, económicos y políticos. Luego en los 90s, tras la aplicación de las medidas neoliberales y como producto de las privatizaciones el estado se hizo de recursos inmensos que llenaron sus arcas, que en gran parte utilizó para lanzar programas de apoyo social. Como en todos los países en los que se impuso el giro neoliberal, por un tiempo hubo tasas elevadas de crecimiento económico que fueron presentadas como el comienzo de una nueva era con aires primer mundistas.

Entre las contra-reformas más notables del gobierno de Salinas De Gortari se encuentra la del artículo 27 constitucional que liquidó al Ejido al permitir la venta de tierras ejidales y las que cambiaron su relación con el clero, reconociéndole personalidad jurídica a la iglesia y estableciendo relaciones diplomáticas con el Vaticano. Las sotanas volvieron a caminar por las calles. Luego de años de negociaciones, en 1994 el gobierno del PRI sellaría su sexenio con un tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá.

Al unirse al PRD, la izquierda mexicana desapareció prácticamente de la escena y no pudo ofrecer una alternativa al plegarse al nuevo proyecto de recambio burgués dentro del régimen priísta. Lo que la llevó a su virtual extinción precisamente en la antesala de la imposición de los modelos neo-liberales de la década de los 90’s.

Cuando años después hizo su aparición el Ejército Zapatista de Libración Nacional (EZLN) como expresión de resistencia al neoliberalismo; la izquierda mexicana, correctamente salió en su defensa, pero desafortunadamente, repitió errores similares a los del pasado, y perdiendo nuevamente su propia independencia, se volcó a darle su apoyo incondicional en lugar de luchar por un programa político para hacer avanzar el movimiento obrero y de masas.

El levantamiento del EZLN el primero de enero de 1994 habría de ocurrir simultáneamente en distintos puntos del país y que habría de marchar a la ciudad de México, pero se materializó solamente en Chiapas. Ante la contraofensiva militar del gobierno, que incluyó el uso de la fuerza aérea, el EZLN quedó completamente aislado y se replegó en la sierra. En todo el país se dieron movilizaciones para detener la ofensiva militar del gobierno, en solidaridad con el EZLN, y por la apertura de negociaciones. Públicamente el gobierno optó por ceder, ofreció amnistía y diálogo, mientras a la vez se preparaba una estrategia de guerra prolongada de baja intensidad que ha sido mantenida desde entonces por los sucesivos gobiernos.

Por su parte el EZLN abandonó la pretendida toma del poder, y adoptó una visión sesgada, limitada y regional de la realidad a la medida de los intereses de sus dirigentes.

El EZLN ha oscilado todos estos años y hasta la actualidad, entre el aislamiento, las negociaciones, la construcción de un mundo seudo idílico en las montañas, para absoluto consumo turístico seudo revolucionario, por un lado, y ocasionalmente las pretensiones de ofrecer algún tipo de liderazgo político, por el otro. Ni siquiera años después de su aparición, en el 2002, con el interés despertado por la caravana a la ciudad de México encabezada por el subcomandante Marcos, ofrecería a sus seguidores ni al conjunto del pueblo mexicano alternativas políticas reales, ningún llamado político concreto, reflejando que no tiene soluciones que ofrecer. Lo mismo se repitió después en el 2006 con la Otra Campaña, con la que el EZLN se mantuvo al margen de la contienda electoral. Las elecciones del 2006 resultaron ser las más polarizada de la historia reciente mexicana en la cual se enfrentaron Felipe Calderón del PAN contra López Obrador del PRD. El apoyo popular al PRD de alguna manera también reflejaba muy distorsionadamente un movimiento de resistencia al neoliberalismo pero desde el campo de la centroizquierda.

Todo el tiempo el EZLN se aisló y la derecha, representada por el Partido Acción Nacional, por su parte, no dejó de crecer. EL PAN derrotó al PRI por primera ocasión en las elecciones presidenciales del año 2000. El PAN en el poder durante el sexenio de Vicente Fox (2000-2006) no tuvo necesidad de efectuar grandes cambios y se limitó simplemente a darle continuidad a la política neoliberal iniciadas por el viejo PRI. En el 2006 el PAN logró imponer la elección, fuertemente cuestionada por acusaciones de fraude, del sucesor panista Felipe Calderón, venciendo esta vez frente al PRD.

¿UN LABERINTO SIN SALIDA?

Los gobiernos de México han cambiado de manos, el régimen político dejó de ser unipartidista, pero la política neoliberal iniciada desde hace más de 25 años se ha mantenido y a su sombra crecieron y se hicieron poderosos los carteles de la droga, que nunca fueron combatidos realmente, a los sumo, se trataba de mantener cierto control de sus operaciones, o de regular los efectos de sus operaciones.

Los carteles de la droga siempre han tejido vínculos de interés mutuo con la maquinaria política en turno. La violencia alrededor de los carteles de la droga ha estado presente desde mucho antes del sexenio de Vicente Fox, pero fue justo durante su gobierno cuando se dio una escalada de violencia reportándose la muerte de alrededor de 9,000 personas.

Cuando el gobierno actual de Felipe Calderón, necesitado de una validación política luego de su cuestionado triunfo electoral del 2006, emprende una ofensiva de carácter militar, mal conducida, perdiendo el control de la situación. El despliegue masivo de las fuerzas armadas introduce de lleno a un nuevo protagonista con licencia para matar impunemente.

El fracaso de Calderón es más que evidente, cuando en su quinto año de gobierno se habla de cifras que sobrepasan a los 50,000 muertos. El narcotráfico y la delincuencia criminal lejos de debilitarse se han fortalecido, la cantidad de carteles se ha multiplicado. Luego de la postración inicial de la población durante estos últimos años empezaron a expresarse manifestaciones de descontento contra la inseguridad a partir del 2007, formándose recientemente el llamado Movimiento por la Paz con Justice and Dignidad luego de las innumerables masacres que han conmovido al país, incluyendo la de los 193 inmigrantes encontrados en fosas en Tamaulipas en abril del 2011 y 72 más en agosto del 2010.

En la actualidad los carteles dominantes son el Cartel de Sinaloa y los Zetas. Ambos se han expandido territorialmente, se nutren de la fragmentación de los otros carteles y se encuentran enfrascados en una guerra de plazas que provoca centenares de muertos cada semana. Los Zetas se han expandido desde la región del norte del golfo hacia el centro y el sur del país llegando incluso hasta Guatemala y con extensiones en el Cono Sur, mientras que el cartel de Sinaloa tiene operativos en Guatemala y hasta en Australia. Toda el área de Centroamérica se ha convertido en un corredor de la droga y se encuentra también en un espiral de violencia.

IMPERIO GANGSTERIL

Los Zetas tienen su origen en un grupo de miembros de los cuerpos de élite de las fuerzas armadas mexicanas que fueron creadas durante el gobierno de Zedillo para enfrentar al EZLN, entrenados en contrainsurgencia y el uso de armas sofisticadas. Al desertar del ejército los Zetas pasaron a convertirse en los jefes del brazo armado del Cartel del Golfo.

Desde el año 2005 se expandieron a Guatemala enrolando a ex integrantes de unidad de contrainsurgencia, los kaibiles, para entrenar nuevos reclutas. Es en el 2008 que se separan del Cartel del Golfo con el que terminan enfrentados violentamente y se constituyen como cartel por cuenta propia. Esto tuvo un fuerte impacto en el recrudecimiento de la violencia en el país. La actividad delictiva de los Zetas no se limita al narcotráfico, sino que se involucran en todo tipo de crímenes desde el robo y desmantelamiento de automóviles, el secuestro, la extorsión, el robo de hidrocarburos o combustible a PEMEX, hasta el contrabando de mercancías y la trata de personas. Con los Zetas se encuentran alineados actualmente los carteles de Juárez, el de Tijuana y el de los Beltrán Leyva que rompieron con el de Sinaloa y que ahora es conocido como Cartel del Pacifico Sur.

El Cartel de Sinaloa es el otro cartel predominante y se ubica en la costa del Pacífico. Es de los más antiguos y domina la región centro occidental del país y se dedica principalmente al tráfico de drogas. Con el Cartel de Sinaloa se han alineado ahora el Cartel del Golfo, la Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios y fuera de México son aliados de La Mafia Mexicana.

Las fuerzas policiales son un sector clave que ha contribuido al fortalecimiento del narcopoder. Según Edgardo Buscaglia, un experto en crimen organizado, “Hay casos de policías municipales o estatales que realizan el trabajo sucio a los grupos criminales, limpiando las regiones de grupos adversarios. Eso sucede en todo el país ... son extensiones del Estado, policías que utilizan activos, vehículos o dependencias del Estado para llevar a cabo esas tareas”. Buscaglia caracteriza a estos grupos como paramilitares: “los paramilitares no tienen que tener un trasfondo ideológico o trabajar bajo las órdenes directas del Estado” afirma agregando que en el país operan alrededor de 167 grupos paramilitares.

También ha hecho su aparición otro grupo más claramente identificable como paramilitar que se dice “patriótico” llamado los “Mata Zetas”. A mediados de septiembre irrumpieron violentamente en la escena arrojando decenas de cadáveres de supuestos Zetas en una vialidad céntrica de la ciudad de Veracruz, el principal puerto del Golfo de México. El gobierno mexicano se deslindó presurosamente de ellos calificándolos como un grupo criminal más.

Periódicamente el gobierno logra capturar a algunos jefes de los carteles, sin embargo esto no consigue suprimir su accionar, a lo sumo provocan desajustes, rupturas o realineamientos, pero no detienen sus operaciones. El poder acumulado de los carteles tiene su propia dinámica y la falta de una solución estructural asegura su permanencia.

De acuerdo con datos filtrados a la prensa por oficiales del Departamento de Defensa de Estados Unidos las bandas armadas de los carteles de la droga en México cuentan con 100,000 hombres armados. 2 Estos estimados oficiales probablemente sean exagerados dada la política declarada de tratar el asunto del narcotráfico como una cuestión de guerra, pero es claro que dada la escala de la violencia debe haber al menos varias decenas de miles de hombres armados. Por otro lado, según el tercer informe de gobierno del presidente Felipe Calderón el 1 de septiembre de 2009, a junio de 2009 las Fuerzas Armadas de México contaban con 254,705 elementos (202,355 del Ejército y Fuerza Aérea y 52,350 de la Armada de México).

LOS ESTADOS UNIDOS CON LAS MANOS HASTA EL FONDO

Uno de los factores que más ha impactado en la crisis provocada por el narcotráfico tiene que ver con los cambios en las rutas de la droga que entra ilegalmente a los Estados Unidos. Como resultado de los éxitos logrados por impedir su entrada por mar por el Golfo de México, las rutas fueron empujadas hacia el oeste por vía terrestre en territorio mexicano.

En junio de 2008 Estados Unidos adoptó el llamado Plan Mérida con el objetivo proclamado de luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado. El plan Mérida es un acuerdo de seguridad firmado entre los gobiernos de México y de Estados Unidos en el 2008, supuestamente para hacer más eficiente el combate contra la “delincuencia organizada transnacional”. El gobierno mexicano ha recibido de Estados Unidos ayuda de 1,400 millones de dólares en conceptos que incluyen desde helicópteros y equipo de inspección hasta perros entrenados. Aunque el plan no contempla la presencia en territorio mexicano de fuerzas armadas norteamericanas, si ha dado el marco legal para el ingreso y establecimiento de operaciones de agencias norteamericanas en el país, un hecho denunciado por la prensa independiente.

Como prueba de su éxito, círculos del gobierno norteamericano hacen alusión a los 33 altos jefes de carteles que han sido ¨removidos¨ o arrestados desde el 2009, comparado contra uno solo en los seis años previos, así como el entrenamiento de 52,000 policías y procuradores mexicanos. Sin embargo fue desde el mismo Departamento de Justicia de Estados Unidos, uno de los participantes institucionales del plan Mérida, que se autorizó el ingreso a México de 2,000 armas sin ningún seguimiento, solo para “estudiar” cómo se distribuían en el seno de los carteles y aparecían en escenas de crimen. Este operativo tenía el ya infame nombre código de Fast and Furious 3. Más recientemente se ha ventilado la participación directa, durante décadas ya, de la Drug Enforcement Admnistration (DEA) en programas sistemáticos de lavado de dinero del narcotráfico, supuestamente para controlar el flujo financiero y conducir a detenciones. Funcionarios del gobierno mexicano señalaron no tener conocimiento de dichos programas.

Todo esto apunta a la responsabilidad directa del gobierno de Estados Unidos en la producción y proliferación del tráfico de drogas, así como en el aumento del consumo en su propio país. La criminalización de las drogas ha llenado las cárceles norteamericanas de minorías étnicas, principalmente negros y latinos. Una política de descriminalización del consumo comprometería al gobierno norteamericano a ofrecer costosos servicios de rehabilitación, por otro lado, según José Reveles, periodista mexicano, al igual que con Colombia, no se trata de “bloquear y cerrar los flujos financieros de los cárteles mexicanos,” sino “que nos enfrentamos a una ficción, a una guerra más que fallida, fingida. Una guerra que pretende la concentración, en un solo grupo hegemónico, del tráfico de drogas y de otras actividades de la delincuencia. Para ello se requiere de una permisibilidad, una conexión y complicidad, y de un encubrimiento por parte de autoridades. Y, por tanto, no hay un ataque central al poderío económico, a las empresas fantasmas, al lavado de dinero, a los secretos bancarios, ni a la cobertura que se le da a niveles municipales y estatales. Hay protección federal al narco”.

La exposición de las acciones unilaterales de las agencias norteamericanas contradice la narrativa que trata de justificar la guerra contra las drogas como un entendimiento de “cooperación bilateral”. Los escándalos recientes han provocado una seria fricción con el gobierno norteamericano. Sin embargo el gobierno de Calderón prefiere ventilar sus quejas en privado y no tiene la menor intención de cancelar el Plan Mérida, por el contrario, están planeando una nueva fase en que incluye fondos para la formación de Unidades de Policía Modelo a nivel estatal, empezando por territorios dominados por los Zetas en los estados de Nuevo León, Chihuahua y Tamaulipas.

Peligrosamente comienzan a introducir la terminología del narcoterrorismo, y por primera vez hablaron de la participación de los Zetas en un complot para asesinar diplomáticos, supuestamente al servicio de agentes iraníes. Sospechosamente, en lo que parece una cortina de humo, el complot fue anunciado justo en la semana en la que Eric Holder, Procurador de Justicia, estaba supuesto a responder a una investigación del congreso por el asunto del Fast and Furious, el hombre que fue detenido dos semanas atrás en Nueva York habría tenido una orden de detención en Estados Unidos, y sin embargo pudo salir del país, y fue detenido solo tras habérsele impedido su entrada a México por la misma razón.

Es claro que el motor del narcotráfico proviene del consumo en Estados Unidos. Un reporte del Senado norteamericano señala que este país sigue siendo el más grande consumidor de drogas ilegales del mundo con 22,6 millones de consumidores mayores de 12 años registrados en el año 2010, que representan el 8,9 por ciento de la población estadounidense. Un reporte del Government Accoutability Office (GAO) del año 2007 estima que la cantidad de consumidores ronda en los 35 millones.

Consciente de todo esto, el presidente mexicano ha declarado recientemente en dos ocasiones, después del atentado al casino en Monterrey y en su discurso ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de 2010, que es necesario buscar más soluciones, “incluyendo alternativas de mercado para reducir las ganancias astronómicas de las organizaciones criminales” - un eufemismo para evitar hablar de un llamado a la legalización, pero que apunta claramente en esa dirección.

EL FUTURO

2012 es un año de elecciones presidenciales en México. Tras dos sexenios de gobiernos del PAN ha quedado demostrado que al igual que el PRI no tiene ninguna solución de fondo ante la crisis económica y la creciente desigualdad social. El PAN aparentemente terminará entregando un país sumergido en el caos y la violencia.

Las promesas de prosperidad del neoliberalismo y de los tratados de libre comercio están en ruinas. El Partido de la Revolución Democrática (PRD) que se postulara como alternativa de recambio de corte socialdemócrata tuvo su pico mas alto en las elecciones del 2006 con la campaña de López Obrador, en lo que fueron las elecciones mas polarizadas de la historia. Este año López Obrador es nuevamente el candidato presidencial por el PRD, y en esta ocasión su principal contrincante es Peña Nieto, el candidato del Partido Revolucionario Institucional, (PRI). El PRI intenta proyectar una imagen renovada y viene en ascenso electoral recobrando gubernaturas y municipios, ya recuperó su posición como la primera fuerza en la Cámara de Diputados (posición que había perdido en el 2006), así como en la mayoría de los congresos locales, además logró una unidad interna cohesionada tras su candidato. Peña Nieto es exgobernador del Estado de México y va arriba en las encuestas a pesar de hacer declaraciones periodísticas desatinadas de manera regular. Por su parte el PAN, viene segundo en las mismas encuestas, y ha postulado por primera vez en su historia a una mujer, Josefina Vázquez Mota, economista extraída de los círculos empresariales mas poderosos. El PAN busca con la selección de esta candidata renovar en algo su imagen y hacerse de una tabla de salvación frente a su inminente debacle electoral, al seleccionar a una mujer como candidata apunta a dirigirse hacia el voto de las mujeres, hace campaña afirmando que sería un acontecimiento histórico, sin presentar abiertamente su programa político que es esencialmente de continuidad del gobierno actual.

La izquierda revolucionaria ha desaparecido prácticamente del mapa político. El otrora independiente y socialista Partido Revolucionario de los Trabajadores, se ha encolumnado detrás de la candidatura burguesa de López Obrador. El movimiento de masas no esta mejor. El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), el principal sindicato independiente fue destruido por el Presidente Calderón al liquidar éste la Compañía de Luz y Fuerza del Centro. A esto se suma la derrota de los intentos aislados de resistencia de los maestros en Oaxaca. La única lucha significativa, aunque defensiva, es la que se ha ido construyendo alrededor los familiares de las víctimas de la guerra contra las drogas. El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad está encabezado por el poeta Mexicano Javier Sicilia, cuyo hijo fue asesinado el año pasado, ya ha efectuado caravanas por todo el país y ahora tiene programada una larga caravana en Estados Unidos que partirá de San Diego el día 12 de agosto y recorrerá varios estados del sur para luego pasar por Chicago y Nueva York y terminar a mediados de septiembre en Washington D.C. El alcance limitado de este movimiento desafía la realidad de que el tema de la Guerra contra las drogas no puede ser resuelto por una campaña de un solo punto, sino que tiene que retomar todos los aspectos sociales (pobreza, derrota política de los sindicatos y de los movimientos populares y la creciente dependencia del imperialismo) de los cuales la producción y la guerra contra las drogas son un subproducto.

Podría decirse que la dramática situación actual que vive México es el resultado directo del fracaso histórico de una alternativa de izquierda frente al neoliberalismo que se terminó de imponer en toda la línea. No hay soluciones fáciles ni a corto plazo a esta crisis. Los cambios tendrán que ser profundos y tajantes. La transformación socialista de la sociedad mexicana es la única solución posible a este laberinto. El retomar la historia y las tradiciones revolucionarias de las masas mexicanas en dirección a esta resolución se convierte la principal prioridad. Y en ella, la izquierda revolucionaria necesitará enfocarse en la reconstrucción de sus organizaciones sin dejarse absorber por las alternativas de recambio burgués; al mismo tiempo que alienta y acompaña la movilización y la organización independiente de las luchas obreras, campesinas, indígenas y populares. Presentando un programa de autodefensa obrera y popular para enfrentar no solo a las bandas del narcotráfico, sino la represión del gobierno con sus policías y soldados.

NOTAS
1. Los narco-corridos son el género musical de música norteña mexicana que narra acontecimientos relacionados con el narcotráfico; se empezó a hablar de narco-trocas cuando los narcotraficantes blindaron sus camionetas de carga; llaman narco-fosas al lugar donde encuentran los restos de numerosas víctimas de ejecuciones y tortura en la guerra contra las drogas.
2. http://www.washingtontimes.com/news/2009/mar/03/ 100000-foot-soldiers-in-cartels/?page=all
3. Conocida en latinoamérica como Rápido y Furioso. Es un escandaloso programa de armas del Departamento de Estado norteamericano nombrado tras el título de una película de acción norteamericana The Fast and the Furious. A través de este programa el gobierno norteamericano permitió que ingresaran legalmente a México cantidades masivas de armamento que fueron usadas por los narco carteles, las armas no contaban con un sistema de rastreo. Esto quedó expuesto solamente hasta que una de esas armas fue utilizada para matar a un agente fronterizo norteamericano en territorio mexicano. ■


Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· La Guerra contra las Drogas - Un Laberinto sin Salida
· UN MUNDO EN TURBULENCIA
Una Situación Política Nueva

· La crisis, el imperio, la polarización y el movimiento
· El Titanic Imperialista
· ¿QUÉ ES LA ARISTOCRACIA OBRERA?
¿QUÉ ES LA BUROCRACIA SINDICAL?
¿PARA QUE EXISTEN?

· Movimiento Obrero ¿En el camino de su organización como fuerza social revolucionaria?
· La Guerra contra las Drogas - Un Laberinto sin Salida
·

Vuelva a la página principal
· Más Acerca de Internacionales


Noticia más leída sobre Internacionales:
La guerrilla en México


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.66
votos: 3


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo