Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - #PASO2017 Trabajadores, Izquierda ¿Por qué hay que votar en blanco o impugnado?
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 16 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Que dice la Izquierda?#PASO2017 Trabajadores, Izquierda ¿Por qué hay que votar en blanco o impugnado?

¿Por qué los trabajadores y la Izquierda deben votar en blanco o impugnado en las PASO 2017?
Por Carlos Petroni

En las elecciones PASO (internas de los partidos) del 13 de Agosto del 2017 llamamos a concurrir y votar en BLANCO o IMPUGNADO.

Desde la izquierda participan en las PASO el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), conformado por el PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas), PO (Partido Obrero) e Izquierda Socialista (IS); también el Izquierda al Frente por el Socialismo (IFS), que es la expresión del MST (Movimiento Socialista de los Trabajadores) y el Nuevo MAS (Nuevo Movimiento al Socialismo).

En la Ciudad de Buenos Aires también participa de las PASO AyL (Autodeterminación y Libertad) encabezado por Luis Zamora.

La izquierda revolucionaria, los socialistas y los trabajadores de vanguardia no tienen a quién votar entre estos partidos y candidatos en estas elecciones internas obligatorias (PASO 2017).

Frente de Izquierda y los Trabajadores

La Izquierda al Frente por el Socialismo

1. No pertenecemos a ningún partido o las coaliciones de izquierda que se presentan. En ninguno de esos partidos o frentes se presentan más de una lista única. Ninguno de ellos se ha hecho eco del creciente descontento de muchos en la izquierda que tienen un programa a su izquierda, o independientes sin partido (que son muchos, y por algo será).

No hay un solo resquicio ni en el FIT, ni el ISF ni en el partido de Zamora para debatir pública, abiertamente y como compañeros con nadie por fuera de las pequeñas cúpulas que diseñan la campaña, imponen las consignas centrales y nombran a dedo los candidatos. Ni siquiera los propios militantes de los partidos participan activamente de estas discusiones.

Dos frentes promocionando caras de candidatos y las mismas consignas

Dos frentes promocionando caras de candidatos y las mismas consignas

Unas elecciones atrás el FIT ensayó con una llamada “Asamblea de Intelectuales y Artistas del FIT) que se reunieron unas pocas veces, emitieron un par de declaraciones para desaparecer sin explicación. Fue disuelta porque Se hacían muchas discusiones que comprometían la política o las posiciones de uno u otro partido miembro del FIT.

2. Esta es una elección interna, o primaria, obligatoria para todos los partidos y coaliciones. Una forma antidemocrática y proscriptiva que obliga a los partidos a obtener un mínimo de votos en relación al padrón electoral (no de sus afiliados), para pasar a participar de la elección general. Pueden votar en estas internas cualquiera, sea del partido o ideología que fuere. Las PASO son un filtro para dejar afuera entre un 15 y un 20% de los votantes y eliminar partidos nuevos o menores. La discusión de programa y candidatos debe ser propiedad solo de los partidos y sus militantes y afiliados.

Ninguno de los partidos o frentes de izquierda ha hecho uno de sus ejes la denuncia de las PASO o de las elecciones de esta democracia burguesa basada en el dinero de los millonarios y la prensa cautiva que apoya incesantemente a uno de los dos o tres que consideran la variante burguesa más deseable.

Ninguno de los candidatos de la izquierda ha dicho que presentaría batalla frontal en el Congreso, de ser electos, y con la movilización en las calles, la anulación de las PASO. No lo han hecho en los anteriores tres congresos donde tuvieron representación.

Luis Zamora

Quedarían incluso a la derecha del Macrismo, algunos de cuyos voceros han dicho que “no sirven para nada las internas obligatorias.”

De hecho, no hay casi internas en los partidos burgueses que han optado, en lugar de ello, en fragmentarse en varios partidos.

Hay excepciones, claro, como Unidad Porteña (Kirchnerismo y elementos del PJ) que disputan una, pero la regla general es la fragmentación antes que la confrontación. Ninguna de las coaliciones o partidos de izquierda ha propuesto un proyecto de internas democráticas basadas en los militantes y simpatizantes de la izquierda. Solo han seguido el ejemplo y directivas de la burguesía y se han fragmentado.

3. Ninguno de los partidos y frentes de izquierda tiene una plataforma electoral o programa obrero y socialista. Ninguno plantea el fin del capitalismo y con que se debería reemplazar, la democracia obrera y el gobierno de los trabajadores, ni el camino para lograrlo.

Un solo candidato de izquierda ha dicho “queremos cambiar este sistema de raíz” pero su proclama queda trunca porque no se sabe si quiere decir destruirlo, reemplazarlo, mejorarlo… una consigna ideal para no comprometerse a nada.

La palabra “socialista” solo se presenta en el nombre de algunos de ellos, pero no es parte de las consignas centrales de la campaña. Recordemos que hay otro partido llamado Socialista que es burgués y también participa de las elecciones.

4. Más allá de documentos casi internos donde se plantean propuestas más o menos radicales que solo leen parte de sus militantes, lo que reciben los trabajadores y el pueblo como ejes programáticos centrales de las fuerzas de izquierda son algunas consignas generales sin mayor significación y las caras de los candidatos, en su enorme mayoría pertenecientes a la clase media o estudiantes en las posiciones más visibles y en las probables de elección.

“Con la fuerza de los trabajadores, las mujeres y la juventud”, “Nuestras luchas necesitan diputados”, “La izquierda al Congreso”, “Nuestras vidas valen más que sus ganancias”, “reducción de la jornada laboral a 6 horas” y otras consignas de carácter sindical en relación a los salarios, las jubilaciones y el desempleo que poco difieren con las levantadas por a la burocracia sindical.

¿Que nuestras luchas tengan banca?

Esas son las consignas centrales de las campañas de izquierda y, es de notar, no existen diferencias sustanciales entre los distintos partidos y frentes en relación a ellas.

En cuanto a los candidatos, elegidos a dedo, siguen las mismas prácticas de la burguesía promoviéndolos por encima de la ideología, el programa o el propio partido. No hay un llamado a votar por el Socialismo, sino a una cara en un afiche.

Tienen acuerdos casi unánimes en mantener una campaña electoral de contenido socialdemócrata.

5. Junto con la palabra Socialismo, se halla también ausente toda mención en las consignas centrales de campaña del anti-imperialismo. Demás está decir que todos los frentes y partidos de izquierda solo reconocen como imperialista a los EEUU y dejan por fuera de toda crítica a China o Rusia, por ejemplo.

Pero ni siquiera contra el imperialismo yanqui hay alguna consigna central. Uno busca en los spots de televisión y radio o en los afiches y no aparecen estos términos, ni las demandas de expropiación de los grandes bancos y fabricas bajo control de los trabajadores o una denuncia implacable contra la burocracia sindical…

Todas las campañas de la izquierda se ajustan a discutir solo lo que la prensa y candidatos burgueses discuten… la corrupción y los tarifazos, y hasta la “inseguridad”. La agenda la marca la burguesìa y ellos la acatan.

6. Todos los partidos y frentes de izquierda se han pronunciado correctamente contra los ajustes en tarifas y salarios y la suba de precios provocados por el Macrismo… en términos casi calcados de las críticas del Kirchnerismo o la burocracia sindical. Hata Randazzo se ha pronunciado en el mismo tenor.

Pero para los trabajadores y la izquierda en general existen otros enemigos tan importantes como el gobierno Macrista: el Kirchnerismo, el Peronismo y la burocracia sindical.

Una parte fundamental de sus campañas debería estar centrada en denunciarlos ácidamente y enfrentarlos como enemigos de los trabajadores y el pueblo. En su lugar, la izquierda electoral titubea, esconde la cabeza en la tierra para no ver, cede a las presiones del Kirchnerismo que le reclama que tienen que “enfocarse en el enemigo principal que es el Macrismo” y no en las diferencias con ellos-

A veces su titubeo llega al extremo de apoyar al Kirchnerismo como su defensa de Devido cuando por las acusaciones de corrupción, fue amenazado con el desafuero. Otros ejemplos están en las dos veces que un partido de izquierda tuvo que reconocer que sus diputados habían votado incorrectamente.

7. En este plano de enfrentar al Peronismo, el Kirchnerismo y la burocracia sindical jugaría un papel preponderante que la izquierda pusiera como una de sus consignas centrales de campaña el juicio y castigo al terrorismo de estado peronista (1973-76) encarnado en la Triple A bajo los gobiernos de Lastiri, Perón, Isabel y Luder.

Pese a nuestras insistencia hace años, la izquierda ha hecho poco y nada al respecto y, mucho peor, se ha mostrado en “unidad de acción” (en realidad seguidismo) con algunos de los que ejecutaron el terrorismo de estado bajo los gobiernos peronistas como son reconocidos dirigentes de la burocracia sindical.

El Kirchnerismo con su retórica intenta ocupar un espacio socialdemócrata esperando que todos olviden la entrega al imperialismo, la represión contra los trabajadores y sus ataques contra derechos inalienables de la mujer como el aborto y la represión y los tarifazos de los que hoy son responsables como los impuestos por el gobierno Kirchner en Santa Cruz.

La izquierda no debe disputar ese espacio sino luchar para superarlo. Al no hacerlo, lo favorece de hecho. Deberían haber sacado la experiencia de la última elección presidencial cuando el 80% de los votantes del FIT votaron por Scioli (y algunos por Macri) en el ballotage.

8. A pesar de todo esto, y de estas diferencias sustanciales, programáticas y metodológicas que sostienen con las campañas socialdemócratas, los trabajadores combatientes, los socialistas y los revolucionarios podríamos apoyar críticamente a uno o todos los frentes y partidos de izquierda que se presentan en estas elecciones de PASO 2017 si estos tuvieran al menos una propuesta que sirviera para el avance del conjunto de la clase o al menos de su vanguardia y la izquierda en general.

Por ejemplo, podríamos darle nuestro apoyo crítico si todos ellos se unificaran en un solo frente contra los partidos burgueses fomentando la unidad en la lucha electoral que no han siquiera conquistado en el plano sindical (todos los partidos de izquierda, aun los de un mismo frente, tienen por regla general estrategias e intervenciones sindicales separadas del resto).

No solo no lo han hecho, sino que están en contra. El FIT ha llegado incluso a aceptar el apoyo de otras organizaciones como Convergencia Socialista o el PSTU y uno de sus partidos, el PTS les cedió puestos en las listas lejanos a los llamados “expectables”.

Nunca les dieron a estas dos organizaciones o a otras ninguna participación en las discusiones internas o en el voto sobre programa o candidatos. En esta elección, por desacuerdos con ellas acerca de los candidatos, simplemente los dejaron afuera. Expulsión sumaria.

En otro acto de sujeción a la burguesía, el FIT acudió a los tribunales de justicia para impugnar el nombre de otro frente aduciendo su propiedad sobre dos palabras genéricas como “Frente” e “Izquierda” y cuando esto fracasó, impugnó ¡Los colores de la boleta del otro frente!

Como en el terreno sindical, se nos ofrece una perspectiva de fragmentación y autoproclamación: “Nosotros somos el frente de la unidad de la izquierda” o “nosotros somos los que queremos la unidad genuina”.

En un gesto de arrogancia sin límites, y que no se verifica en su influencia en la clase obrera y el pueblo, todos los frentes y partidos de izquierda nos dicen con su accionar que no tenemos donde ir; que debemos aceptar sus pretensiones de dirigentes sin más y apoyarlos acríticamente.

Confían que su status como partidos electorales con personería los habilita para ello. Luego verbalizan una política de “tienen que apoyarnos porque somos los únicos que nos presentamos”, o “deben ayudarnos a obtener más diputados” o “nos tienen que ayudar a vencer el porcentaje requerido por la Ley” (sin luchar a fondo contra la Ley proscriptiva de las PASO con los diputados que tuvo en los últimos años). ¿Y de un espacio para debatir diferencias, plataforma o candidatos? Nada.

Rechazamos todas estas exigencias. No existe ningún “sacramento” (los que les gusta recitar para justificar sus acciones) del Marxismo que diga que debemos apoyar en una interna donde no se disputan cargos, a candidatos electos a dedo y con un programa reformista y fragmentados en varias ofertas con consignas casi iguales.

Entonces sobreviene la pregunta de rigor que nos hacen “¿a ustedes les da lo mismo un Congreso con diputados de izquierda que sin ellos?”

Nosotros no renegamos de la participación en los parlamentos burgueses. Es más, lo consideramos obligatorio mientras es posible, para todo aquel que se considere revolucionario.

Con la misma fuerza sostenemos cual es la política y cual el método de intervención para los diputados de izquierda que no es simplemente votar a favor o en contra de algunas leyes y darles discursos a los representantes de la burguesía.

La respuesta a la pregunta es entonces un NO rotundo.

No nos da lo mismo. Pero un diputado de izquierda debe actuar como la punta de lanza de las luchas obreras y populares, no para hacerle discursos morales a la burguesía, sino para escandalizar y entorpecer las funciones de su parlamento, denunciar a sus participantes, poner el cuerpo con el escándalo y el grito de las multitudes.

¿Han actuado así los diputados de izquierda que tenemos?

No. Siguen las reglas de los partidos burgueses que controlan el parlamento, se adaptan a sus agendas, se sienten obligados a votar a favor o en contra de propuestas de la burguesía y se comportan “civilizadamente” frente al escarnio y el abuso de los parlamentarios burgueses.

No siempre ha sido así, pero es así ahora. Queremos diputados de izquierda que junto a sus organizaciones movilicen para proponer leyes irrumpiendo en el Congreso acompañados por la vanguardia, interrumpan sesiones, se retiren cuando deben retirarse y escandalicen cuando haya que hacerlo.

En su lugar vemos diputados de izquierda que correctamente van a las luchas y las manifestaciones, pero que en el Congreso se adaptan al funcionamiento y la agenda de sus pares burgueses.

El extremo de ese desacople es el libro escrito por uno de esos diputados que ha titulado petulantemente “La palabra socialista que sacude al parlamento”. No hemos visto, y los trabajadores tampoco, ningún sacudimiento del parlamento burgués por la acción de ese diputado socialista. El libro es una ficción, incluyendo su título.

Por estas razones llamamos a votar en blanco o impugnar el voto en las PASO 2017 del 13 de Agosto.

Comprendemos nuestra ubicación social y política. Sabemos que somos una fracción marginal de las expresiones políticas de izquierda. La izquierda revolucionaria siempre lo ha sido en momentos difíciles de la lucha de clases.

No desconocemos el hecho de nuestra sola actuación en esta táctica del voto en blanco o impugnado en las PASO 2017 no moverá la aguja del amperímetro de la situación política.

Confiamos porque conocemos de las críticas crecientes entre activistas y militantes que nuestra táctica se acople a un movimiento más amplio dentro de la izquierda para dotarla de los dientes de los que hoy carece.

Desde ya sostenemos que no nos abstendremos de la lucha electoral, ni dejaremos de fijar posición sobre las opciones de la izquierda en la verdadera elección de este año, las del 22 de Octubre donde se votaran un tercio de los Senadores Nacionales y la mitad de los puestos de la Cámara de Diputados.

#PASO2017 #FIT #ELECCIONES #IFS #PTS #MST #PO #NUEVOMAS #ELECCIONES2017 ■


Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· ¿Por qué los trabajadores y la Izquierda deben votar en blanco o impugnado en las PASO 2017?
Por Carlos Petroni

· Twittear
· Seguir a @IzquierdaInfo
·

Vuelva a la página principal
· Más Acerca de Que dice la Izquierda?


Noticia más leída sobre Que dice la Izquierda?:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 3.4
votos: 20


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo