Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - #20N El silencio de los neutrales fue mayoría. Un Balance Insolente del #Paro
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 27 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Nacionales#20N El silencio de los neutrales fue mayoría. Un Balance Insolente del #Paro

#20N En la guerra de aparatos, gano Moyano, perdió el gobierno de CFK . La mayoría de trabajadores se mantuvo ajeno al #Paro y no defendieron al gobierno. Calles desiertas y el silencio de los neutrales

Por Carlos Petroni

Las fotografías que predominaron en la cobertura del #20N fue la de rutas y autopistas vacías, calles con poca actividad. El #20N fue un enfrentamiento entre aparatos, el del gobierno y sus aliados contra el de Moyano, su sindicato de Camioneros y su CGT en alianza con la CTA de Micheli, la FAA de Buzzi, la “Celeste y Blanca” de Barrionuevo y la izquierda. En esa pelea de aparatos y aparatitos, que incluyó dos poderosos bloques de medios de difusión enfrentados, ganó Moyano porque sacó adelante el paro, el primero contra los gobiernos Kirchneristas. No es poca cosa.

El colapso de la “militancia” K

El gobierno fue incapaz de dar soluciones, negociar o movilizar a su tropa propia para debatir en los lugares de trabajo la necesidad o no del paro y que exigieran resoluciones democráticas en las bases acerca del mismo.

Sólo logró mover a la prensa oficialista y hacer desfilar por ella a sus cuadros que objetaron el paro con razonamientos reaccionarios (Ver artículo • El discurso K contra el #20N es reaccionario. )

La CGT oficialista de Calo- Gerardo “Batallón 601” Martínez y Lescano no se unieron al paro, criticaron en los medios su llamado y mantuvieron mas o menos en orden sus propias casas sindicales pero asegurándose de afirmar que los reclamos de Moyano eran compartidos por ellos.

Estos son “aliados” del gobierno que están atados con una hilacha. Por eso ahora murmuran apenas que “el gobierno debe escuchar los reclamos que se hicieron”.

Las bases Kirchneristas o participaron (en menor medida) del paro (por convicción, necesidad, conveniencia o temor), o se mantuvieron (en gran parte) al margen, neutrales, en un conflicto que no vieron como propio.

A diferencia del #8N en que un sector significativo de los que votaron a CFK marcharon en las calles con la protesta de la clase media, esta vez los partidarios obreros del Kirchnerismo se borraron.

Eso incluyó a los militantes de La Cámpora, de Unidos y Organizados y las demás agrupamientos destinados a “ganar la calle”. El #20N para ellos fue ir a trabajar, o al cine o comerse un asadito.

La “militancia” K colapsó. No estaba ni está preparada mas que para el acto de aplaudir de vez en cuando o ir a ver una película. Lo mismo podemos decir de sus "adlatares" del partido de Sabatella o el Partido Comunista, en sus diversas reencarnaciones, ahora oficialistas.

Es demasiado pronto para afirmar si este colapso será definitivo o solo una caída coyuntural. Pero que lo hubo, lo hubo. En ese sentido, CFK y sus funcionarios pagos, sus diputados y aliados mas cercanos quedaron aislados. Perdieron otra batalla. Y ya van dos significativas.

La debilidad del aparato de Moyano, Barrionuevo, Micheli, Buzzi y la izquierda

La CGT de Moyano y la CTA de Micheli – así como la “Azul y Blanca” de Barrionuevo garantizaron el paro en sus estructuras sindicales.

Micheli se encontró con problemas en ATE, donde alrededor del 10% de las juntas internas y departamentos no pararon; Moyano logró un paro muy efectivo, superior al 85% en Camioneros de todas sus ramas (cargas de larga y mediana distancia, recolección de desperdicios, transporte de caudales y un poco menos en el de transporte de combustibles).

A la CGT Moyanista no le fue tan bien con algunos de sus sindicatos. Piumato y los Judiciales que solo aminoraron bastante tribunales; Schmid se la vió en figurillas para detener a su gente de Dragado; Plaini recurrió al bloqueo de la salida de diarios para obligar a no venderlos a los canillitas.

Por otro lado, a través de Bancarios logró que no hubiera atención al público en todo el país y que algunos, pocos, cajeros se quedaran sin dinero. Sin embargo hubo trabajo de puertas adentro en varios bancos, con personal reducido.

En Peajes, Facundo Moyano levantó barreras en los peajes que controla, pero no logró adhesión en los peajes de Capital Federal que trabajaron normalmente. De todas formas, la falta de tráfico en las autopistas no hizo muy necesaria la medida.

En los aeropuertos solo detuvo completamente a Aerolineas Argentinas gracias a los Barrionuevistas que controlan un par de sindicatos aéreos. Las demás aerolíneas funcionaron.

El paro orgánico de la CGT Moyanista y la CTA de Micheli (y agregamos a Barrionuevo) fue de alrededor del 20% de los trabajadores sindicalizados del país. Sin embargo, un sistema débil pero bien diseñado de piquetes – sobretodo de camionero en los accesos internacionales, de la CTA y la izquierda en los ingresos a Buenos Aires y en las vías de algunas líneas férreas aumento ese porcentaje a alrededor del 35%.

En realidad, los grandes salvadores del paro Moyanista, que le agregaron valor agregado digamos, fue la declaración de paro a último momento de los señalaros de ferrocarriles, el único gremio de ferrocarriles que adhirió. Eso y el apoyo de la izquierda fue suficiente para que la empresa concesionaria del San Martin, Roca y Belgrano Sur no abriera las puertas de las estaciones cabeceras.

La intervención gubernamental de la línea Sarmiento hizo lo propio, así que no hubo trenes en movimiento, excepto el Belgrano Norte.

Sin embargo, es necesario anotar dos hechos que demuestran la debilidad del campo Moyanista: La escasa concurrencia de activistas y trabajadores a los piquetes.

Estos fueron menos de los anunciados ya que solo la mitad de los 160 planeados funcionaron. Aquí es necesario destacar que la izquierda garantizó lo que se hizo en este sentido y en mucho menor medida la CTA.

Excepto en el caso de Camioneros, que comenzó los bloqueos en su actividad y en las puertas de los diarios de capital horas antes de la anunciada para la iniciación de la medida de fuerza, todos los piquetes sobre puentes, rutas y calles comenzaron entre seis y ocho horas después del inicio del paro y se levantaron entre 10 y 12 horas antes de su finalización. Ningun piquete del país superó la cantidad de algunos cientos de trabajadores y activistas y en su mayoría lo conformaron algunas docenas nada más. Ademas, los piquetes se desarmaron todos antes o alrededor del mediodía. En realidad, el apogeo del paro duró unas doce horas.

Tanto Moyano, Barrionuevo, así como Micheli, terminaron, en ese orden, cancelando la movilización a Plaza de Mayo. Supieron de antemano que no tendrían la fuerza para garantizar los piquetes y mover una multitud a Plaza de Mayo. Renunciaron a marchar porque reconocieron su debilidad.

El papel de la izquierda

En artículos anteriores nos hemos referido a las limitaciones programáticas de este paro Moyanista. Tambien hemos hablado de la falta de democracia obrera y debate en los lugares de trabajo, todo fue ordenado desde arriba, desde los conciliábulos de la burocracia. Tambien hablamos de como la mayoría de los partidos de izquierda sumían la mayoría de sus criticas a la burocracia, especialmente la Moyanista, capitulaban a las limitaciones de sus demandas y de hecho la adoptaban como su dirección política. (Ver articulo • Ante el #20N. Carta Abierta a los trabajadores y la izquierda: No Olviden las traiciones de Moyano y la burocracia sindical)

No nos equivocamos en nuestras apreciaciones. La izquierda apareció públicamente, a pesar de algunas protestas y declaraciones aisladas y la voluntad de ir un poco mas allá que no se demostró mas que un acto para consumo interno.

De hecho, la izquierda fue la fuerza que mas garantizó los piquetes (solo basta mirar las escenas filmadas de los mismos); también colaboraron en el paro de una línea de Subte (la B), hicieron su parte para detener los trenes, sobretodo en el Sarmiento y pararon algunas pocas fábricas y talleres, sin mucha significación estratégica.

Aceptaron sin rechistar la suspensión de la marcha programada a Plaza de Mayo y se mostraron abrazándose y recibiendo los elogios de Hugo Moyano en la conferencia de prensa a través del saludo cordial al Pollo Sobrero de parte del camionero. Junto a ellos miraban sonrientes el “Momo” Venegas y otros traidores de la clase trabajadora.

Cuando hicieron algunos intentos por diferenciarse de la burocracia en sus métodos antidemocráticos, fallaron.

El delegado de Subre Dellacarbonara (PTS) admitió en un programa de C5N que 67 trabajadores de 100 presentes en una asamblea de línea, pero en un lugar de trabajo (Subte) donde laboran 2.900, habían decidido apoyar el paro. Alguien debería explicarle a Dellacarbonara que esa fue una triste defensa de los métodos de democracia obrera que dicen sostener.

En las apariciones públicas en que fueron entrevistados Pitrola, Dellacarbonara, Altamira, Pollo Sobrero y otros representantes de la izquierda, no hicieron mas que resaltar ante los micrófonos las consignas centrales del Moyanismo para el paro, dejando como un saludo a la bandera los intentos de agregarle consignas propias.

Otro elemento que fue muy visible es que, a pesar del voluntarismo, los militantes de izquierda (ya sea de los componentes del FIT – PO, PTS, IS – como del PCR y el MST) eran menos, muchos menos, en los piquetes que los que habitualmente movilizan en una marcha por otros motivos.

Mientras para un 24 de marzo, por ejemplo, logran una movilización de 10.000, para estos piquetes llevaron mucho menos de la mitad de esos números. La presunción es que muchos militantes de los partidos de izquierda no miraron con mucha simpatía ser usados como mano de obra gratuita por la burocracia sindical.

Divisiones, grandes y pequeñas, en todos los campos

Todos los campos en pugna el #20N experimentaron pequeñas y grandes rupturas:

1) El Kirchnerismo estuvo mayormente inmovilizado y un importante número de sus partidarios se sumó al paro.

2) A la CTA oficialista de Yasky que controla los maestros de CTERA le pararon un 20% de los docentes a nivel nacional

3) Una fracción de trabajadores de algunos gremios de la CGT oficialista se sumaron al paro, particularmente en Santa Fe y Córdoba, donde los gobiernos de esas provincias (De la Sota t Bonfatti) apoyaron la medida de fuerza del Moyanismo

4) A pesar de la propaganda del Moyanismo, hubo sectores de camionero de carga y recolección de residuos que resistieron la orden de parar por cuestiones contractuales (perdían dinero en proporción mayor al día de paro). Estos sectores fueron pequeños pero pueden indicar algo para el futuro. Bancarios cerró las puertas a la atención al público pero hubo trabajadores que laboraron puertas adentro en los bancos. El gremio de panaderos, adicto a Moyano, paró a medias. Los Barrionuevistas tuvieron que forzar la mano con patotas para obtener un nivel razonable de paro en Gastronómicos.

5) Micheli perdió el apoyo – y no hubo paro – del 10/15% de las juntas internas y grupos de ATE en la administración pública.

6) Una cantidad respetable de militantes de izquierda, sobre todo de PO, PTS, PCR y MST estuvieron “ausentes sin aviso”. Simplemente no se presentaron en los piquetes y movilizaciones programadas.

Es difícil mensurar si estas “rupturas”, abstenciones y “mirar para el otro lado”. Existieron pero simplemente es difícil darles un número o predecir si esto es el principio de un realineamiento de fuerzas, una depuración de las mismas o simplemente un fenómeno coyuntural sin mayor impacto.

Dudamos de esto último, pero solo el transcurso de algún tiempo verificará los efectos de este fenómeno.

El día en que los neutrales fueron mayoría

Otro elemento inobjetable es que en la Capital Federal, parte del Conurbano y en algunas rutas del país no había tráfico. Las calles y autopistas estuvieron vacías hasta horas de la tarde del día 20.

La mayoría de aquellos que tienen auto decidieron no sacarlo del estacionamiento o de frente de sus casas. Si salieron ese día, no lo hicieron en auto. Un número importante de automovilistas ni siquiera se molestó por salir de su hogar.

Tampoco fueron a los piquetes y en muchos casos no participaron del paro de ninguna forma. Simplemente dejaron transcurrir el día.

Entre ellos, seguramente, hubo muchos simpatizantes del gobierno que temieron por su propiedad dado que se anunciaban muchos piquetes y mucho más efectivos de lo que finalmente resultaron.

Claro que también estuvieron los automovilistas que apoyaron el paro.

Junto a ellos, sin embargo, hubo una masa de indiferentes, que se mantuvieron neutrales y solo cuidaron que su auto no sufriera averías involuntarias o quisieron evitar lo que erróneamente caracterizaron como nudos de tránsito fenomenales que no se materializaron.

En su mayoría, esta masa neutral que no quiere al gobierno, o que no puso énfasis en defenderlo contra un paro o a lo que todo le resulta indiferente, pero que al mismo tiempo desconfía hasta el hueso de los personajes que encarnan a la burocracia sindical, construyeron una mayoría objetiva: no estuvieron en el paro, tampoco contra él activamente.

Moyano, en una frase, resumió tanto este fenómeno como la debilidad de su paro, así como también, intuitivamente, el problema central del gobierno:

“El silencio de las calles vacías es la voz que el Gobierno debe escuchar, los trabajadores hoy se han expresado en silencio”.

No dijo “el estruendo de millones marchando o en los piquetes”, sino que subrayó el “silencio de las calles vacías” y se arroga propiedad sobre su existencia. Hace mal Moyano en creer que ese “silencio” es el grito de muchedumbres que no obtuvo.

Por su lado, el gobierno tiene un problema. Muchos de los neutrales, silenciosos y ausentes fueron sus simpatizantes, sus votantes.

La cultura política nacional, el debate posterior, la propaganda y la percepción que hagan las masas de este #20N puede ser diferente a lo que fue la realidad, esta que narramos, y eso es simplemente así porque a esa realidad, en política, siempre la tamiza la lucha ideológica.

Veremos, cuando se asiente la polvareda, que queda en pie, que se modifica, que continua siendo lo mismo. ■


Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· #20N En la guerra de aparatos, gano Moyano, perdió el gobierno de CFK . La mayoría de trabajadores se mantuvo ajeno al #Paro y no defendieron al gobierno. Calles desiertas y el silencio de los neutrales


· El discurso K contra el #20N es reaccionario.
· Ante el #20N. Carta Abierta a los trabajadores y la izquierda: No Olviden las traiciones de Moyano y la burocracia sindical)
·

Vuelva a la página principal
· Más Acerca de Nacionales


Noticia más leída sobre Nacionales:
Los secretos del Batallón 601


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.82
votos: 28


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo