Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - La derecha peronista marplatense
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 63 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Nacionales Home PageLa derecha peronista marplatense

Los Mazorqueros del Peronismo
PorJuan Ladeuix


A la luz de los acontecimientos de los últimos días ha resonado nuevamente un tema escabroso de nuestra historia reciente - uno más-, la participación de civiles y los grupos paramilitares de la ultraderecha peronista en la represión y el terrorismo de Estado. Hoy les queremos dejar unos extractos de una análisis que realizamos hace algún tiempo sobre esos "muchachos", para ir pensando en ellos.
uturuncoladeuix.blogspot.com

La Mazorca de Perón: la experiencia y el desarrollo del peronismo de derecha marplatense.

"Vamos a luchar contra esos que se dicen Montoneros y fueron los primeros que traicionaron a Perón. Queremos una Patria Peronista, a la socialista que se la guarden".
MARIO CÁMARA.[1]

¿Quienes fueron estos últimos "soldados del general", que pretendían desterrar a la otrora "juventud maravillosa"? ¿Qué fue ese tenebroso fenómeno del peronismo de derecha? Si una falencia seria tiene el estudio de la década del setenta, es justamente esta. Vistas en su mayoría como armados desplegados por los servicios de inteligencia, las organizaciones del peronismo de derecha han sido ignoradas sistemáticamente en los estudios sobre la lucha armada. De hecho la recurrente homologación de todas estas organizaciones con la Triple A de López Rega ha dejado un vacío historiográfico sobre el tema[2]. En nuestra opinión el estudio sobre esta tendencia en el contexto marplatense, a pesar de la evidente relación existente entre estas organizaciones y el aparato represivo del Estado, demostraría que este fenómeno fue algo mucho más complejo que el resultado de una maquiavélica operación de inteligencia.

Cabe, en tal sentido, aclarar primeramente como definimos nosotros al peronismo de derecha y seguidamente cual es el rol que el mismo desarrolló en el contexto más amplio de la guerra civil argentina.

Cuando nos referimos al peronismo de derecha, damos cuenta del conglomerado de agrupaciones y tendencias que, ya sea teniendo su origen en el propio movimiento peronista o fuera de él, construyeron a partir de su experiencia social una concepción de la ideología peronista rescatando, alimentando y potenciando los rasgos más autoritarios de la misma. Como entendemos que el peronismo en tanto movimiento político y social, pretendía desde siempre salvaguardar las estructuras del capitalismo argentino nuestra definición del peronismo de derecha tiene su base fundamental en dos aspectos. Por un lado en los valores culturales que esgrimen las distintas agrupaciones los cuales se fundan en una concepción del peronismo ya sea como continuador del legado Rosista, como versión vernácula del Fascismo o como manifestación del nacionalismo sindicalista de corte falangista. Por otro lado, en la experiencia social de los sujetos que dieron vida a estas organizaciones, a saber, los miembros provenientes de sectores francamente conservadores de la burguesía, mayoritariamente estudiantes y profesionales; y aquellos provenientes de fracciones de la clase trabajadora vinculados principalmente a las estructuras de la burocracia sindical.

El papel que estos grupos jugaron a lo largo del conflicto armado en la Argentina de la década del setenta, será determinante a partir de 1974. Si bien su existencia se remonta a los finales de la década anterior, el peronismo de derecha desplegaba por aquellos años el uso de la violencia específicamente en los combates internos del movimiento justicialista. Con la presidencia de Cámpora, cuando la lucha interna del peronismo comenzó a sintetizar el conflicto social general, el accionar de estos grupos comenzó a evidenciarse cada vez más violento, para finalmente desatar todo su potencial a partir de la llegada de Perón a la Presidencia. Ya no sólo con el objetivo tradicional de la izquierda peronista, los grupos de la derecha peronista se constituirán en uno de los agentes principales utilizados por el régimen en la ofensiva sobre los componentes de la fuerza social revolucionaria; convirtiéndose de hecho en una de las fuentes de reclutamiento de las organizaciones paramilitares y adquiriendo un papel central a la hora de desplazar de la estructura estatal y partidaria a los sectores vinculados con la izquierda peronista.[3]

La ciudad de Mar del Plata presentó, en relación con lo antedicho, un desarrollo del peronismo de derecha eficazmente articulado, destacándose ante todo su temprana vertebración, incluso durante aquellos períodos cuando desde Madrid el respaldo se dirigía principalmente a las "formaciones especiales". A pesar de ello fueron precisamente las tendencias derechistas del peronismo local las que desataron la violencia política dentro del movimiento, teniendo por su parte una responsabilidad mayor en los inicios de la violencia política en Mar del Plata, a través del asesinato de Silvia Filler, estudiante de arquitectura, el 6 de diciembre de 1971.

Como planteamos anteriormente, estos grupos se nutrieron principalmente de dos sectores sociales: estudiantes y profesionales de sectores conservadores de la pequeña burguesía, u obreros cercanos a las tendencias burocráticas del sindicalismo. Mientras que la Concentración Nacionalista Universitaria (CNU), la Juventud Peronista Comando de Organización (CdO), la Alianza Libertadora Nacionalista (ALN), el Sindicato de Abogados Peronistas (SAP) y la Agrupación "Rojo Punzó"- Movimiento de la Juventud Federal pertenecieron al primer tipo; la Juventud Peronista de Mar del Plata (JP - MdP), la Juventud Sindical Peronista y el Comando Revolucionario de la Juventud Obrera Peronista (CR – JOP)[4] se edificaron desde el ámbito sindical.

De todas estas organizaciones la Concentración Nacionalista Universitaria, fue indudablemente la más importante en la ciudad; no desde su peso en el movimiento de masas, sino principalmente dado su profuso accionar en marcha al ejercicio de la violencia. La CNU se formó durante los primeros meses de 1970, en la ciudad de La Plata, por iniciativa de un grupo de estudiantes universitarios nucleados en torno de la figura de Carlos Disandro; profesor de la UBA y de la Universidad Nacional de La Plata cesanteado en 1955, quien había establecido una relación directa con Perón desde 1966. Este antiguo nacionalista, en cuyos escritos se mezclan nociones provenientes del revisionismo histórico con elementos del humanismo católico e incansables referencias a la filosofía clásica[5]; había tenido una activa militancia durante el gobierno de Frondizi en el conflicto por la enseñanza laica o libre. Desde 1967 sus seguidores articularon una empresa cultural a través de la Editorial Montonera, la cual debió cambiar de nombre luego del asesinato de Aramburu. Finalmente Disandro y su entorno decidieron fundar la CNU, la cual quedaría bajo la jefatura de Patricio Fernández Rivero, a través de la cual operaron en el ámbito universitario combatiendo el reformismo y reivindicando la ley peronista 13. 031 de 1947. Por otro lado la CNU, desde su fundación, estableció profundos lazos con la CGT de Rucci.[6] El lanzamiento oficial de la CNU marplatense se realizó, a finales de 1970, con una serie de conferencias pronunciadas por Carlos Disandro que versaban sobre la situación mundial y la "sinarquía"[7]. A pesar de que una gran parte de sus referentes locales provenían del grupo local de Tacuara, especialmente del núcleo de estudiantes del prestigioso colegio "Peralta Ramos", que habían comenzado su militancia durante la década del sesenta, aparentemente los miembros de este grupo habrían entrado en contacto con los discípulos de Disandro en el ámbito de la carrera de Derecho de la Universidad de la Plata.[8]

A diferencia de otros de los grupos del peronismo de derecha, la CNU pretendió ampliar sus bases de legitimidad articulando la Concentración Nacionalista de Estudiantes Secundarios (CNES) y la Concentración de Juventudes Peronistas (CJP). No obstante ambas organizaciones, especialmente la CJP, terminaron siendo meros "sellos de goma", no pudiendo generar ningún tipo de trabajo de masas importante. Lo cierto es que su empeño puesto en la violencia, le otorgó al CNU, un aura de creciente organización que no se correspondía directamente con el número de sus militantes.

La jefatura de este grupo en la ciudad de Mar del Plata, sigue siendo hasta el día de hoy fuente de importantes controversias. Mientras que un gran número de ex – militantes de las organizaciones de la izquierda peronista sindican al Dr. Gustavo Demarchi como el conductor de la CNU[9], lo cierto es que no encontramos ningún documento en donde se indique tal situación. No obstante Demarchi sí tenía, según los documentos, fluido contactos con el CNU e incluso oficiando como abogado de alguno de sus miembros. De hecho Demarchi, como secretario general del Sindicato de Abogados Peronistas, irá progresivamente ocupando un mayor lugar de relevancia dentro de las tendencias derechistas del peronismo, oficiando como articulador entre los grupos netamente políticos y los sectores del sindicalismo, principalmente al ejercer la representación legal de las 62' organizaciones y de la CGT, desde mediados de 1974.

Volviendo al tema de la dirección de la CNU, cabe finalmente destacar que la misma recayó en un núcleo duro, estrechamente vinculado desde su militancia en Tacuara, de los cuales fueron referentes Dr. Raúl Viglizzo (quien desempeñaba la función de secretario gral. de la CNU), Oscar Parra, Mario Durquet, Juan Carlos Gómez y el Dr. Ernesto Piantoni[10]. A pesar de ello, el grupo de la CNU, incluyó cerca de 20 personas, que abarcaba en su mayoría estudiantes de carreras universitarias y profesionales. Precisamente fue la CNU la que desató las tensiones presentes en la sociedad civil marplatense, cuando, con la intención de "romper" una asamblea de estudiantes de la facultad de Arquitectura de la Universidad Provincial, asesinaron a la estudiante Silvia Filler. De hecho la participación de este grupo en la escalada de violencia en la ciudad fue por demás relevante. Como veremos posteriormente la organización del peronismo de derecha con un mayor grado de iniciativa en el conflicto, y que por otro lado tuvo un alto grado de efectividad, fue precisamente la Concentración Nacionalista Universitaria. Ahora bien, cabe preguntarnos cuál era la estructura de valores culturales que los miembros de la CNU esgrimieron en sus definiciones políticas. No cabe duda que, si bien el CNU comparte con todas las organizaciones del peronismo de derecha ciertos lugares comunes en cuanto a sus dispositivos ideológicos, esta organización construyó ciertos elementos que le fueron estrictamente propios. Más allá de las recurrentes reminiscencias a concepciones como las del "infiltrado", la línea "Rosas – Perón", y la "tercera posición" expresada en el lema "ni yanqui ni marxistas"; las cuales fueron compartidas por todas las organizaciones de este sector. Lo cierto es que la CNU evidenciaba a través de sus accionar una apuesta a la violencia que incluso se reflejaba en sus propios escritos y documentos.

Mientras que los grupos del peronismo de izquierda produjeron complejos documentos para explicar el por qué de sus acciones, la CNU manejaba un lenguaje meramente revanchista en el cual se apelaba al "coraje" del pueblo argentino para combatir a los "infiltrados". Por ejemplo, luego del asesinato de Marcelino Mansilla, en un comunicado de esta organización se sostiene: "Ingenuo es que traten los cipayitos de izquierda, aliados a la sinarquía internacional, de engañar al pueblo que han fusilado con posturas fácilmente tremendistas y retóricas, a través de costosisimas solicitadas, pseudoclandestinas conferencias de prensa, etc. El pueblo ya los juzgó y condenó el 20 de junio en Ezeiza, enfrentando las balas asesinas con sus pechos, cuando se lanzó sobre los francotiradores con piedras y palos para defender al líder que le querían arrebatar"[11].

Como vemos en el párrafo anterior, la CNU, más allá de la tergiversación de los hechos de Ezeiza, esgrime dos elementos que caracterizaron su discurso ideológico, incluso dentro de la derecha peronista. Por un lado el menosprecio constante del otro, incluso como enemigo. La izquierda peronista no constituye, en el dispositivo de la CNU, un enemigo en igualdad de condiciones, son "cipayitos de izquierda" (el uso del diminutivo es relevante) aliados de la "sinarquía internacional". Precisamente esta noción de la "sinarquía internacional" fue el otro elemento propio del sentir de los miembros de esta organización. El término "sinarquía", tal cual como lo había teorizado Carlos Disandro, hacía referencia a una supuesta coordinación entre las grandes potencias mundiales, especialmente entre la URSS y los EE.UU, para garantizar el dominio mundial. En tal sentido, la utilización de este término por el CNU marplatense, fue un recurso habitual que se incluía en la totalidad de sus comunicados[12]. No obstante la mayor parte de producción de documentos y comunicados por parte de la CNU se registró principalmente luego del desplazamiento del Dr. Cámpora del gobierno. Podemos dar cuenta de esta concepción con dos datos de la experiencia de la CNU, que nos parecen relativamente interesantes. El primero referido al uso de la violencia que, más allá de los primeros enfrentamientos con los sectores de la izquierda peronista, se concentró en los ataques dirigidos contra grupo políticos marxistas en nombre de la lucha contra la "sinarquía", desde el PCA hasta, muy especialmente el PST. El partido trotskista fue durante todo el período el blanco predilecto del CNU.

Por otro lado, el trabajo político y la identidad cultural parecieran haber generado un tipo de concepción política que no es comprensible si nos aferramos a la imagen conspirativa en torno a la derecha peronista. Un gran número de nuestros entrevistados, entre los cuales se encuentran familiares de los miembros del CNU, coinciden en señalar que esta organización entró en crisis en las vísperas del golpe militar de 1976, produciendo una profunda fractura entre quienes habrían aceptado el integrarse a la estructura del régimen militar sumándose a los distintos "grupos de tareas" (acaudillados por Salvador Ullúa[13]), y quienes decidieron alejarse del país, especialmente, por su adhesión al gobierno y a la persona de López Rega. Si bien no hemos podido confirmar fehacientemente la existencia de tal fractura, las versiones de la misma parecieran tener un cierto grado de verosimilitud. [14]

A pesar de haberse incorporado al dispositivo del Movimiento Nacional Justicialista desde su fundación, el CNU resulta siendo un advenedizo dentro de la estructura del peronismo local, especialmente teniendo que cargar con el asesinato de Silvia Filler como carta de presentación. Sólo a partir de 1974 esta organización comenzó a tener el respaldo expreso del PJ local, a pesar de contar con fluidos contactos entre los miembros de las 62' Organizaciones ya desde 1971.

Un verdadero ejemplo de relación con el peronismo lo constituye realmente la Agrupación "Rojo Punzó", dirigida por el escribano Ordoner Redi, adherida al Movimiento de la Juventud Federal (MJF). Este movimiento fue fundado alrededor por 1969 por el estanciero nacionalista Manuel de Anchorena, quien reuniendo sucesivos desprendimientos del Movimiento Nacionalista Tacuara y de la Guardia Restauradora Nacionalista (GRN), se propuso hacer de los valores del revisionismo histórico un programa político práctico; sumándose al peronismo en 1970 luego de que el telúrico hacendado (que gustaba esgrimir como carta de presentación su ascendencia familiar que lo ligaba a Juan Manuel de Rosas) fuera recibido por Perón en Madrid.

Con escasa presencia nacional, el MJF tuvo su base principal en el interior de la Provincia de Buenos Aires, articulando con viejo caudillos locales del peronismo y jugando un papel de importancia durante todo el proceso normalizador del PJ bonaerense. De hecho cuando los sectores del peronismo provincial, alentados por Rucci y Herminio Iglesia, pretendan cuestionar las decisiones del Movimiento Nacional Justicialista con respecto a las candidaturas para 1973 declarándose en rebeldía durante el Congreso provincial en Avellaneda, será precisamente Manuel de Anchorena el propuesto como candidato a Gobernador.

Ordoner Redi siendo un antiguo nacionalista que se había integrado al peronismo durante le década del cincuenta, se plegó desde la formación de la Agrupación "Rojo Punzó" en el amanecer de 1971 al movimiento acaudillado por Anchorena. En realidad este agrupamiento fue la manifestación política de los sectores, principalmente profesionales y agrupaciones tradicionalistas de la zona, que Redi coordinaba desde los principios de la década del sesenta. De hecho la base fundamental de este grupo fue la llamada "Federación de entidades Peronistas" y la "Confederación General de Profesionales" que se habían constituido a finales de la década anterior.

Con un discurso fundado principalmente en el revisionismo histórico, que gustaba de comparar a Rosas con Perón y a los distintos actores del Movimiento Justicialista con los distintos grupos del federalismo, la agrupación "Rojo Punzó" jugó un papel principal en la normalización del PJ local. Ante los primeros intentos de realización de las elecciones internas Redi articuló la denominada lista "rojo punzó"[15], que no reunió más que las propias fuerzas de la agrupación, para posteriormente participar en un proceso de unificación de listas y apoyar la candidatura de Lucio D' Amico, abogado apoyado en un principio por la CGT, para la conducción partidaria.

Si bien el impacto de este agrupamiento no fue de gran envergadura dentro del movimiento, la consecuente actitud de los "federales" (como los denominaba el resto del peronismo) en la lucha interna partidaria los llevó a enfrentarse directamente con los sectores radicalizados del peronismo, especialmente con los miembros de la lista "C" encabezada por Ruben Sosa y respaldada por sectores de la izquierda peronista.

La suerte corrida por Manuel de Anchorena y su movimiento, principalmente al enfrentar las directivas del Consejo Superior Justicialista desconociendo la candidatura del Dr. Bidegain para la gobernación de la provincia, ubicó a la agrupación "Rojo Punzó" en un segundo plano dentro del justicialismo local. Sin embargo por medio de la Confederación de Profesionales Peronistas muchos de sus miembros, que comenzaron a oficiar como asesores de los grupos sindicales, estrecharon fluidos vínculos con la burocracia sindical, especialmente con los miembros de FOETRA y del SOMU.[16]

Sólo a partir del realineamiento interno, luego del acceso a la Presidencia por parte de Perón, Ordoner Redi y su grupo ocuparán un lugar de cierta relevancia dentro de la estructura local del PJ; convirtiéndose por otra parte el escribano nacionalista en el objeto recurrente de varios atentados realizados por los grupos de la izquierda peronista, los cuales atribuían a Redi una estrecha relación con el Gral. Osinde y los servicios de inteligencia. Por su parte la Juventud Peronista Comando de Organización (CdO), a diferencia de los ya mencionados grupos respondía a un armado con mayor historia dentro de las estructuras del peronismo. Fundada durante los primeros años de la década del sesenta a partir del trabajo de la JP en el Gran Buenos Aires y allegado a la dirigencia de la UOM, el CdO acaudillado por Alberto Brito Lima jugó un papel destacado durante el fallido operativo retorno, enfrentándose a Augusto Vandor y ejerciendo luego la custodia de Isabel Perón. Aunque su actitud frente a los grupos de la izquierda peronista de la década del setenta ubicará al CdO dentro de las tendencias derechistas del movimiento, su acerbo ideológico, tanto nacional como localmente, no lo alejaba demasiado de los sectores tradicionales del peronismo.

En la ciudad de Mar del Plata, el CdO será acaudillado por Mario Cámara y Marta Etchenique. Si bien el grupo marplatense no fue importante en términos numéricos su estrecha vinculación con ciertos sindicatos de la CGT, especialmente la exigua UOM de la ciudad, sumado a sus contactos nacionales le dieron un lugar de cierto protagonismo dentro del conglomerado de la derecha peronista, especialmente a mediados de 1974 con la fundación de la filial local de la Juventud Peronista de la República Argentina. En términos ideológicos el CdO marplatense, a pesar de su profunda coordinación con el CNU[17], no se encontraba tan vinculado a los valores del nacionalismo derechista como los grupos anteriores. De hecho el mismo no jugó papel alguno durante el proceso de normalización partidaria, adquiriendo relevancia únicamente a partir de la asunción de Héctor Cámpora, especialmente enfrentándose a los grupos del peronismo de izquierda en el período de las llamadas "tomas"[18]. Las argumentaciones ideológicas del CdO marplatense siempre partieron del mismo lugar, el combate al "infiltrado marxista" y la reafirmación de la contradicción entre la "Patria Peronista" y la "Patria Socialista"[19]. En tal sentido podríamos afirmar que el dispositivo ideológico del CdO encierra una versión derechista del peronismo tradicional, la cual se convirtió en hegemónica dentro del peronismo desde la llegada de Perón a la presidencia.[20]

Cabe mencionar finalmente, entre los grupos de la derecha peronista que no pertenecieron al ámbito sindical, la Alianza Libertadora Nacionalista. Aunque la misma fuera una organización de vieja data, local y nacionalmente, para el período que nos ocupa se encontraba fuertemente reducida, y si bien tuvo un cierto papel en el conflicto del peronismo, especialmente en el proceso de la conformación de las listas electorales, su peso dentro del conflicto general fue virtualmente mínimo. [21]

Ciertamente, más allá de la CNU, los grupos más activos del peronismo de derecha fueron aquellos provenientes de los sectores sindicales. Mayoritariamente entre los sectores de la CGT que respondían a la conducción de Nelson Rizzo, vandorista que fuera Secretario General de la delegación local de la central sindical hasta mediados de 1972.

Relacionado fuertemente con Nelson Rizzo, Antonio Daguzán será el referente de la Juventud Peronista de Mar del Plata, de estricto alcance local y formada como apéndice de la junta coordinadora del PJ que se había formado a finales de 1970. Ciertamente concebida como formación de apoyo por los sectores sindicales, la JP de Antonio Daguzán tuvo un papel de relevancia en el proceso de normalización partidaria, constituyéndose en el brazo operativo de los sectores locales del peronismo opuesto a la conducción nacional del Consejo Nacional Justicialista. A diferencia de los grupos anteriores los objetivos predilectos de este sector fueron los grupos del peronismo tradicional, a los cuales atacó con vehemencia en el marco de la interna partidaria. Montados, como el CdO, en un dispositivo cultural que justifica su accionar como la lucha contra los "infiltrados", los miembros de esta organización, en su mayoría militantes de las 62 Organizaciones, tuvieron un profuso accionar durante todo el año 72'.[22]

A pesar de actuar a lo largo de todo el proceso de normalización partidaria del PJ, incluso enfrentándose con el interventor Julio Troxler, referente de la izquierda peronista designado por el Consejo Superior, esta agrupación pasará a un segundo plano durante 1973. De hecho la JP de Antonio Daguzán[23], como la referenciaba la prensa local, desaparecerá como organización al integrarse sus militantes a la estructura del PJ y especialmente a la Juventud Sindical Peronista.

Nacida como parte de una política nacional desplegada por las 62' organizaciones, la Juventud Sindical Peronista marplatense se fundó en abril de 1973, frente a la convocatoria formulada desde la UTGRA, la UOC y la UOM, convirtiéndose en sus coordinadores José Miguel Landi del gremio de la construcción y Hugo Moyano del sindicato de camioneros[24]. A pesar de su rápido grado de estructuración la JSP no se dio para si un cuerpo rígido de dirección, sino que se fue organizando durante todo ese año en los diferentes sindicatos, radicando su fuerza inicial en aquellos gremios que respondían a las 62' Organizaciones.

Concebida como herramienta de respuesta a la creciente influencia del clasismo en los distintos gremios, la JSP tuvo en Mar del Plata el grado de articulación necesario como para intervenir en la disputa política, desplegando una función principal como agente desestabilizador de los gremios conducidos por agrupaciones cercanas a la llamada "Tendencia". Caso concreto de ello fue la situación de la JSP de la UTA y en mucho menor medida en el sindicato de Prensa. Por otro lado esta función aparentemente defensiva provocó la adopción de un discurso profundamente "oficialista", que, como en el caso de la CdO y la JP – MdP, se fundaba en una supuesta cruzada contra los infiltrados del movimiento.[25]

En tal sentido cuando las JSP de FOETRA y de ATE actuaron coordinadamente durante el denominado proceso de "Tomas", copando determinadas dependencias estatales de la ciudad con el expreso objetivo de que las mismas no fueran tomadas por los "grupos trotskistas infiltrados en el movimiento"[26]. Por otra parte, a pesar de haberse opuesto a Marcelino Mansilla durante su gestión al frente de la CGT regional, el asesinato de este dirigente y posteriormente la muerte de Julián Carlos Julio (dirigente de la UTA) tras un enfrentamiento con la JTP, propiciaron aún más el uso de la violencia por parte de esta organización. Cualquier manifestación de clasismo tuvo durante el período en la ciudad de Mar del Plata un enemigo garantizado con la Juventud Sindical Peronista. Aunque desde sus inicios en la ciudad, por medio de su relación con Gustavo Demarchi, esta organización estaba vinculada con los miembros de la CNU y el CdO; acercándose a las mismas aún más cuando a partir de 1974, el giro político de Perón les restituyó un lugar central dentro del dispositivo peronista.

Como vemos la derecha peronista marplatense, como todas las fuerzas del conflicto armado presente en la sociedad argentina, cortaba transversalmente a los grupos sociales. De esta manera, como hemos visto, si bien en términos de la praxis todos estos grupos forman un gran conglomerado político – cultural, el mismo se formó desde experiencias sociales diferentes. Mientras que los grupos provenientes de los sectores de la burguesía, como la CNU, el SAP y en parte el CdO partieron de una experiencia con claras influencias de un nacionalismo "ultramontano"; los grupos provenientes de la burocracia sindical profesan una versión derechista del peronismo principalmente a partir de un sentimiento de amenaza frente al desarrollo del clasismo en el espacio gremial. No obstante, como señalamos anteriormente, estos grupos desarrollaron un alto grado de articulación, coincidiendo finalmente en la formación de la mesa local de la Juventud Peronistas de la República Argentina[27], incluso coptando organizaciones del peronismo tradicional, a finales de 1973.

Aunque desde experiencias sociales diversas, con valores culturales también relativamente diferenciados, una de las constantes de todas estas fuerzas fue la homologación del Peronismo con el Rosismo. A tal punto que desde 1972 hasta 1976 en la ciudad de Mar del Plata se repetirá una verdadera ceremonia política que nucleaba a todos estos sectores en un tradicional ritual: la conmemoración del combate de la vuelta de obligado. Todos los 20 de noviembre de aquellos años estas agrupaciones convocaban a un acto conmemorativo, escenificado con bombos, estandartes y símbolos clásicos del peronismo mezclados con banderas rojas punzó; en donde los distintos oradores (referentes siempre de las distintas organizaciones) se dedicaban a la reivindicación del antiguo Brigadier y su homologación con caudillesca imagen del General, acompañados por la militancia, la cual a partir de 1973, interrumpía los discursos con un premonitorio cántico: "Perón, Mazorca, Bolches a la horca".[28] Sin duda alguna este cántico es un trágico resumen de la visión que tenían sobre si mismos, y la función que debían cumplir, los grupos de la derecha peronista. Si Juan Manuel de Rosas había tenido a la Mazorca, Juan Domingo Perón los tenía a ellos.


Notas

[1] La Capital, 20/11/73.

[2] Sólo se pueden citar algunos trabajos específicos sobre la derecha peronista: IGNACIO GONZALEZ JANSEN, La Triple A, Contrapunto. Buenos Aires. 1986; LUIS VICENS, Lopezrreguismo y justicialismo, El Cid Editor, Buenos Aires 1978; DANIEL GUTMAN, Tacuara. Historia de la primera guerrilla urbana argentina, Vergara, Buenos Aires. 2003.

[3] Resultan interesantes las reflexiones de Gillespie con respecto a la posición de Perón con el crecimiento de la violencia derechista: "Perón había promovido, o al menos condonado, la legislación que los Montoneros criticaban; era presidente cuando, en 1974, Quieto, Caride y Firmenich fueron detenidos temporalmente uno tras otro; se hallaba en el poder cuando los semanarios montoneros El Descamisado y El Peronista fueron clausurados por decreto gubernamental; y no hizo absolutamente nada para reprimir la violencia derechista contra la izquierda peronista". RICHARD GILLESPIE, Soldados de Perón…, op. cit; P. 190. Por otro lado resulta interesante destacar que Juan Carlos Marín registró un total de 395 hechos producidos por las organizaciones del peronismo de derecha y los grupos parapoliciales, contra las organizaciones del campo popular, en todas las cuales se produjeron heridos y muertos; sólo para el período comprendido entre mayo de 1973 y marzo de 1976. JUAN CARLOS MARÍN, Los hechos armados…, op. cit., PP 88 – 89.

[4] Ya que la Juventud Obrera Peronista no jugó papel alguno en la interna peronista, en tanto organización, no nos detendremos en hacer un análisis sobre su estructura y su sentir cultural. Más adelante haremos referencia a la misma en el único proceso que pareciera haber jugado un papel, a saber el enfrentamiento interno de la burocracia sindical de la CGT entre Marcelino Mansilla y Nelson Rizzo.

[5] Véase, CARLOS DISANDRO, Para una concepción de la Universidad, Ediciones La Guerra Gaucha, Buenos Aires, 1964; y del mismo autor, Soberanía fundacional: Brasil y Argentina, Editorial Montonera, La Plata, 1967.

[6] CARLOS FERNÁNDEZ PARDO y LEOPOLDO FRENKEL, Perón. La Unidad…, op. cit., P 392.

[7] CARLOS DISANDRO, El gobierno mundial y las tensiones de la sinarquía, Editorial Montonera, Mar del Plata, 1971.

[8] Tres de nuestros entrevistados ("Coca", "Oscar" y el "Negro"), que si bien fueron militantes de organizaciones totalmente opuestas al CNU, confirmaron esta versión. Especialmente Oscar, quien compartió con alguno de los futuros miembros del CNU su educación en el Colegio Peralta Ramos.

[9] Por lo menos tres testigos en los Juicios de la Verdad, afirmaron rotundamente que Gustavo Demarchi, era el líder de la CNU. Véase, Resumen de Audiencia de los Juicios por la Verdad, www/nuncamas/juicios/marpla_ 2001.

[10] Aparte de los sujetos que ya hemos nombrado, el núcleo del CNU estaba compuesto por José Luis Piatti, Salvador Ullua, Héctor Corres, Fernando Delgado, Luis Arenaza, Mirta Arenaza. La mayoría de ellos estuvieron implicados en la causa Filler. Como hemos aclarado anteriormente, la negativa de los miembros del peronismo de derecha a ser entrevistados nos ha dejado sin testimonios orales para cruzarlos con los datos aportados por los militantes de otras organizaciones y por los propios documentos.

[11] La Capital 6/9/73.

[12] En referencia con esto, es interesante observar, que Carlos Fernández Pardo y Leopoldo Frenkel atribuyen precisamente a la relación con Carlos Disandro, la adopción del término "Sinarquía" por parte del Gral. Perón. CARLOS FRENÁNDEZ PARDO y LEOPOLDO FRENKEL, Perón. La Unidad…, op. cit. PP 342 – 351.

[13] Salvador Ullúa, será señalado por muchos militantes como un miembro del CNU que claramente participó de los "Grupos de Tareas" dependientes del Ejército. Cabe señalar que a mediados de la década del ochenta, este antiguo peronista de derecha que libraba una lucha contra el marxismo, quedó implicado y posteriormente apresado por un verdadero escándalo de narcotráfico en el Puerto de Mar del Plata.

[14] Entre estos entrevistados, debemos destacar los testimonios de "Coca" (montonera), Carlos Soarez (montonero), "Carlos" (PST), quienes coinciden en marcar ese dato. Por otro lado el periodista Amílcar González, (Secretario del Sindicato de Prensa), en su declaración en los Juicios por la Verdad, también remarcó la existencia de dicho quiebre. Finalmente una entrevistada, madre de uno de los miembros de núcleo del CNU ya fallecido, a la cual denominaremos "S" (ya que expresamente nos pidió reservar absolutamente su identidad), nos confirmó la mencionada ruptura, e inclusive señaló que los miembros del CNU que no se incorporaron a los "Grupos de Tareas" debieron auto – exiliarse, entre ellos su hijo, siendo el destino principal el Paraguay de Alfredo Stroessner. Incluso "Carlos" del PST, nos señaló en su entrevista: "se notaba como que había como dos sectores dentro del CNU, uno más político, más típicamente facho, donde se ubicaban Viglizzo y Piantoni, y el otro más criminal, menos político, de tipos lúmpenes, como Juan Carlos Gómez y Ullúa."

[15] En un extenso documento, Ordoner Redi llevó a tal punto la comparación con el Rosismo, que homologaba las tendencias de la interna partidaria con el enfrentamiento entre "Apostólicos" y "Carismáticos" que se dio durante los primeros años del régimen del Brigadier. El Atlántico 5/ 5/72.

[16] De hecho se firmó un convenio entre la CGP y estos sindicatos, garantizándose la cooperación de los profesionales en distintas áreas. El Atlántico 15/ 6/ 73.

[17] Como veremos posteriormente el grado de relación entre el CdO y la CNU era tan profundo que, en pleno gobierno de Cámpora, ambos grupos llevaron adelante operaciones armadas en conjunto.

[18] El denominado periodo de "Tomas" hace referencia a una situación que se dio a nivel nacional, durante los primeros 20 días de gobierno de Héctor Cámpora que consistió en la "toma" de las dependencias estatales por distintos grupos sociales y políticos. El mismo será analizado con profundidad más adelante.

[19] Resulta gráfico en tal sentido un comunicado firmado por Mario Cámara, emitido luego de haber protagonizado el CdO y la CNU en conjunto un enfrentamiento con las FAP, en donde se sostiene que "el CdO combate por igual a los infiltrados de izquierda como a los de derecha". Lo sorprendente consiste en sostener tal afirmación luego de haber compartido con la CNU el campo de batalla. La Capital 9/6/73.

[20]Debemos observar que, a diferencia de su otrora compañera de armas, la CNU, el CdO marplatense será desarticulado por el gobierno militar de 1976. De hecho, como tantos miembros del peronismo oficialista, Mario Cámara fue detenido y encarcelado por el Ejército. Véase el resumen de declaraciones de los Juicios por la Verdad.

[21] Los referentes locales de la ALN fueron Hugo Lancina y Víctor Farías. Cabe destacar, lo cual creemos que nos habla del escaso peso de esta organización, que de los 15 miembros de la comisión directiva de la ALN, 9 respondían a los apellidos Lencina y Farías. La Capital 13 /10/ 73.

[22] Incluso luego de haber atacado a Aníbal Bonifatti, dirigente del MJP que lejos estaba de pertenecer al peronismo de izquierda, esta organización emitió un comunicando asumiendo la autoría del hecho, justificándolo en el supuesto carácter de "infiltrado comunista" del dirigente. El Atlántico 2/5/72.

[23] Antonio Daguzán, como Mario Cámara, a pesar de haber combatido sistemáticamente a la izquierda peronista fue detenido durante el gobierno militar en 1976.

[24] Hugo Moyano, actual secretario general nacional de la CGT, es quizás el único peronista marplatense que alcanzó un lugar de relevancia en el ámbito nacional.

[25] Resultan interesantes las observaciones de Daniel James en tal sentido, con respecto a la posición de la cúpula sindical: "En tiempos más tranquilos, esas amenazas lanzadas desde afuera de los sindicatos contra las posiciones que los dirigentes tenían tradicionalmente en ellos habrían sido pasadas por alto. Pero en los años de movilización en masa e intenso conflicto social, a los que se sumaba la influencia de sectores extremistas al interior del peronismo, era preciso tomarlas en serio. Sin duda alguna, la reapertura del sistema político tornaba a la cúpula sindical más vulnerable al ataque desde el exterior del campo estrictamente gremial. Y Perón no hizo nada para aplacar esos temores […] No se ofreció a una figura gremial ni una sola candidatura a gobernación provincial; lo más que los sindicalistas alcanzaron fue las candidaturas a algunas vicegobernaciones en varias provincias. Tampoco se los consultó sobre la designación de Héctor Cámpora como candidato del peronismo a la presidencia. Tal vez el presagio más sombrío lo dieron los sectores juveniles, que al fijar todo el tono de la campaña electoral y organizarla logrando movilizar a vastos sectores de la población y eligieron como blanco de su execración a los militares y a la burocracia sindical. En consecuencia, los líderes gremiales consideraron con escaso entusiasmo los resultados de las elecciones del 11 de marzo, que otorgaron al peronismo una clara e impresionante victoria. Al cabo de 18 años de apoyar la recuperación del poder estatal por el peronismo, la realidad que enfrentaron al asumir Cámpora la presidencia el 25 de mayo les ofrecía escaso motivos de optimismo y seguridad". DANIEL JAMES, Resistencia e Integración…, op. cit., PP319 - 320

[26] El Atlántico 7/6/73.

[27] La Juventud Peronista de la República Argentina fue organizada a mediados de 1973 por Julio Yessi, con el objetivo de disputarle el espacio juvenil a la JP de la tendencia. De hecho Julio Yessi, fue el secretario personal de López Rega.

[28] El diario El Atlántico cubrió todos esos actos extensamente entre 1972 y 1975. ■


Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· Los Mazorqueros del Peronismo
PorJuan Ladeuix

· Vuelva a la página principal
· Más Acerca de Nacionales Home Page


Noticia más leída sobre Nacionales Home Page:
Triple A: Toda la verdad, caiga quien caiga


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.38
votos: 21


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo