Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - Provocación: Altamira, Diego Rojas contra aliados del FIT, otros en la izquierda
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 52 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Que dice la Izquierda?Provocación: Altamira, Diego Rojas contra aliados del FIT, otros en la izquierda

Periodista de PO Diego Rojas ‏@Zonarojas y candidato @altamirajorge montan inexplicable provocación contra adversarios de izquierda y sus propios aliados en el FIT

Por Carlos Petroni

Amplio repudio y una gran sorpresa se está extendiendo entre partidarios del FIT sobre las declaraciones del candidato Jorge Altamira, máximo referente del PO y el que encabeza la lista de diputados nacionales del FIT en CABA.

Entrevistado por el periodista y miembro de PO Diego Rojas, que hace campaña pública por la candidatura de Altamira, para el sitio PlazaDeMayo, Altamira gasta la mitad del tiempo atacando a su contrincante en las elecciones, Luis Zamora, de AyL, calumniando al dirigente más influyente del Trotskismo Argentino, Nahuel Moreno, fallecido ya hace 25 años, y lanzando inusitados ataques contra sus propios aliados en el FIT, el PTS e Izquierda Socialista.

La entrevista comienza con Diego Rojas diciendo que no hará una entrevista complaciente como lo hiciera el periodista Brienza con CFK.

A renglón seguido, con sus preguntas, hace exactamente eso dándo pie con ellas para que Altamira lance ataques virulentos contra el resto de la izquierda, incluídos quiénes lo acompañan en la campaña electoral y dando largas y confusas explicaciones de porqué lo suyo – el querer aparecer públicamente en todos lados y haber sido candidato 30 veces en la última década, no es una expresión del culto a la personalidad.

Es conocido el hecho de que Luis Zamora compite por una banca con Altamira en representación de la izquierda en CABA.

Altamira tenía la oportunidad – como la tuvo antes en un debate televisado en TN con Zamora – de exponer las diferencias políticas e ideológicas, así como programáticas con el recordado diputado del viejo MAS que enfrentó a Bush en el parlamento, fue reconocido defensor de los DDHH y tuvo en general una respetable carrera como legislador.

O podría haber dedicado sus dardos a los enemigos de clase.

En su lugar, Altamira ninguneó a su contendiente diciendo que su organización era más grande y la de Zamora no existía; lo denunció implacablemente por ¨estar sólo¨ y hasta llegó a afirmar que Zamora es una herramienta reaccionaria del sistema para enfrentar a la verdadera izquierda que vendría a ser encarnada… por él mismo.

Nos soy defensor de Zamora, tengo mis propias críticas a su ¨autonomismo¨ o al modo que maneja su propia organización, pero de lejos es mucho más importante, sobretodo cuando uno es candidato de izquierda, dedicarse a criticar a los candidatos burgueses del gobierno y la oposición (nótese que sobre estos últimos Altamira dice lo menos posible) que a los otros de izquierda.

No contento con eso, Altamira dedicó grandes parrafadas a denunciar ¨el culto a la personalidad¨ que existía en vida del quizá el más reconocido dirigente Trotskista de nuestro país: Nahuel Moreno (fallecido hace ya 25 años).

La base de tal acusación estuvo centrada en el hecho de que aquél dirigente ¨nunca fue candidato a nada¨ y ¨se mantenía oculto¨.

Decimos que aquí hay gato sicológico escondido porque que sepamos, Moreno ni siquiera es un candidato oponente. Repetimos, murió hace 25 años.

Extrañas acusaciones ya que los cultos a la personalidad, precisamente, se basan en la de presentar al líder infalible, todos los días, respaldado por un aparato de propaganda ante las ¨masas¨ rodeándolo de elogios.

Un buen ejemplo de ello fue el dictador Stalin a quién se presentaba incesantemente a los ciudadanos como ¨el Padre de la Patria¨ y el infalible ¨conductor del pueblo¨. Diego Rojas cumplió con una diminuta copia de esa metodología.

Digamos, en pequeña escala, esto es lo que hace Altamira quién ha insistido siempre en encabezar las listas de su partido para todos los cargos públicos a los que se ha presentado (Presidente, Diputado, Legislador, etc) en la última década.

Treinta postulaciones consecutivas desde el advenimiento de la ¨democracia¨. Alguien quién ha dicho de si mismo, y le ha dicho decir a los demás, que es un ¨caudillo popular¨ y que ¨tracciona votos¨.

Stalin procedía de la misma forma en los estamentos de su partido, acaparando puesto tras puesto, hasta convertirse en el dictador de Rusia.

Claro que Altamira también se diferenció de Stalin diciendo que el dictador nunca había sido candidato en elecciones (algo que sencillamente no es verdad) y agregando que tal actitud era signo de que había un culto a la personalidad hacia el Giorgiano.

Lo increíble de estas andanadas contra el fantasma de Moreno es que muchos de sus aliados, y aliados de PO, se consideran ¨Morenistas¨, o discípulos de Nahuel Moreno, como los militantes de Izquierda Socialista (IS) u organizaciones como el PSTU y CS que han llamado a votar por el FIT y por el propio Altamira. El propio PTS tiene un origen ¨Morenista¨. En realidad, la enorme mayoría de los militantes trotskistas del país reconocen ese origen.

Este odio de Altamira por Moreno responde al hecho de que éste último, en vida, fue siempre considerado el dirigente central del trotskismo Argentino y mientras vivió, Altamira vivió a su sombra, considerado una figura menor.

Claro que no se entiende porqué, 25 años después de la muerte de Moreno, Altamira le dedica calumnias y ataques, sobretodo porqué aquel ya no puede defenderse.

¿Habrá quedado traumado por la experiencia de no haberlo superado mientras su adversario vivía? ¿O será que la sombra del difunto aún oscurece el presente de Altamira?

Su entrevistador, el periodista Diego Rojas, no solo comparte organización y partido con el entrevistado (aunque dice públicamente con indecencia que es ¨trotskista¨ postrevolucionario¨ como si eso fuera posible), sino ese odio profundo por Nahuel Moreno.

Cuando uno de nuestros colaboradores le recriminó sobre la entrevista y las preguntas que dieron pie a semejante sectarismo, Diego Rojas contestó con un Tweet:

Obviamente, Diego Rojas ni siquiera sabía que le contestaba a un camarada joven, historiador y militante Trotskista más joven que él.

Sacando esa pequeña anécdota, las preguntas de Rojas a Altamira y su odio compartido por Moreno prueban el sectarismo que imbuye a estos compañeros.

No contento con destilar ese odio, Altamira se dedicó a denostar al dirigente central del partido aliado más cercano electoralmente a PO en el FIT: el PTS.

Sin nombrarlo, pero no dejando dudas de a quién se refería, Altamira acusó de culto a la personalidad a Emilio Albamonte, del PTS, y como prueba de ese culto a la personalidad utilizó la misma que con Moreno: ¨se mantiene oculto¨.

Lo curioso es que las calumnias de Altamira son fácilmente mostradas como tal: basta que cualquier mortal Googlee los nombres ¨Nahuel Moreno¨ o ¨Emilio Albamonte¨ y se encontrará con cientos de entradas, artículos, fotos, documentos, conferencias y libros, así como biografías de los nombrados y actividades públicas de las que fueron destacados participantes.

Lo único es que ninguno de los dos tenía, y en el caso de Albamonte no tiene, una trayectoria como candidatos recurrentes en cada elección que ha transcurrido en nuestro país. Nunca les interesó y sus organizaciones no consideraron necesario que la tuvieran.

En este punto de la entrevista, Altamira advirtió que debía dar una explicación de si mismo para diferenciarse de los difamados. Dió entonces una larga y contradictoria explicación explicando porqué el, y todos los dirigentes de su partido, insisten en ser candidatos siempre en detrimento de otros, tal vez dirigentes obreros o activistas que cuentan con algo que Altamira no tiene: una trayectoria de ser trabajadores y de haber dirigido o ser representativos de luchas sociales o sindicales.

La explicación del dirigente de PO fue larga, contradictoria y endeble. Afirmó que todos los dirigentes delos partidos de izquierda debían ser candidatos en elecciones para transcender a lo público, a dejar de ser simples dirigentes del partido y convertirse en dirigentes ¨populares¨.

Una concepción contraria a la metodología Leninista, por ejemplo, que sostenía un equilibrio de la actividad del partido y sus miembros entre lo público y lo conspirativos, advirtiendo lo endeble que es para los revolucionarios mostrar siempre todas sus estructuras exponiéndolas a la represión de la burguesía cuando esta lo considerara apropiado.

Lenín, por ejemplo, no se presentó como candidato en las 114 elecciones en que participó el Partido Bolchevique que dirigía. Trotsky sólo ganó dos elecciones a la Presidencia de los Soviets que no eran elecciones burguesas sino de delegados obreros, campesinos y soldados en las Revoluciones de 1905 y 1917. Por el otro, la posición de Altamira refleja hasta qué punto el simple electoralismo pequeñoburgués ha distorsionado la visión, la política y las actitudes de Altamira que considera al trabajo electoral como elemento fundamental, en lugar de subsidiario, del trabajo de los dirigentes y, por ende, de los militantes. Todo eso se resume en su consigna central de esta campaña electoral: ¨Quiero ser diputado¨.

También lleva implícito otro temor de Altamira: si algún otro dirigente de base de su partido tuviera una mejor performance en elecciones, su ¨liderazgo¨ se vería comprometido. A cada ataque que lanzaba Altamira contra otros izquierdistas, le preguntaba a su seguidor Diego Rojas: ¨¿le queda alguna duda?¨ a lo que el ¨periodista¨ a lo Brienza negaba con la cabeza o ¨¿No es cierto?¨ o algo similar a lo que el escriba asentía sumisamente. La propia forma de hablar de Rojas y su lenguaje físico expresaban la sumisión del seguidor del culto más que el periodista ¨incisivo¨ que dice ser. Atacar a Zamora como eje central, tratando de dirimir una interna en la izquierda antes que lograr un triunfo contra la burguesía; denunciar a dirigentes muertos que no pueden rebatirle y atacar sin base ideológica pero con acusaciones de ¨culto a la personaldiad¨ a organizaciones aliadas son la expresión de una patología de secta que PO, como partido, debería abandonar.

Altamira no es la primera vez que causa escozores a sus propios seguidores y, más seguido, entre sus aliados. Todos recuerdan todavía cuando llamó a marchar junto a Blumberg en aquellas jornadas de derecha contra la ¨inseguridad¨; cuando al comenzar las protestas del sector empresario del campo por la 125, las llamó ¨sublevación popular¨; cuando brindó con champagne con Chiche Gelblung por haber pasado las PASO en el 2011 o cuando afirmó en TN que el Papa Francisco ¨dice lo mismo que nosotros.¨

¿Será por eso que entre los candidatos a Diputados del FIT con posibilidades de ser electos es el que menos registra en términos de porcentajes, bien por detrás de candidatos en Salta, Mendoza o su propio compañero de partido, Pitrola, en la Pcia. de Buenos Aires?

La entrevista completa de Diego Rojas a Jorge Altamira puede verse en:

http://www.plazademayo.com/2013/10/entrevista-a-jorge-altamira/


 
Enlaces Relacionados
· Periodista de PO Diego Rojas ‏@Zonarojas y candidato @altamirajorge montan inexplicable provocación contra adversarios de izquierda y sus propios aliados en el FIT


· Seguir a @IzquierdaInfo
· Twittear
· Seguir a @IzquierdaInfo
· Más Acerca de Que dice la Izquierda?


Noticia más leída sobre Que dice la Izquierda?:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.22
votos: 22


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo