Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - Triple A: Toda la verdad, caiga quien caiga
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 11 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Nacionales Home PageTriple A: Toda la verdad, caiga quien caiga

1971: El asesinato de Silvia Filler, el crimen olvidado de la proto Triple A
por Simon Morales


- Ivanisevich y la CNU
- Los asesinos de Silvia Filler y la interna peronista. Fueron despues asesinos de la Masacre de Ezeiza
- La CNU se transforma en Triple A y luego en GT del Proceso en Mar del Plata
- Los asesinos eran amigos y aliados de Hugo Moyano y la burocracia sindical de la CGT de Mar del Plata


Oscar Ivanisevich, un reconocido fascista, fue nombrado Ministro de Educación de la Pcia. de Buenos Aires por el gobierno militar del General Lanusse en 1971. Ivanisevich, recordemos este dato, fue luego Ministro de Educación de la Nación luego de la muerte de Perón en 1974 y cuando Isabel y López Rega despidieron sin miramientos a Jorge Taiana.

Ivanisevich se convirtió en el hombre de la Triple A en las universidades nacionales en 1974 donde implementó un plan, conocido como “Misión Ivanisevich”, consistente en una combinación de terror homicida de la Triple A (que asesinó a más de 300 dirigentes y activistas estudiantiles entre 1974 y 1976), la proscripción de textos económicos de Marx y de Psicología de Freud (a quienes consideraba los máximos exponentes de la subversión ideológica), el despido masivo de mas de 13.000 docentes y no docentes de la universidad y la virtual ilegalización de los centros y tendencias estudiantiles, así como la ruptura de la autonomía universitaria a través del nombramiento de miles de celadores y guardias armados en los centros de estudios.

Por instrucciones de Ivanisevich, listas de cientos de estudiantes de izquierda y de la izquierda peronista fueron entregadas a la Triple A y recopiladas por las organizaciones de extrema derecha como CNU (Concentración Nacional Universitaria) y CdeO (Comando de Organización) ya completamente integradas operativamente a la Triple A.

Volvamos al Ivanisevich de 1971: Ministro de Educación de la Pcia. de Buenos Aires donde ensayó bajo el gobierno militar de Lanusse, el plan fascista contra el movimiento estudiantil, utilizando entonces a los mismos grupos y personajes que le servirían a él y a la Triple A años después.

Mar del Plata, 6 de diciembre de 1971, para ser exactos. Se está realizando una asamblea de estudiantes en el auditorio de la Facultad de Arquitectura. Un grupo armado numeroso irrumpe en la asamblea para disolverla utilizando revólveres, cadenas, cachiporras y gases lacrimógenos.

La asamblea de estudiantes se llevaba a cabo porque el viernes 3 de diciembre de 1971 los estudiantes Hugo Roberto Torrado y Rafael San Martín habían lanzado una pastilla de gamexane en el aula donde se encontraba un docente que profesaba los lineamientos de Ivanisevich. Ese mismo día el rectorado de la entonces Universidad Provincial de Mar del Plata, cuyo titular era el ingeniero Carlos David Martín Pantín, decidió la expulsión de ambos. El 4 de diciembre, el Centro de Estudiantes de Arquitectura Marplatense (CEAM), mayoritariamente de izquierda, resolvió convocar una asamblea para el lunes en donde se decidirían las medidas a tomar para exigir la inmediata reincorporación de los compañeros expulsados.

Todos los atacantes a la asamblea del día 6 pertenecían al grupo peronista de ultraderecha Concentración Nacional Universitaria (CNU) y entre ellos se encontraban Beatriz Arenaza, Luis Raya, Oscar Silvestre Calabró, Carlos Cuadrado, Carlos Zapatero, Ricardo Scheggia (hijo de uno de los zares de la construcción de Mar del Plata), Adrián Enrique Freijo (que al correr de los años, y ya bajo el gobierno de Menem se desempeñaría como interventor de Radio LU6, y como primer jefe de prensa del entonces electo presidente Carlos Menem) Marcelo Arenaza, Jose Luis Piatti, Carlos Eduardo Zapatero, Raúl Rogelio Moleón, Alberto Jose Dalmasso, Eduardo Salvador Ullua, Fernando Federico Delgado, Eduardo Pretelli, Mario Dourquet, Ernesto Macchi, Oscar Héctor Corres (a quien Menem quiso nombrar juez federal en 1992), Juan Carlos “Bigote” Gómez (que fungía como secretario del entonces titular de la CGT local Nelson Rizzo), uno de los hermanos Cuatogno (hijo de los dueños de importantes negocios, incluyendo fabricas de aceite, sidra y ferreterías y que luego seria nombrado en un alto cargo de la universidad local en 1974 por sus conexiones con López Rega).

A la CNU la dirigía por entonces uno de los hermanos Piantoni, el Dr. Ernesto Carlos Piantoni, uno de los dueños del monopolio local de distribución de cigarrillos y golosinas, Piantoni Hnos.

Todos los nombrados mas arriba eran asesinos sin experiencia. Casi todos ellos recibieron el 6 de diciembre su bautismo de fuego y pondrian luego su experiencia bajo las órdenes del teniente coronel Jorge Osinde y López Rega en la Masacre de Ezeiza el 20 de junio de 1973 según consta en muchos de los relatos y testimonios de ese primer ataque a gran escala de la derecha peronista (La Masacre de Ezeiza )

Piantoni declaró ante un juez, tiempo después, que el no había participado del crimen y que había “reprendido” a los asesinos en una reunión que mantuvo con ellos el mismo día del asesinato de Filler.

Piantoni fue asesinado, presumiblemente por Montoneros, en 1975. En su velorio, los miembros de la CNU y la Triple A juraron vengarse “100 x 1” e inmediatamente pusieron manos a obra secuestrando y asesinando, tarea que no detuvieron bajo el Proceso sino que prosiguieron con mayor entusiasmo. Mar del Plata, bajo el Proceso, así como lo fue durante el reino de la Triple A, fue una de las ciudades mas golpeadas.

Fotografía del anuncio de la posible transacción publicada en Clarín entre Moyano y Piantoni Hnos., uno de los cuales dirigio la CNU y la Triple A

Hugo Moyano mantuvo durante todo este periodo y subsecuentemente, una relación con los miembros de la CNU que incluye algunos de sus asesores letrados en la actualidad y el hecho de que, hace poco, ya en el 2006, viajó expresamente a Mar del Plata para negociar con los Piantoni la compra de un local de 2.500 metros cuadrados para la CGT.

Se sospecha que también participaron en distintos aspectos del ataque a la asamblea estudiantil del 6 de diciembre de 1971, otros miembros cercanos a la burocracia sindical local y otros militantes de CNU tales como Raúl Arturo Viglizzo, Ricardo Alberto Cagliolo, Ernesto Macchi, Luis Horacio Raya, Eduardo Aníbal Raya, Oscar Silvestre Calabró, Carlos Roberto Cuadrado, Martha Silvia Bellini, Silvia Martín, Roberto Rodríguez, Jorge Gómez, hermano del asesino “Bigote” Gómez, bajo la dictadura y luego en la democracia en distintos puestos públicos, y Jorge De la Canale,

Nelson Rizzo, un peronista vandorista de derecha proveniente del sindicato de telefónicos, era por entonces el secretario general de la CGT local y para él trabajaba Juan Carlos Gómez – ligado al dirigente del SOIP Abdul Saravia, uno de cuyos hijos al menos participó en asesinatos de la Triple A -- que fue uno de los sindicados como el asesino de Silvia Filler. Nelson Rizzo era apoyado, entre otros, por el entonces joven dirigente de la sección de sindicato de camioneros Hugo Moyano, quien era a su vez amigo personal de Gómez, Corres, Piantoni y otros miembros de la CNU.

Corres y Gómez dispararon con armas de fuego a mansalva sobre un grupo de 300 estudiantes absolutamente indefensos y que no tenían escapatoria ya que los atacantes habían bloqueado la única entrada al auditorio. Cuatro estudiantes caen abatidos por las balas y otros treinta reciben heridas de diversa consideración. La estudiante Silvia Filler, una de las participantes de la asamblea, hija de un dentista local y que no pertenecía a ningún grupo político y era lo que se podría considerar una activista independiente, muere a consecuencia de un impacto de bala en la frente y otros que le impactaron en el cuerpo disparados por los asesinos de la CNU.

Algunos estudiantes de la asamblea que lograron huir se acercaron corriendo a un patrullero de la policía estacionado en la esquina de la facultad y les informaron de lo que estaba ocurriendo. Los policías dijeron que nada podían hacer y no se movieron del lugar ni comunicaron las “novedades” a nadie.

Esta acción parecía atípica para la época ya que la mayoría de los presentes en la asamblea universitaria eran militantes de izquierda o independientes. La explicación del ataque, sin embargo, residía en que en Mar del Plata, la derecha fascista y el vandorismo habían establecido una alianza – mas fuerte que en otros sitios de la provincia – para luchar por su hegemonía en la lucha por el control del Partido Justicialista, abierta en el llamado “proceso de normalización” a principios de 1971 cuando Héctor Campora fuera declarado delegado personal de Juan Perón. (Ver Entre elecciones, “infiltrados” y violencia. El caso del justicialismo marplatense).

Ivanisevich colaboraba con el ala derecha del peronismo, particularmente la CNU, que había sido desplazada a partir del Cordobazo en los claustros universitarios por la JUP (organización estudiantil orientada por Montoneros), el PST y otras organizaciones de izquierda o independientes.

Volvamos un poco al futuro: Ulloa, Cincotta, Catuogno, Piantoni, Gómez, Corres y otros miembros de este grupo de asesinos de 1971 fueron denunciados en distintas audiencias del llamado Juicio por la Verdad, Mar del Plata del 2001, Informe de la Secretaría de DDHH de A.D.U.M. y la Comisión del Juicio por la Verdad de Mar del Plata, algunos de cuyos testimonios reproducimos como anexo a este artículo , como integrantes primero de la Triple A y luego de los Grupos de Tareas que, en Mar del Plata, fueron organizados durante la dictadura militar y en juicios contra represores del Proceso que se llevaron a cabo en España.

Entre los crímenes en los que estuvieron envueltos entre 1974 y 1976 durante estos mismos individuos, operando como la Triple A figuran los tres intentos de asesinato contra el por entonces dirigente obrero y del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), hoy director de Izquierda. Info, Carlos Petroni, en 1974, la voladura de varios locales de organizaciones políticas como el PST y la Juventud Peronista, así como asesinatos y asaltos a otros dirigentes políticos de izquierda.

Carlos Petroni había sido uno de los principales dirigentes e iniciador de la Comisión de Repudio y Justicia que se formo inmediatamente después del asesinato de Silvia Filler y que dirigió las movilizaciones para que se hiciera justicia. La Triple A (y la CNU) nunca olvidaron y cuando Petroni se hallaba dirigiendo como asesor una huelga de los trabajadores del Supermercados “La Estrella Argentina” en 1974, la Triple A intento asesinarlo tres veces, resultando herido gravemente en uno de esos intentos, no sin que el dirigente reconociera a sus atacantes contra quienes se resistio.

En un intento anterior, la Triple A ametrallo a un grupo de trabajadores que se encontraban con Petroni, hiriendo a Ricardo Moyano, hermano del ya fallecido dirigente de los trabajadores de “La Estrella Argentina” y cuadro sindical del PST, Mario Moyano (sin relación con el actual Secretario General de la CGT). Tiempo después, la Triple A y el Proceso se ensañarían con los trabajadores de esa huelga, asesinando algunos otros trabajadores, como Melita Martín, también del PST.

Ya durante el Proceso, y actuando como Grupo de Tareas de los militares, fueron responsables entre otros asesinatos del de varios prominentes abogados locales, entre ellos Norberto Centeno (abogado peronista y defensor de presos politicos que fuera uno de los autores de la Ley de Contrato de Trabajo) y Jorge Candeloro (que militaba en el PCR) en lo que se dio en llamar “La Noche de las Corbatas” y el secuestro del dirigente del gremio de periodistas local, Amilcar González. (Ver Actas Juicio por la Verdad, Mar del Plata del 2001, Informe de la Secretaría de DDHH de A.D.U.M. y la Comisión del Juicio por la Verdad de Mar del Plata)

Es de destacar, como demuestra la investigación de los periodistas Esteban Pablo Soroeta y Juan Marco García, en su trabajo “ Los Chicos de la CNU: Un secreto a voces que desnuda la trama represiva del poder local” los abogados que intervinieron en la representación de Silvia Filler y los heridos de 1971, Jorge Candeloro y otros (La noche de las corbatas), así como los principales testigos, incluyendo Marcos Chueque, fueron asesinados por la Triple A y los Grupos de Tarea del Proceso.

Retrotraigamos la historia nuevamente a 1971. El asesinato de Silvia Filler, que la mala suerte para la derecha quiso que fuera la hermana de un miembro de la CNU y que todos los atacantes, por ser conocidos, fueran reconocidos, provoco una gigantesca movilización obrera, estudiantil y popular de repudio.

Se conformó una Comisión de Repudio y Justicia a la que adhirieron sectores populares, algunos sindicatos combativos y una coordinadora estudiantil. Hubo marchas portentosas que obligaron a la detención de una docena de los culpables del asesinato y su posterior enjuiciamiento.

Entre enero y junio de 1972 se realizaron seis marchas masivas y centenares de actividades. En una de las primeras manifestaciones, los locales comerciales de algunos de los culpables fueron incendiados. Finalmente, el 13 de junio, un grupo de delegados combativos de la CGT regional, apoyados por una manifestación de más de 5.000 personas, obligaron a la entidad gremial a plegarse a un paro activo para el 14 de junio que ya había sido declarado por el movimiento estudiantil y algunos sindicatos.

Nelson Rizzo y otros dirigentes, así como los de la Juventud Peronista de derecha y el propio Partido Justicialista, respondiendo a la presión unánime de la población habían condenado el crimen. El presidente militar, General Alejandro Lanusse había hablado públicamente negando toda relación del gobierno con el crimen y el propio Lorenzo Miguel había declarado públicamente que Juan Carlos Gómez no tenía relación con su sindicato.

El 14 de junio, tres gigantescas columnas que partieron del puerto de ciudad, de la facultad de Humanidades y del centro de la ciudad convergieron pese al envío de tropas por parte del gobierno nacional.

Lo que siguió fueron 20 horas de enfrentamientos callejeros entre miles de militantes y el ejército con barricadas, bombas molotov y todo tipo de actos de resistencia. Los culpables del crimen fueron rápidamente condenados y enviados a la cárcel y todos los presos de anteriores movilizaciones puestos en libertad.

Esto es lo que se conoció nacional e internacional como “El Marplatazo”, la lucha de masas mas importante que se dió en toda la historia de Mar del Plata.

El movimiento creyó, con justa razón, en una victoria. Lo había sido. Pero contradictoriamente, el triunfo de Cámpora en las elecciones de 1973 y la amnistía decretada para todos los presos políticos por su gobierno el 25 de Mayo de 1973 liberó también – junto a los presos sociales y de la guerrilla – a los condenados de la CNU.

En octubre de 1973, la actividad creciente de la CNU y los primeros atentados de la Triple A se dejó sentir con fuerza en la ciudad. Los terroristas habían vuelto y no dejarían de actuar hasta el fin del Proceso, casi diez años mas tarde.

Esa escalada de violencia, que surgió a partir del gobierno de Perón cuando reemplazó a Cámpora se vería incrementada exponencialmente a partir de la muerte del caudillo y la asunción al poder de su mujer, Isabel. Esta, una vez en el poder, nombró a Ivanisevich como Ministro de Educación y el terror de la CNU, ahora convergiendo con reclutas de otros sectores de la derecha, se cobijaron como Triple A bajo su tutela, otra vez, y la de López Rega e Isabel.

En Mar del Plata, la Triple A fue responsable entre 1973 y 1976 de mas de 150 muertos, centenas de heridos, la voladura de una docena de locales de partidos y organizaciones de izquierda, la intervención armada de la universidad y la represión sin limites sobre el movimiento obrero.

Con el ascenso al poder de los militares, los miembros de la CNU simplemente comenzaron a trabajar como Grupo de Tareas de los militares continuando con lo que habían estado haciendo: secuestros y asesinatos. Salvo un pequeño sector de la CNU que declinó cooperar con los militares en un principio y fueron detenidos por un tiempo, aunque tratados, junto a otros derechistas detenidos del sindicalismo, como presos privilegiados.

Los mismos asesinos actuaron con distintos nombres, bajo los gobiernos de Lanusse, Campora, Perón, Isabel y la dictadura militar. Si la continuidad del terrorismo de derecha, luego convertido en terrorismo de estado se demuestra en muchos casos, este es uno de los más evidentes.

Que sobrevivieron y continuaron como si nada al sobrevenir la “democracia” lo prueba las posiciones de poder que muchos de ellos obtuvieron durante el Menemato y en el hecho que ellos y sus familias todavía ejercen un considerable poder político en Mar del Plata y cuenta, por lo menos con el silencio y la complicidad, de dirigentes sindicales como el titular de la CGT, Hugo Moyano.■


Notas

[1] Nelson Rizzo capitaneó la toma de radios y otros medios de difusión en 1973, dirigiendo grupos de choque de la CNU y el CdeO que incluyeron a Juan Carlos Gómez, uno de los asesinos de Silvia Filler. Nelson Rizzo también se desempeñó como diputado provincial por el peronismo. Nelson Rizzo es reemplazado en la CGT regional por Lucio Mansilla (UOCRA) quien, a su vez, fue asesinado por la FAP en 1975

[2] Hugo Moyano era miembro de la Comisión Directiva del gremio de camioneros de Mar del Plata en 1971 y accedió a la secretaria general del mismo en 1972. En 1974, junto a sectores de derecha del peronismo, incluidas la CNU, el CdeO y otros, fue impulsor de la creación de la Juventud Sindical Peronista (JSP), una fuerza de choque que respondía a López Rega y a la dirección de la CGT. Es probable que Moyano hay cubierto sus huellas cuidadosamente. Sin embargo, hay un detalle que merece mencionarse: en su biografía que aparece en la página de su sindicato, ha desaparecido toda mención de su actividad entre 1972 y 1981. Sería más que lógico que el juez Oyarbide se interesara por sus actividades en esos años, ya que podría sacar a luz información muy importante para la investigación de la Triple A en curso.


Vuelva a la sección Triple A: Toda la verdad, caiga quien caiga

Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· 1971: El asesinato de Silvia Filler, el crimen olvidado de la proto Triple A
· La Masacre de Ezeiza
· Entre elecciones, “infiltrados” y violencia. El caso del justicialismo marplatense
· Juicio por la Verdad, Mar del Plata del 2001, Informe de la Secretaría de DDHH de A.D.U.M. y la Comisión del Juicio por la Verdad de Mar del Plata, algunos de cuyos testimonios reproducimos como anexo a este artículo
· en juicios contra represores del Proceso que se llevaron a cabo en España
· “ Los Chicos de la CNU: Un secreto a voces que desnuda la trama represiva del poder local”
· Vuelva a la sección Triple A: Toda la verdad, caiga quien caiga
· Vuelva a la página principal
· Más Acerca de Nacionales Home Page


Noticia más leída sobre Nacionales Home Page:
Triple A: Toda la verdad, caiga quien caiga


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.97
votos: 46


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo