Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - Triple A: Toda la verdad, caiga quien caiga
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 63 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Nacionales Home PageTriple A: Toda la verdad, caiga quien caiga

Entre elecciones, “infiltrados” y violencia. El caso del justicialismo marplatense

Extracto

Particularmente evidente resultó este papel en el caso del peronismo marplatense, siendo el proceso de normalización del PJ, la elección de candidaturas y la campaña electoral una de las fuentes principales del conflicto armado durante este período en la ciudad.

Desde Noviembre de 1971, donde se proclamó a Héctor Cámpora como delegado de Perón se conformó en la ciudad una junta promotora de reorganización del PJ local, presidida por José Catuogno. La misma estuvo integrada en su mayoría por miembros del sindicalismo y de los sectores tradicionales asociados a la estructura del partido45. Esto, sumado a lo complejo de la reorganización del MNJ a escala nacional, marcada por una feroz oposición por parte del sindicalismo y los sectores de la derecha peronista, hizo del proceso de normalización del justicialismo local una verdadera arena para el conflicto, que implicó de cuatro intervenciones, tres intentos de elecciones internas y más de un herido.

La primera intervención partidaria será decretada luego de un profundo enfrentamiento en el marco del sindicalismo local, en donde se enfrentaron (quizás por única vez) Nelson Rizzo46 (secretario de la CGT local) y Marcelino Mansilla47 (UOCRA). El conflicto por la convocatoria a elecciones para renovar la cúpula de la CGT, que se dio a finales de 1971 (48) referencias al final de esta página), fue llevado a la interna partidaria no pudiendo ni siquiera el grupo sindical llegar a un acuerdo. En tal sentido, el Consejo Superior del justicialismo bonaerense nombró a José Cabral, antiguo candidato del peronismo en la ciudad, como interventor del PJ en enero de 1972. Con la vocación de constituir una lista única, Cabral fue el primero en proponer a Dionisio Pereyra como futuro líder del partido.

Las elecciones internas planeadas para el 7 de mayo, representaron en realidad a grandes rasgos las tendencias que se disputaran el partido a lo largo de todo el proceso de normalización. Por un lado la lista Rojo Punzó acaudillada por el escribano Ordoner Redi (49), vinculados a los grupos de la derecha peronista; la lista Lealtad dirigida por el Dr. Lucio D' Amico (50), la lista "D” comandada por Dr. Miguel Bordini, la lista "B" de Dionisio Pereyra y por último la lista "C" que llevaba como candidato al Dr. Ruben Sosa (51), respaldada tímidamente por algunos grupos de la izquierda peronista. (52)

A instancia del interventor, las distintas listas se reunieron el 3 de mayo en el local de la CGT marplatense con el objetivo de llegar a la conformación de una lista única. Sin embargo, a pesar de la voluntad conciliadora de los referentes partidarios, la reunión no llegó a buen término. En el marco de la reunión se produjo un ataque por parte de la JP que respondía a Antonio Daguzan (que apoyaba a Redi) al secretario del MJP, Aníbal Bonifatti (que apoyaba a Pereyra), obligaron a que Cabral renunciase como interventor y las elecciones fueran suspendidas.

Un proceso similar se volverá a producir durante la segunda intervención a cargo de Francisco Vistalli, (53) donde a pesar que los sectores derechistas se alinearon detrás de la candidatura de D'Amico, su accionar en contra de los miembros de las otras listas y la presencia de una nueva lista de corte "paladinista" que impugnó el proceso, obligaron a la renuncia de esta nueva intervención (54). También tenemos que tener en cuenta el profundo desarrollo que tuvo durante aquellos meses el accionar de los grupos de la izquierda peronista en contra de las fuerzas del gobierno militar. Finalmente hacia Agosto de 1972 se inició la tercera intervención.

La misma fue dirigida por Adolfo González Vázquez, estrechamente vinculados a los sectores tradicionales del peronismo marplatense y con ciertos lazos con los grupos de derecha. A pesar de la creciente actividad de las FAR y las FAP, en contra de la dirigencia sindical y de los profesionales vinculados a la derecha peronista, (55) esta intervención llegará a buen puerto en cuanto a la realización de las elecciones internas. Quedando únicamente como candidatos Ruben Sosa, Lucio D' Amico y Dionisio Pereyra, las elecciones se realizaron finalmente el 27 de octubre de 1972, dejando como secretario del PJ a Pereyra.

El panorama de las listas para la conducción del PJ había evolucionado, a pesar de los dos fallidos intentos electorales, de la siguiente forma:

Esquema de evolución de la listas internas en el proceso de normalización del PJ en el Partido de General Pueyrredón:

Mientras que Pereyra cosechó su base en el respaldo que le brindaron los gremios y ciertas agrupaciones juveniles, D' Amico concitó el apoyo de los sectores de la derecha peronista y una importante cantidad de Unidades Básicas del peronismo tradicional; y por último Rubén Sosa realizó una muy pobre elección, a pesar de contar con cierto respaldo del peronismo de izquierda. En tal sentido debemos destacar, de acuerdo a lo que manifiestan nuestros entrevistados, que mientras ciertos sectores del peronismo de izquierda estaban cercanos a Ruben Sosa, los mismos no habrían apostado de lleno a la lucha interna de la estructura del PJ. (56)

Finalmente las elecciones para determinar la conducción del PJ a nivel local arrojaron el siguiente resultado:

Resultados de las elecciones internas del Partido Justicialista de General Pueyrredón.

Lo que realmente sorprende de los resultados electorales es el bajo nivel de participación de la masa total de los afiliados. Así como el estrecho margén (sólo seis votos) entre Dionisio Pereyra y Lucio D’Amico. No obstante a mediados del mes de septiembre, Pereyra comenzó a congregar los primeros apoyos en torno a su candidatura.

El último tramo del gobierno militar igualmente no garantizó el desarrollo de la vida política del PJ local. En medio del creciente enfrentamiento entre los "pesados" de la CGT(Lorenzo Miguel, José Ignacio Rucci y Herminio Iglesias), apoyados por los grupos de la derecha peronista, contra lo que ya vislumbraba como el "Camporismo". El problema local se hizo patente cuando los miembros de las 62 organizaciones así como las tendencias acaudilladas por Ordoner Redi, decidieron retirar su apoyo a la postulación de Dionisio Pereyra como candidato a intendente en diciembre del 72. Por otro lado, estos mismos sectores, se pronunciaron a favor de la candidatura de Manuel de Anchorena y Luis Guerrero proclamada en el Congreso de Avellaneda (57).

En tal sentido en Mar del Plata las 62 organizaciones vacilaron, gracias a la situación provincial y al respaldo brindado por el interventor Adolfo González Vázquez, en apoyar a Dionisio Pereyra. A pesar de ello el rápido accionar de la intervención provincial determinó que había llegado la hora de finalizar con las intervenciones apoyadas en la estructura sindical, y procedió a designar el 28 de diciembre a Julio Troxler (58) como interventor del PJ marplatense. Con un mítico pasado que lo relacionaba con los tiempos de la resistencia, Troxler, fue el espaldarazo inesperado a la izquierda peronista en la ciudad, dado que el nuevo interventor había tenido un estrecho vinculo, desde su fundación, con las Fuerzas Armadas Peronistas.

La nueva intervención, combatida fuertemente por los sectores del sindicalismo, logró a pesar del pobre resultado en las elecciones internas integrar miembros de la lista "C" y referentes políticos cercanos a la izquierda peronista dentro de las candidaturas municipales (59). Lo cual no evitó que los sectores que respondían a Dionisio Pereyra fueran los hegemónicos en las candidaturas, y que Nelson Rizzo accediera al puesto de diputado provincial. Aún así, y mediando un fuerte tiroteo en el marco de un acto de campaña (60), sólo recién el 8 de marzo las 62 organizaciones hicieron público su apoyo a Pereyra.

Cabe así mismo analizar la presencia de la violencia dentro del proceso de normalización local del PJ. La cual se percibe desde la instancia de conformación de las listas internas, hasta los momentos de la campaña electoral. Pero para ello cremos conveniente partir del siguiente cuadro:

Los hechos armados en Mar del Plata, según esferas del enfrentamiento.

De los 13 hechos de violencia que registramos en la ciudad de Mar del Plata en la esfera de las organizaciones políticas en 1972, 10 de ellos estan relacionados directamente con la normalización y la interna del PJ. Mientras que 2 de los 7 hechos que registramos en la esfera sindical, en ese mismo año, tienen vinculación con dicho proceso. En 1973 de los 21 hechos de violencia que registramos en la esfera de las organizaciones políticas, 17 se refieren al enfrentamiento interno del peronismo. De estos últimos 8 estuvieron relacionados con el Congreso de Avellaneda y la campaña electoral del FreJuLi. En tal sentido no cabe duda que, por lo menos en el ámbito marplatense, la normalización del PJ implicó mucho más que la reafirmación del liderazgo carismático de Perón, el cual supuestamente se vertebraba en el principio de la verticalidad.

Igualmente, a pesar de esta profuso accionar ( o precisamnete a raíz del mismo) el FreJuLi en el ámbito del Partido de Gral. Pueyrredón no pudo ganar las elecciones municipales. El 11 de marzo de 1973, y a pesar del abrumador triunfo del peronismo en gran parte del país y la provincia, el ejecutivo marplatense quedó en manos del Partido Socialista Democrático.

Jaque a la institucionalización.
Algunas reflexiones finales a manera de conclusión

En el presente trabajo pretendimos dar cuenta del proceso de normalización que debió encarar el justicialismo bonaerense desde finales de 1971 hasta las elecciones de marzo de 1973.

Si bien el papel del Partido Justicialista ha sido rescatado del olvido por una serie de trabajos recientes, dicha operación se ha circunscripto a dos período bien diferenciados: el denominado peronismo clásico y el período abierto con la restauración democrática en 1983. En el medio pareciera que sólo quedó el vacío de la proscripción o el de la lucha armada.

En nuestra opinión, dicho olvido no puede seguir siendo ignorado. La experiencia peronista de los primeros años de la década de 1970, tuvo implicancia mucho mayores que ser sólo el preludio de la tragedia golpista. Es en ese peronismo en donde se encuentra la etapa formativa de los referentes políticos del peronismo posterior. Más allá del papel que el peronismo clásico sigue jugando en la conformación de la identidad peronista, lo cierto es que la socialización política y ciertos modos de intervención de los referentes actuales del justicialismo se pueden rastrear en la década mencionada.

Ahora bien, más allá de la anterior apreciasión, queda pendiente una cuestión ¿Qué conclusiones podemos elaborar a partir del presente trabajo?.

En primer lugar, a diferencia de lo que sostiene algunos autores, creemos que la normalización del PJ no sólo fue, en palabras de Juan Alberto Bozza (61), un proceso de disciplinamiento de la llamada burocracia sindical. El mismo en realidad puede ser concebido de esa forma sólo viendo una parte de todo el fenómeno. El proceso en sí estuvo más marcado por la rebelión de los sectores sindicales, que por su sumisión, la cual sólo se lograría efectivamente a pocos meses de la elección general. Por otro lado los acontecimientos demuestran que la diversidad de intereses de los sectores en conflicto, ya no podía ser conciliada únicamente con la voluntad del líder. La imposibilidad de conformar las listas en veintidós municipios de la provincia es un claro ejemplo de ello.

En segundo término, creemos haber evidenciado que, a pesar de la preeminencia de las prácticas políticas (especialmente orientadas a la violencia e impregnadas de verticalismo), el justicialismo pretendió institucionalizar una serie de normas y procedimientos ( legados de tiempos pretéritos) que regulasen la resolución de los conflictos internos del partido. La figura de los delegados, así como su contraparte en los interventores, nos habla a las claras de esta tendencia.

En relación con esto último, en tercer lugar creemos que la violencia política desplegada durante el proceso normalizador por los distintos actores demuestra hasta qué punto este modo de intervención estaba generalizado en la cultura política del período. Violencia política que sin duda constituye la antesala del conflicto entre la izquierda y la derecha peronista. Cuyas primeras manifestaciones se encuentra en la coyuntura de la normalización justicialista y no en las primeras semanas de la presidencia de Héctor J. Cámpora.

En cuarto término, especialmente a través del caso estudiado, nos atrevemos a sostener que el espacio de la política municipal tenía una improtancia relativa dentro del esquema peronista. A su vez la importancia dada a la inserción territorial de los candidatos, expresada en la cantidad de Unidades Básicas que les ofrecían su respaldo, representaba una suerte de capital político a disputar entre los mismos. Por otro lado, sin entrar en un análisis sobre la cuestión, esto nos evidencia los grados y niveles de articulación que el PJ tenía con la sociedad civil.

En el presente trabajo no ha buscado elaborar, ni reafirmar, concepciones teóricas sobre el accionar de movimientos como el peronismo. En tal sentido, lo que antecede a estas conclusiones, no es más ni menos que los primeros pasos en una investigación que se pretende mayor y más exhaustiva. Si el lector, como quien escribe, ha sido víctima de más interrogantes que respuestas, gran parte de la motivación original de este trabajo esta cumplida.■


Referencias

48 - Para ver el enfrentamiento entre Rizzo y Mansilla por la interna de la CGT local, véase La Capital 1/9/71.

49 - Ordoner Redi se había integrado al peronismo, proveniente de la Alianza Libertadora Nacionalista, en 1946. A comienzos de 1971 organizó la Agrupación “Rojo Punzó”, la cual se incorporó al Movimiento Federal acaudillado por Manuel de Anchorena. En realidad “Rojo Punzó” fue la manifestación política de los sectores, principalmente profesionales y agrupaciones tradicionalistas de la zona, que Redi coordinaba desde los principios de la década del sesenta. De hecho la base fundamental de este grupo fue la llamada "Federación de entidades Peronistas" y la "Confederación General de Profesionales" que se habían constituido a finales de la década anterior. A finales de 1973 Ordoner Redi propiciará la incorporación de los miembros de la CNU a la estructura del PJ local.

50 - Lucio D’Amico, había propiciado la formación de la Agrupación Celesta y Blanca – Lealtad, artículando alrededor de 15 Unidades Básicas. En la declaración fundacional de esta agrupación se sostenía: “Pertenece al peronismo disciplinado, y fiel al principio de verticalidad, acata a las autoridades del movimiento designadas por el general Perón, única fuente de legitimidad del poder, y en razón de esa verticalidad, reclama para Perón la facultad de decisión partidaria en todo momento y se proclama enemiga irreconciliable de los enemigos enquistados en el movimiento; y además, no coincide con quienes dentro del propio movimiento agitan banderas ajenas al sentir nacional y hacen otros nombres que no son precisamente los de Perón y Evita y que en definitiva sirven únicamente para dividir. Se inspira en los principios cristianos y de la nacionalidad, como así también en la línea nacional y popular trazada por los caudillos federales, como instrumento orientador y aglutinamiento de las fuerzas de la lealtad en la organización partidaria dispuesta por el conductor, y se compromete a luchar con actitudes positivas por el irrenunciable objetivo de su retorno no condicionado". La Capital 31/8/71.

51 - El Dr. Rubén Sosa era un abogado estrechamente vínculado a los grupos de la izquierda peronista y particularmente a los sectores duros de la resistencia. El mismo estuvo relacionado- con José Hernández Arregui y con los sectores de la CGTA que finalmente confluyeron en el Peronismo de Base.

52 - La Capital 19/4/72

53 - El Dr. Francisco Vistalli fue un referente histórico del peronismo en el interior de la provincia de Buenos Aires. El mismo inició su actividad política en la década del cuarenta en Daireaux (Caseros). Actuó durante los tiempos de la resistencia y participó en la constitución de la Unión Popular en 1964. Durante la gestión de Héctor Sáinz fue nombrado “coordinador de afiliaciones” de la V sección electoral. Posteriormente, en los años 89’, se integró a los sectores renovadores en la interna del justicialismo

54 - Véase el artículo, "Ganza con Paladino en contra de Vistalli", El Atlántico 5/6/72.

55 - En la última semana de octubre de 1972 las FAR colocaron explosivos en el domicilio de Marcelino Mansilla, mientras que las FAP atentaron contra el Dr. Carlos Menéndez, Dr. Maragota y el Dr. García Laval, todos ellos vinculados a la intervención del PJ. Por supuesto la respuesta no se hizo esperar y los grupos sindicales dirigidos por Nelson Rizzo atacaron a dos militantes del Movimiento de Bases Peronista (PB) y balearon la sede de la UTA . Dirigido por Gerardo Ferrari, este sindicato mantenía fluídos contactos con los grupos que apoyaban al Dr. Sosa

56 - Uno de nuestros entrevistados, militante del MBP sostenía: "El problema que teníamos con Sosa era que mientras el grupo de él quería meterse en las elecciones, nosotros ya estabamos pensando en la "alternativa independiente" y creímos poco y nada en el Viejo. Además el lío fue que un montón de gente nuestra no podía votar por el hecho de que nunca se habían afiliado al PJ, aunque siempre habían sido peronistas". Entrevista a "Negro" (MBP), op. cit.

57 - Para consultar las adhesiones locales al Congreso de Avellaneda, véase La Capital 20/12/72.

58 - Julio Troxler fue un líder histórico de la resistencia. Partícipe de la revolución de junio de junio de 1956, Troxler tuvo una activa participación en los comandos de la resistencia en la Provincia de Buenos Aires y en la conformación de la CGTA. Vínculado con los primeros grupos de la Fuerzas Armadas Peronistas. Más tarde designado por Bidegain como Subjefe de la Policía Provincial; finalmente será asesinado por la Triple A , a fines de 1974.

59 - En tal sentido caben destacar las incorporaciones de Jorge Lópe y jorge Tribó (miembros de la JP candidatos a consejales) José María Cartas, Gerardo Ferrari y Armando Cabo (referentes cercanos a la izquierda peronista), y especialmente al Dr. Carlos Elizagaray (candidato a senador provincial).

60 - El 17 de f ebrero en un acto de campaña y apertura de un local del FreJuLi, la ALN atacó a los grupos de la JP regionales, resultando siete militantes heridos. Véase Anexo.

61 - Véase, BOZZA, JUAN ALBERTO, “Las artes del asedio y de la negociación. Perón y el lanzamiento del Frente Cívico de Liberación Nacional”, en Pucciarelli, Alfredo (editor), La primacía de la política…, op.cit. pp. 117 – 166.


Vuelva a la sección Triple A: Toda la verdad, caiga quien caiga

Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· Entre elecciones, “infiltrados” y violencia. El caso del justicialismo marplatense
· Vuelva a la sección Triple A: Toda la verdad, caiga quien caiga
· Vuelva a la página principal
· Más Acerca de Nacionales Home Page


Noticia más leída sobre Nacionales Home Page:
Triple A: Toda la verdad, caiga quien caiga


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.8
votos: 5


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo