Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - Izquierda y el #10A: Visibilidad mediática, oportunismo, fracaso estratégico
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 14 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario annimo. Puedes registrarte aqu


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Nacionales Home PageIzquierda y el #10A: Visibilidad mediática, oportunismo, fracaso estratégico

13 de abril de 2014
El 10A y la Izquierda: Derrota estratégica, visibilidad medíatica. Capitulación al Moyanismo, ausencia de programa y una falsa caracterización de la situación y la existencia de una vanguardia obrera ; desconocimiento de la democracia y métodos de lucha obreros.

Por Carlos Petroni

Para hacer un balance de la izquierda en relación al Paro del #10A hay que comenzar por los hechos.

El primero es determinar cuáles partidos u organizaciones se jugaron por él.

Eso es fácil: el apoyo al Moyanismo y su paro provino fundamentalmente de los partidos que componen el FIT (Partido Obrero, PTS e Izquierda Socialista, el MST (Movimiento Socialista de los Trabajadores) y el PCR / CCC (Partido Comunista Revolucionario).

Moyano y Pollo. Esta foto y el diálogo pertenecen al Paro Moyanista del 20N del 2012. En el 12A del 2014, el Pollo profundizó, en nombre del Encuentro (PTS-IS-Perro Santillán) la línea oportunista de embellecer a Moyano como referente propio y de los trabajadores. Presionado, se diferenció, después del paro, de Barrionuevo, pero atado aún a la burocracia Moyanista.

Hubo otros grupos y organizaciones menores que tuvieron una actitud semejante, pero su impacto fue mucho menor y, en general, siguieron el liderazgo de uno o varios de los partidos mencionados más arriba.

Segundo, para juzgar la intervención de esos partidos es menester establecer los objetivos fundamentales que se propusieron al hacerlo.

Estaba claro por las declaraciones públicas y los volantes y apariciones en los medios de todos estos partidos, es que pusieron como objetivos centrales los siguientes:

  1. Transformar lo que todos ellos reconocían como un paro dominguero en un paro activo y movilizador y
  2. Diferenciarse, unos menos otros más, de la burocracia sindical Moyanista - y sus aliados de la CTA-Micheli y la CGT Azul y Blanca de Barrionuevo – invocando la existencia de un programa y objetivos políticos diferentes.
  3. Había un tercer objetivo, no explícito pero sí debatido intensamente entre estos partidos de cuál de ellos haría más y mejor trabajo en la tarea común que les marcaban los dos primeros objetivos. Una interna que siempre se juega entre ellos.

Los resultados de la intervención de la izquierda

Afirmamos que la izquierda fracasó en el primero, y objetivamente más importante de sus objetivos: el paro terminó siendo un paro dominguero, mechado con algunos cortes y piquetes, que no impactaron en su realización ni desarrollo.. El paro contó con el apoyo pasivo o la neutralidad de la mayoría de la clase obrera. No hubo, por tanto, ni remotamente un paro activo.

En el segundo objetivo, la izquierda logró algunos efectos visuales, pero no lograron independizarse del papel de simple auxiliares de la burocracia sindical Moyanista.

En parte porque no levantaron un programa sustancialmente diferente a ella y en los puntos que diferían no pusieron el suficiente énfasis o simplemente los redujeron a una protesta internista dentro del marco de auxiliares que se les asignó, papel que aceptaron gustosos.

En este marco, es especialmente vergonzoso el papel jugado por el ferroviario ¨Pollo¨ Sobrero (de IS, el FIT y dirigente del Encuentro liderado por el PTS) que se paseó por cuánto canal de TV pudo y figuró en todos los diarios destacando el papel dirigente de Moyano (¨Moyano es hoy el referente de los trabajadores¨), reuniéndose con el para expresarle ¨la necesidad de la continuar con la unidad de la clase obrera¨ y recibir sus instrucciones para el día del paro, etc

Después del paro y acosado por la prensa para que explicara porqué era tan dócil seguidor de la burocracia dijo que Barrionuevo le ¨revolvía el estómago¨, pero siguió reivindicando a Moyano.

En el programa ¨Animales sueltos¨ en TV, que compartió con Facundo Moyano afirmó el papel dirigente de su padre y afirmó tener ¨una relación¨ (fructífera) con su hijo, en ese momento a su lado.

En el tercero de los objetivos que se fijaron estos partidos de izquierda emergió un claro ¨vencedor¨ en la eterna interna que se manifiesta en toda acción donde se encuentran:

El PTS, con sus aliados IS (Izquierda Socialista) y los dirigentes sindicales ¨Pollo¨ Sobrero y el ¨Perro¨ Santillán y su colateral, Encuentro Sindical Combativo (ESC) superaron ampliamente a sus rivales del Partido Obrero (aunque son socios electorales en el FIT) y su respectiva colateral, la Corriente Sindical Clasista (CSC), al MST y a la CCC (colateral sindical-barrial del PCR).

Fueron particularmente hábiles en aislar y denostar al Partido Obrero.

Estos son los hechos y los dichos de la izquierda que condujeron al paro del 10A y lo sucedido el día del mismo y que sostienen la síntesis de este balance que hacemos más arriba:

Primero, una cuestión de método sobre la discusión de balances en la izquierda

Los balances de actividad en la izquierda deben partir de los objetivos declarados de las acciones (huelga, paros, tomas, piquetes, marchas o actos públicos) y ver, a la luz de los hechos, que se logró de esos objetivos y si no se lograron, el porqué.

Si hubo una victoria, sin autoproclamación, se deben fijar las lecciones que puedan servir para futuras acciones.

Si hubo derrotas, el balance debe servir para analizar los errores y evitarlos en el futuro.

Nadie puede exigirle a una dirección política garantías de victoria para las luchas o éxitos organizativos, sino un programa claro para intervenir en ellas y honestidad y debate democrático a la hora de hacer un balance, de ver cómo nos fué.

Siendo aún más rigurosos: mientras mayor es nuestra influencia política en términos de dirigir centros de trabajo o estudios, o en números de militantes, más exigentes deben ser nuestros criterios en el balance de nuestra actuación en las luchas en que se participa, la política que se lleva y las caracterizaciones en que se basan ambas.

En su lugar, muchos en la izquierda reemplazan este método por uno de la autoproclamación y la infalibilidad de la dirección, del abultamiento de las cifras y la preservación de la dirección de toda crítica.

Si algo sale mal, siempre es responsabilidad de otros. Otros militantes fuera de la dirección, otras organizaciones que no estuvieron a la altura de los hechos... en fin, otros.

Muchos ven como una debilidad y deficiencia terminal una dirección que pueda equivocarse y que no nos lleve de victoria en victoria, eternamente.

Así, se producen voluminosos documentos que prueban, cada año, cada mes, que se ha hecho todo bien, que se ha avanzado, que se capta y se organiza cada vez más…

Una mirada a los hechos con honestidad nos demostraría que algo no funciona bien.

Si la vida de partidos que tienen treinta, cuarenta, cincuenta o más años de existencia fué una sucesión de éxitos y de buenos análisis, de avances organizativos y políticos ¿Porqué la izquierda no es de masas?

¿Por qué en sus filas hay siempre jóvenes que luego las organizaciones empujan hacia afuera y son reemplazados por otros jóvenes y las generaciones anteriores dejan solo un rastro mínimo en la organización?

¿Porqué no hemos hecho la revolución si tuvimos en esos años dos o tres oportunidades objetivas de al menos intentar hacerla?

Después de todo, una acumulación de éxitos ininterrumpidos durante décadas no podría dar por resultado lo que hoy se aprecia a simple vista ¿verdad?

En realidad, una dirección que admite los errores e indica una forma de superarlos en el futuro debería ser mucho más apreciada, confiable y reconocida que una que nunca se equivoca.

Simplemente porque esta última no existe, no podría existir.

Todo balance, entonces,aunque en general sea positivo, debe partir de los errores cometidos, no encabezarlos con victorias inexistentes y la negación de los hechos.

Vayamos entonces al objetivo central que se propuso la izquierda al sumarse al Paro del 10A.

¨Hagamos un paro activo”

Esta estrategia declarada de la mayor parte de la izquierda al apoyar el paro Moyanista consistía en transformar lo que a todas vistas era un paro dominguero, trucho, en un paro activo con movilización.

¿Se logró este primer y más importante objetivo? De ninguna manera.

Un paro activo es el que reemplaza el quedarse en casa, comer un asado o salir con la familia con el de concurrir al lugar de trabajo, realizar asambleas, votar un programa y ocupar la fábrica para reclamarlo o marchar en masa a actos o barricadas para demandarlos con la fuerza de los números arrolladores.

Esto no sucedió. Hubo un ínfimo número de asambleas para debatir el curso de acción, el programa del paro o la modalidad del mismo. No hubo tomas de lugares de trabajo, no hubo marchas más o menos masivas de trabajadores.

Algunos de los cortes de la izquierda, como este en La Plata, fueron raquíticos. Los partidos de izquierda ni siquiera lograron movilizar a los cortes la mitad de sus activos que movilizan, por ejemplo, para los 24 de marzo cada año.

En su lugar la izquierda anunció entre 60 y 70 piquetes-bloqueos y cortes en todo el país (sumando los no coincidentes anunciados de antemano por todas las fuerzas políticas mencionadas arriba): PTS anunció ¨más de cuarenta¨, 50 y pico fue el número dado por PO, MST anunció ¨docenas¨más y la CCC/PCR unos 100.

Realizaron entre todos menos de una veintena. O sea menos de la cuarta parte de los anunciados. Estos son las localizaciones y números de manifestantes en cada uno de los que si se realizaron y de los que los propios organizadores y la prensa registraron e informaron:

Ruta Panamericana y Henry Ford, contamos 800 participantes en su mejor momento, los organizadores dicen 1.000; Puente Pueyrredón, 500; con pocos trabajadores La Plata, subida a la autopista a Buenos Aires, 150; Acceso Oeste a la altura del Hospital Posadas, 200; en este hubo un puñado de ferroviarios, algunos, pocos, trabajadores del hospital y algunos docentes. Córdoba y Junín, CABA, 200; estudiantes y algunos docentes. Autopista Rosario – Santa Fé, 150; Córdoba, Puente Centenario, 150-200; Mendoza, Nudo Vial a la entrada de la capital, 250. El de Juan B. Justo y Constituyentes, 20 (no realizaron corte en la General Paz como planearon).

En Neuquén, Jujuy, Salta y otros lugares hubo pequeños destacamentos, de algunas docenas a lo mucho que en general no hicieron cortes sino acto de presencia en algún lugar.

El corte de la Panamericana, de solo 800 jóvenes, desocupados y algunos obreros fué el más importante. Una sombra de los que se dieron en el 2012 y del cual faltaron hasta muchos de los militantes de las organizaciones de izquierda participantes. FOTO: en el momento más concurrido del corte.

Exagerando del lado del optimismo, toda la izquierda en su conjunto movilizó, en todo el país menos de 3.500 militantes y simpatizantes. Las mismas fuerzas movilizan cada 24 de Marzo no menos de 15.000 jóvenes y trabajadores (10 mil en Buenos Aires, 5.000 en el resto del país).

O sea, un paro en el que hicieron campaña durante semanas y donde pusieron toda la energía y esfuerzos disponibles no lograron movilizar sino un 25% de sus fuerzas militantes, ni hablemos de arrastrar trabajadores o jóvenes ajenos a su militancia.

Parte de esto puede ser atribuido a la ausencia de transporte público, pero gran parte es el resultado que en el seno de las organizaciones de izquierda, la caracterización de la situación y la política desplegada no convenció a muchos de sus militantes.

Ante la imposibilidad del debate franco y sincero que no se permite dentro de las organizaciones antes de estas acciones, donde todo es agitación para la concurrencia bajo la acusación del que no lo haga es un ¨carnero¨, obligó a muchos a expresar su posición con los pies o, para ser más exactos, con la negativa a utilizarlos para concurrir a los piqueters y los cortes.

Momento en que Gendarmería reprime brevemente el corte en Panamericana. Una provocación repudiable del gobierno para permitirle luego desprestigiar a la izquierda, algo a lo que se sumaron los propios burócratas Moyanistas, funcionarios del gobierno, miembros de todos los sectores de la oposición burguesa (de Macri a Massa, de Facundo Moyano a Scioli). El PTS pintó esta escaramuza, la única de la jornada, como evidencia de que su partido es uno ¨leninista y de combate¨ y protagonizado ¨por la vanguardia obrera de Zona Norte¨. En realidad, sólo el 20% de los participantes eran trabajadores. El PTS también utilizó esta represión para lanzar ataques contra el PO porque, según ellos, se acobardó hasta que pasó al represión. Al PTS, tanto como a PO, les interesaba más ganar su propia interna que tener una líena para el conjunto de la clase obrera y se negaron a coordinar sus esfuerzos basados en sus respectivos sectarismos.

En los cortes no estuvo la clase obrera, ni siquiera la inasible ¨vanguardia¨

En el corte más numeroso y con mayor representación de trabajadores, el de Panamericana, contamos nueve delegaciones obreras con carteles identificatorios (Donnelly, Kraft, Unipak, FATE, Kromberg y otros 9, con una docena de trabajadores de promedio cada uno.

El propio PTS, en su balance da una sola cifra, exagerando dice que 40 trabajadores de Kromberg participaron del corte de Panamericana, sólo una mínima fracción de los que trabajan allí

Puente Centenario, el corte en la Provincia de Córdoba. Pocos y menos obreros.

En general , concurrieron de las fábricas que participaron, muy pocas, algunos de sus delegados y miembros de comisiones internas con un par de activistas cada una.

También observamos la presencia de algunos docentes de SUTEBA Tigre y otras seccionales.

Total, menos de 200 trabajadores, con el resto siendo miembros de las juventudes partidarias, grupos de desocupados y un pequeñísimo contingente de la FUBA. Menos del 20% de los participantes del piquete - corte provenían de fábricas.

En los demás piquetes-cortes las proporciones eran similares o menores.

En Jujuy, no se tiene registro que el SEOM del ¨Perro¨ Santillán haya aportado gran cosa a este tipo de acciones; el ferroviario disidente ¨Pollo¨ Sobrero se desplazaba en los piquetes (estuvo en al menos dos) en busca de la prensa para dar declaraciones, acompañado por cuatro o cinco ferroviarios de la seccional Oeste de la Unión Ferroviaria, su bastión…

Nudo Vial Mendoza, un corte de 250 jóvenes en una provincia donde los organizadores acaban de sacar el 13,5% de los votos. ¿Dónde estaban sus votantes?

La ¨vanguardia¨ del movimiento obrero no estaba, simplemente porque aún no existe.

Para ser llamada tal debe contar con al menos algunos miles de trabajadores, en fábricas y lugares de trabajo de todo el país o al menos de una región o dos, con dirigentes reconocidos y con gran capacidad de movilización y participación de las bases en los lugares que estos dirigen.

Por supuesto, también con una conciencia clasista, no solo de reformadores sindicales.

La preparación previa a los cortes y piquetes

Aún antes de conocerse el llamado al paro de Moyano y Barrionuevo, acompañados por Micheli, la Izquierda tensó todas sus fuerzas y energías para prepararse para lo que sucedió el 10 de abril.

PO, MST y CCC/PCR marcharon en una protesta a Plaza de Mayo junto a la CTA de Micheli el 12 de marzo reclamándole a Moyano y otras burocracias similares el llamado a un paro.

En esa ocasión movilizaron unos 3.000 trabajadores que, al llamarse el paro del 10A desaparecieron cuando Micheli acordó con Moyano y Barrionuevo hacer un paro dominguero, sin movilizaciones.

Panamericana, los grupos obreros eran pequeños, la mayoría eran estudiantes y militantes partidarios de la izquierda

Por su parte, el 14 de marzo, el PTS, IS, el Perro y el Pollo convocaron a un ¨Encuentro Sindical Combativo¨ en el miniestadio de Atlanta donde dijeron haber reunido 4.000 trabajadores (en realidad en ese espacio, con calzador, no entran ni 3.000).

PO rechazó ir al Encuentro con el argumento que era una formación hostil y contraria al Frente de Izquierda a pesar de que en el estaban sus dos socios del FIT (PTS e IS).

El PTS e IS, por su parte rechazaron la participación en el Encuentro del MST argumentando diferencias políticas, pero recibió como héroe a quien sostenía las mismas posiciones con las que difieren del MST: el "Perro" Santillán.

En el adoptaron la misma política de PO y la CTA de llamar a Moyano y demás burócratas a un paro general activo.

El 10A ese Encuentro no movilizó ni la mitad de aquellos que dice haber reunido en Atlanta en sus piquetes-cortes.

Pocos días antes del paro, PO convocó a un plenario en la sede de SUTNA (San Fernando) donde reunió unos 20-30 delegados y dirigentes con una concurrencia de 300.

En un comunicado posterior, PO convirtió los 300 en 400, y les dió a todos el título de ¨delegados y dirigentes¨.

La política que emergió de ese plenario fue la misma que la del Encuentro: piquetes y cortes para convertir el paro dominguero del Moyanismo y sus aliados en un paro activo.

Encuentro Sindical Combativo (PTS-IS-Pollo y Perro), a pesar de la retórica su volante llamando al paro llamaba al Moyanismo y el Barrionuevismo ¨direcciones tradicionales del movimiento obrero¨

Esos 400 ¨delegados¨, a la hora del paro no se llevaron ni siquiera a si mismos, mucho menos arrastraron a nadie más.

A pesar de que el Encuentro (PTS-IS y otros), la CSC de PO y el plenario de SUTNA y el MST/PCR no hicieron ninguna coordinación efectiva entre ellos y se comunicaron los lugares donde harían piquetes-cortes a través de los diarios burgueses, todos coincidieron en los mismos lugares. No había mucho en donde elegir.

Todos llevaban la misma política: ¨un paro activo se reduce a algunos piquetes y cortes¨ llevando una fracción de su fuerza militante. Cómo dijo Pitrola contestando algunas críticas post paro: ¨Los que están contra los piquetes y los cortes quieren un gremialismo dominguero.¨

¿Qué son los piquetes y los cortes de rutas y calles?

Contrariamente a lo que afirman los partidos de izquierda, los piquetes no se inventaron en la Argentina durante la crisis que desembocó en el 2001.

Fueron inventados por los obreros en lucha y huelgas para prevenir la entrada de rompehuelgas y carneros contratados por la patronal cuando los trabajadores de una fábrica y un gremio, por mayoría, deciden salir a enfrentar a la patronal o el gobierno, o ambos. Datan del Siglo XIX, por lo menos.

A ningún clasista, mucho menos a un Marxista, se le ocurriría utilizar un piquete para forzar a la mayoría de trabajadores de una fábrica, un gremio o a la clase en general para que acepten la decisión de un grupo ultraminoritario.

Un piquete es una acción legítima de la clase obrera cuando son decididos en asambleas mayoritarias. Incluso los piquetes armados deben ser debatidos y resueltos democráticamente por los trabajadores, no pueden ser impuestos ni ordenados desde arriba porque pierden su legitimidad y se bastardea su uso.

Los piquetes con cortes de ruta o de calles fue y es un recurso legítimo de los desempleados o los sectores populares (por ejemplo los habitantes de una Villa o un barrio), o sectores marginados de la sociedad que no tienen otra forma de protestas o de llamar la atención sobre sus luchas por su propia desestructuración de los centros productivos.

También serían legítimos en una situación insurreccional o de extrema represión como método de obstruir el avance de fuerzas reaccionarias.

Utilizarlos para sustituir a una clase obrera que da el ausente en una movilización que intenta ser de la propia clase (huelga, paro, etc) es de un substituismo inaceptable y un error que se paga en desprestigio y aislamiento de la lucha.

La izquierda, en esto, actua igual que la burocracia Moyanista que hace piquetes y bloqueos de empresas para robarle afiliados a otros sindicatos, en algunos casos agrediendo físicamente a los trabajadores que se oponen a su dominio, como sucedió en ataques de camioneros en varios gremios o en Peajes, dirigido por Facundo Moyano, que atacó con violencia a trabajdores de otro sindicato cuando se opusieron a su invasión de jurisdicción.

O que la patota de la UTA que ante la decisión mayoritaria de los trabajadores del subte de no apoyar el paro, recurrieron al sabotaje y al envio de matones para intimidar y así garantizar un paro desde arriba.

Desgraciadamente, el delegado Dellacarbonara (del PTS), de la Línea B, aunque de palabra repudió el accionar de la patota, le restó importancia y afirmó que los trabajadores habían decidido de hecho plegarse al paro a pesar de haber votado el día anterior contra él.

Tenemos muchas diferencias con la dirección de los metrodelegados del Subte, entre ellas el que se vuelquen a apoyar al gobierno a cambio del reconocimiento de su sindicato alternativo al de UTA, cosa que nunca se materializó.

Eso no quita que les reconozcamos las mejoras que han conseguido para los trabajádores dirigiéndolos en muchas luchas o que por esas diferencias los desestimemos y facilitemos el copamiento de la patota de UTA.

Haber luchado en las asambleas contra la posición de los metrodelegados de no parar estuvo bien, pero desconocer el mandato mayoritario socava la democracia sindical que en buena medida existe en el Subte, a diferencia de la gran mayoría del resto de los sindicatos.

Eso es un error que facilita la lucha de la burocracia de UTA para apoderarse de tan estratégico lugar de trabajo.

La capitulación programática de la izquierda a la burocracia Moyanista

Tanto el Encuentro (PTS-IS-Perro-Pollo) como el CSC-PO, así como el tandem MST/PCR no levantaron un programa alternativo clasista ni combativo a las demandas de la Burocracia Moyanista – Barrionuevista, a pesar que intentaron sin éxito agregarle algunas consignas sindicales adicionales como el 82% para jubilados, aumento salarial de emergencia y un salario mínimo y vital de $9000.

No se diferenciaron claramente porque:

  1. No rechazaron categóricamente la demanda central de la burocracia Moyanista de exigir en su paro mano dura al gobierno para ¨combatir la inseguridad y el narcotráfico¨, en coincidencia con las propuestas de la burguesía detrás de Massa, Scioli y Binner.

    De hecho, ni antes, ni durante ni después del paro la mencionaron

  2. No rechazaron, y también ignoraron, la segunda consigna más importante del Moyanismo que consistía en exigirle al gobierno la entrega de 22 mil millones de pesos retenidos de las Obras Sociales de la burocracia por la corrupción, los medicamentos truchios y las estafas reiteradas para cobrar subsidios para supuestos pacientes inexistentes de enfermedades complejas.

    La izquierda ni siquiera levantó la demanda de estatización bajo control obrero de todas las formas de cuidados de la salud. Y si lo hicieron en forma interna, nadie se enteró por fuera de sus filas.

  3. La izquierda replicó la demanda de la burocracia Moyanista en sentido de exigir ¨Paritarias libres y sin techo.¨

    La demanda encierra la defensa de las paritarias ¨truchas¨ que no son más que reuniones trilaterales entre la burocracia sindical, el Ministerio de Trabajo y las Cámaras empresariales.

    La izquierda tiene que luchar en todo momento por auténticas paritarias, con delegados paritarios elegidos en asambleas y con propuestas discutidas y aprobadas, o rechazadas, en las mismas.

  4. La burocracia Moyanista y sus aliados no sólo responden a un sector de la patronal sino también a intereses concretos del imperialismo (sea de los decadentes Europeo y de EEUU como de los emergentes de China y Brasil).

    Por eso en su llamado al paro ni remotamente fue mencionada la extranjerización de la economía ni medidas básicas de nacionalizaciones o re-estatizaciones. La izquierda les hizo el coro en el silencio.

  5. La burocracia sindical Moyanista, la Barrionuevista y la que dirige la CGT oficialista de Caló se destacan, por sobre todas las cosas, no solo en el desconocimiento de la democracia sindical en general sino en su odio mortal a las asambleas que decidan en particular.

    Por eso, entre otras cosas, hablan del ¨¨acatamiento¨ a la medida de fuerzas, es decir la obediencia. Jamás hablan de la ¨aprobación¨ ni el apoyo a la misma.

    La izquierda dice estar por la democracia sindical y por las asambleas pero en este Paro del 10A demostraron que es un simple saludo a la bandera. Incluso usaron el término ¨los trabajadores acataron¨ la orden.

    Y es que los partidos de izquierda que mencionamos se destacan por no ser muy dadivosos con las diferencias internas ni democráticos al interior de sus partidos.

    Su política externa entonces, no es sino un reflejo de su política interna.

La izquierda no ha comprendido aún las lecciones del clasismo de los 70, y es que la vanguardia en primer lugar y grandes sectores de la clase después (que se expresaron con absoluta claridad en las huelgas de las Coordinadoras de 1975) demostraron que se comienza a recorrer el camino de la conciencia en si y para si cuando se rechazan no solo las imposiciones de paz social de la burocracia, sino sus demandas de acatamiento sin participación democrática, así como los compromisos con la política patronal.

Las falsas caracterizaciones de la Izquierda

La izquierda en general, particularmente los diletantes de las direcciones del PTS, PO, IS y MST-PCR se mueven con caracterizaciones falsas:

  1. Caracterizan que la ¨unidad de acción¨ con la burocracia se dá sobre bases mínimas y en un programa sindical un poco más a la izquierda que, digamos, el de Moyano. Para nada sostienen que, en las presentes circunstancias lo que debe primar es la denuncia de esa burocracia, su programa y sus métodos.
  2. Confunden la pasividad y la neutralidad de sectores de la clase con activismo consciente de vanguardia;
  3. Asumen que existe una vanguardia combativa, clasista, cuando las fuerzas militantes en la clase obrera, en estas circunstancias, son apenas algunos bolsones aislados de la clase:
  4. Después del paro , PO caracterizó:

    “La huelga del jueves 10 constituye un enorme pronunciamiento popular contra el Rodrigazo oficial. La resistencia de los trabajadores se ha convertido en un escollo insalvable para el ajuste en marcha.¨ (Prensa Obrera 1309).

  5. Si esto fuera así, entonces no se entiende que el gobierno no haya, ni se proponga a hacer, ninguna modificación en su política económica, sus compromisos con el imperialismo ni el tarifazo.

    A lo sumo puede subir el piso de ganancias que ya anunció antes del paro y entregarles unos millones para las cajas de la burocracia.

    Por otro lado, si el paro hubiese reflejado tal descabellada afirmación de la dirección de PO significaría que la burocracia siniestra que lo convocó es en realidad una dirección clasista, tal vez con algunos defectos antidemocráticos.

    Es necesario reconocerle a PO que, verbalmente, estuvo a la izquierda del Encuentro (PTS y otros) en el sentido de denostar a la burocracia convocante.

    Pero en la práctica cumplió el mismo papel de auxiliares que aquellos.

El PTS, después del paro, al hacer el balance dijo:

¨Gran jornada de la vanguardia obrera y el PTS en Zona Norte¨artículo principal de su página online (13-4-14). Ya vimos que participaron 200 trabajadores y 600 jóvenes y desocupados en el corte de Panamericana. Imposible caracterizar eso como el surgimiento de una vana guardia, y mucho menos cuando se afirma con pies de barro que es solo uno mismo.

En su editorial de LVO Nro. 565 podemos leer:

¨El paro del 10 es la primera gran acción obrera que se opone con contundencia a la ofensiva ajustadora y al giro a la derecha del gobierno. La gran huelga de los docentes bonaerenses fue un anticipo que obligó a Scioli a retroceder.¨

Si esto no es embellecer el paro burocrático y el programa Moyanista, así como una exageración brutal de los efectos del paro, no sabemos muy bien de que se trata.

Por otro lado, venían diciendo que la huelga docente fue casi una derrota y que había sido traicionada burocráticamente por Baradel y que Scioli solo había concedido lo que quiso conceder no sin antes desangrar un poco a los sindicatos docentes.

El PTS y sus aliados se colocaron a la derecha de PO en su capitulación a la burocracia sindical. Su volante central llamando al paro llama a Moyano y Cia. ¨direcciones tradicionales¨, el ¨Pollo¨se pasea por los medios exaltando las virtudes de Moyano y el delegado Dellacarbonara minimiza la acción de las patotas de la UTA (“donde trabajamos más de 3.500 trabajadores si hubiera habido decisión de trabajar, 15 o 20 personas no podían impedir esa decisión.¨ ¿Y el sabotaje a las vías, Dellacarbonara? ¿Y las asambleas antes del paro estimado dirigente del PTS? ¿Se dará cuenta Dellacarbonara que su lógica antidemocrática es paralela y similar a la de la burocracia de la UTA?

Corte de los partidos de Izquierda en el Puente Pueyrredón en el momento de mayor asistencia. Unos 500 en total, un tercio de los que participaron en el corte del 20N del 2012. La izquierda fué avandonada a su suerte en los cortes y piquetes por la CTA de Micheli y, por supuesto, el Moyanismo que luego los usaron para desprestigiarlos ante la sociedad.

Estas falsas caracterizaciones son parte de un arsenal de dichas barbaridades comunes no solo al PTS y PO, sino a la mayoría de la izquierda.

Transforman en realidad solo sus deseos y la necesidad de argumentos para convencer a sus bases del microclima en el que todo marcha sobre ruedas.

Hablan de una crisis terminal de la economía mundial, cuando solo es una crisis internacional que afecta a los imperialismo de Europa y EEUU, pero aún no ha impactado a los emergentes de China y Brasil en la misma medida y de los que dependemos hoy mucho más que de los otros.

Estos partidos de izquierda se dejan impresionar por cualquier cosa que se mueva, llegando algunos de ellos a saludar como ¨revoluciones¨ movimientos reaccionarios y fundamentalistas que, de triunfar, tendrían como primera tarea ahorcarnos a los izquierdistas.

Y en algunos casos, como PO, saludaron la multitudinaria marcha de Blumberg exigiendo seguridad y medidas punitivas extremas o la resistencia de la patronal del campo a la 125 como el comienzo de ¨una rebelión popular¨.

Un nueva izquierda debe surgir que levante las banderas de la democracia sindical, la lucha sin cuartel contra la burocracia sindical (el principal enemigo en el seno del movimiento obrero)y que tenga el Marxismo como método y no el pragmatismo como guia.

El PTS y sus aliados, con una política más abiertamente oportunista hacia la burocracia sindical y con una retórica ¨ultra¨ en algunos casos (como caracterizar la escaramuza en la Panamericana con la Gendarmería como una prueba de su caracter de ¨partido leninista de combate¨ logró en esta instancia aislar a PO y superarlo organizativamente.

Eso parece bastarle como balance positivo de la jornada.

PO ha atacado al PTS y sus aliados por su abierto oportunismo escrito y televisado hacia el Moyanismo, pero en la estrategia para el día del paro sirvieron como el PTS y los demás, como simples auxiliares del mismo.

Confiamos que muchos militantes de ¨esta¨ izquierda se levanten contra la capitulación de sus direcciones para crear una nueva izquierda, revolucionaria y democrática, advirtiendo que lo que hay son más un estorbo o un obstáculo que un vehículo para ese tipo de construcción ■

Paro Docente previo al Paro Moyanista del 10A. Allí sí hubo movilización masiva de los trabajadores que no se concretó en el 10A. FOTO: Masiva marcha docente a la Casa de Gobierno en La Plata durante el paro de 17 días.


Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· El 10A y la Izquierda: Derrota estratégica, visibilidad medíatica. Capitulación al Moyanismo, ausencia de programa y una falsa caracterización de la situación y la existencia de una vanguardia obrera ; desconocimiento de la democracia y métodos de lucha obreros.
· Twittear
· Seguir a @IzquierdaInfo
·

Vuelva a la página principal
· Ms Acerca de Nacionales Home Page


Noticia ms leda sobre Nacionales Home Page:
Horacio Verbitsky y Gina Alvarez: Masacre en Ezeiza


Votos del Artculo
Puntuacin Promedio: 4.55
votos: 20


Por favor tmate un segundo y vota por este artculo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versin Imprimible  Versin Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo