Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - Seminario sobre la unidad de partidos de izquierda – 27/28 de mayo
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 14 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Que dice la Izquierda?Seminario sobre la unidad de partidos de izquierda – 27/28 de mayo

Argentina: ¿Cómo y con quien se puede lograr la unidad de la izquierda revolucionaria?

• Acuerdos tácticos y acuerdos estratégicos
• ¿Unidad o maniobra? Los ejemplos del MST, PTS y PO
• Ningún partido existente será el partido de masas de la revolución
• El frente único y la unidad de los revolucionarios de Lenin y Trotsky
• Los acuerdos que pueden lograrse
• Las tareas unitarias pendientes de la izquierda

por Simón Morales, Convergencia Socialista

Es necesaria la unidad de la izquierda para luchar y para llamar a votar cuando haga falta (o abstenerse cuando no es necesario) En los partidos existen miles de luchadores que aspiran a esto. Nadie tiene la exclusividad y negarlo sería un acto de sectarismo. Fuera de las organizaciones también hay miles más que desearían una izquierda unificada para decidirse a participar en ella.

Casi nadie comienza a militar sino con el objetivo de participar en un proceso revolucionario y construir las herramientas que lo hagan posible: el Frente Único Obrero y la Unidad de Acción para hacer avanzar al conjunto del movimiento a través de Acuerdos Tácticos; Frente de los Revolucionarios que tengan objetivos estratégicos comunes; construcción de un Partido Revolucionario que eduque, organice y movilice a la vanguardia para ganar el apoyo de la mayoría obrera y popular y la juventud combativa.

En general, los trabajadores y estudiantes que despiertan a la vida política y simpatizan con la izquierda, adhieren en un primer momento al partido de que tengan más cerca o que conocen por los compañeros de trabajo o estudios, con el que han hecho alguna experiencia práctica. Desde ese punto de partida, comienza un aprendizaje que es difícil de asumir con ojo crítico, ya que es lo único que se conoce.

Las direcciones burocráticas de muchos partidos aprovechan eso para fortalecer sus tendencias sectarias: reclamando - por ejemplo - que todos los demás vayan al pie cuando llaman a realizar algún acuerdo mínimo, o mediante ultimátums por los puestos en las listas, cuando se trata de construir frentes electorales.

Esto, que termina frustrando a muchos, es la fuente de interminables luchas fraccionalistas - no fraccionales - entre sectores de un mismo partido o entre partidos que se miran entre sí como si fueran peores que los propios enemigos de clase. Miles de activistas miran desde afuera de las organizaciones y (a pesar de sus simpatías por la izquierda) el espectáculo que presencian los desalienta a integrarse a la militancia. Hay que revertir esta situación.

Acuerdos tácticos y estratégicos

La Unidad de Acción (1) para organizar algún hecho sobre un punto específico o la unidad en un Frente Único Obrero (2) para hacer avanzar al conjunto del movimiento, independientemente de su dirección a través de un frente electoral, son acuerdos tácticos y no implican la disolución organizativa de sus componentes, entre los cuales se debe dar (al mismo tiempo que marchan juntos) un debate fraternal sobre las diferencias.

Estos acuerdos tácticos se hacen también para “competir” con otras organizaciones en el sentido de ver cual de ellas tiene una dirección más consecuente en llevar adelante la lucha y los acuerdos.

Estos acuerdos son importantes para el desarrollo de la lucha de clases y para la maduración y la prueba de las direcciones y tienen la virtud de multiplicar geométricamente la fuerza e influencia de aquellos que los realizan, porque atraen a muchos obreros y jóvenes que quieren la unidad para luchar más efectivamente que separados.

Las Oportunidades que se han Perdido

Está comprobado que la izquierda ha perdido numerosas oportunidades de lograr estos tipos de frentes o unidades de acción en el pasado inmediato: En la crisis revolucionaria del 2001, el desorden, el sectarismo y las tendencias socialdemócratas de la mayoría (PCR, MAS, MST, PO) impidió transformar la situación en revolucionaria.

En lugar de impulsar juntos la construcción y masificación de las asambleas y comités de barrio (por ejemplo) la mayoría insistió en aparatear estos incipientes organismos de lucha. En el movimiento de desocupados la situación fue aún más patética: En vez de crear una organización militante y democrática de masas entre todos, cada partido se esforzó por encorsetar un segmento de los desocupados en sus respectivos “frentes partidarios”.

En las elecciones, los candidatos que se auto proclamaron como «La Izquierda» (MST, MAS, PTS), los que giraron a la derecha como el PC, o los que se abstuvieron (apoyando de hecho a las variantes de la burguesía como el PCR) fueron divididos... y fracasaron estruendosamente.

El pasado 24 de Marzo, cuando el gobierno montó un operativo para copar la Plaza de Mayo, la izquierda no supo planificar de antemano, no discutió una estrategia común y solo evitó una derrota catastrófica gracias a la debilidad de las fuerzas pro-gubernamentales.

Cuando la represión se descargó contra los trabajadores de Las Heras por ejercer su derecho a la autodefensa, la izquierda social democratizada del MST, PO y PTS tardó semanas en luchar por los presos y jamás reivindicó el derecho de los luchadores (de los que luchan, no en abstracto) a la autodefensa. En la represión en Misiones y en Neuquén la izquierda también se negó a unirse para luchar por la autodefensa.

Los frentes o unidades de acción para participar en las elecciones o apelar al derecho democrático a la autodefensa son los más básicos, los que la izquierda debería encarar sin muchas complicaciones.

Un frente electoral permite una variedad de oportunidades propagandísticas a los participantes, a la par que es lo suficientemente flexible como para exponer las diferencias sin la expectativa de ruptura. La autodefensa es una necesidad tan básica de la actividad política que no habría siquiera necesidad de discutirla mucho.

El Acuerdo Estratégico: La Unidad Entre Partidos

Periódicamente, sin haber logrado las unidades de acción o los frentes únicos, algunos partidos como el PTS y ambas fracciones del MST lanzan propuestas de fusión para formar partidos en común. Generalmente estas propuestas son solo maniobras retóricas para ganarse algunos militantes de las otras tendencias. ¿Cómo podría entenderse sino, cuando esos mismos partidos no pueden acordar en cosas tan simples, como los ejemplos descriptos más arriba?

Así, estos partidos siembran confusión y enlodan las relaciones partidarias proponiendo acuerdos profundos, que son a todas vista simples maniobras fraccionales. ¿Si no pudieron el PTS y el PO sentarse a discutir listas comunes en las elecciones universitarias o un simple frente electoral, puede el PTS plantearle al partido de Altamira la fusión en un mismo partido, y encima diciéndole que debe renunciar a la mitad de sus posiciones?

¿Cómo puede el MST plantear la creación de un partido común a una docena de partidos, incluyendo el PTS, PO o Praxis, si ni siquiera puede acordar con ellos un método común de intervención en las elecciones sindicales o en las marchas de protesta?

Claro está, los MST (que son conscientes de eso) proponen un partido que, desde el vamos, esté conformado por fracciones de los partidos que resuelvan crearlo. ¡Es decir, no proponen un partido, sino un frente de partidos! La confusión no puede ser mayor. Cualquiera tendría el derecho a pensar que ambas fracciones del MST buscan desesperadamente la “unidad” con alguien que tape la inminente ruptura entre ellos.

Un Frente único Revolucionario (FUR) se plantea entre dos o más organizaciones que acuerdan no solo en una serie de principios fundamentales, un programa general de consignas, sino fundamentalmente en el método de intervención en la lucha de clases y de construcción partidaria.

Las dos fracciones del MST están tan en desacuerdo con estos últimos aspectos que tienen fracciones públicas separadas, periódicos propios en donde se lanzan ataques brutales y hasta marchan separados en las manifestaciones.

Es de notar que varias organizaciones de izquierda están llamando a una reunión para discutir la “unidad de la izquierda” dos días después del acto de coronación de Kirchner en Plaza de Mayo, que marcará también el retorno de las fuerzas pro-burguesas al control de la misma después de años en que no pudieron hacerlo. La izquierda no pudo ponerse de acuerdo – ni siquiera lo intentó – para dar una respuesta común ante esta ofensiva del gobierno patronal. ¡Y dos días después habrá quienes plantearán la unidad en un mismo partido...!

Es innegable (y solo Altamira se anima a negarlo, aunque lo disfrace ante la evidencia del absurdo) que ninguna de las organizaciones existentes será el partido revolucionario que ganará peso de masas y dirigirá el proceso revolucionario.

Mucho menos construyéndose en una forma lineal y mecánica, de acumulación progresiva. Ese Partido Revolucionario se dará en el marco de los acuerdos en la lucha de clases entre muchos de los que hoy están en todas esas organizaciones, después de rupturas y nuevos acuerdos, en forma convulsiva y desigual.

Pero el entendimiento de esta cuestión no resuelve por sí mismo las cuestiones de tácticas y estrategias, programa, método y dirección que hay que ir resolviendo en la práctica común y el debate fraternal. Saltearse estos pasos llevará a muchos militantes a nuevas frustraciones.

El Frente Único Revolucionario de Lenín y Trotsky

Sin un Frente Único Revolucionario (que actúe como mediación y preparación para la construcción del partido) no existirá nunca el Partido de la Revolución Socialista. De la misma forma que el Partido Bolchevique en Rusia jamás hubiese ganado la mayoría de los Soviets durante el proceso revolucionario sin haberse fusionado con la Coordinadora Interbarrial (dirigida por Trotsky, Lunarcharsky y otros dirigentes) y varios grupos y desprendimientos de los Mencheviques, Social Revolucionarios y otras organizaciones.

Es decir, sin la aplicación de una política del Frente Único Revolucionario (combinada con una audaz política de Unidades de Acción y Frentes Únicos con partidos como los Social Revolucionarios rusos y los Mencheviques Internacionalistas de Martov) no hubiesen progresado y madurado en meses para estar listos para la toma del poder, como finalmente hicieron.

Los Frentes Únicos Revolucionarios no nacen del papel o las cabezas de los dirigentes, sino de una intervención conjunta en la lucha de clases y una compresión común del régimen y el método de construcción partidario.

Por eso Lenin observó que “una vez acordada la cuestión del Partido, no hubo mejor bolchevique que Trotsky” y Trotsky resumió la fusión entre su organización y la de Lenin diciendo que la publicación de las Tesis de Abril por Lenin (donde este abrazaba la teoría de la teoría de la Revolución Permanente de Trotsky) había eliminado las barreras teóricas y de método entre los bolcheviques de dentro y fuera del partido de Lenin.

El seminario sobre la unidad de la Izquierda del 27-28 de Mayo

Más de una docena de organizaciones han convocado para los días 27 y 28 de Mayo a un seminario programático sobre la “unidad de la izquierda.” Las dos fracciones del MST, Praxis, el PCT (Partido Comunista de los Trabajadores), Cimientos, Soberanía Popular (de Mario Cafiero), el MTR- 12 de Abril, El Militante, el Frente José Martí y otros han presentado extensos documentos para ser discutidos en esa reunión. Esta es la continuación de un encuentro anterior donde se discutió, fundamentalmente, llegar a este nuevo evento.

Esta iniciativa, por sí misma es saludable aunque responda, en nuestra opinión, a una necesidad defensiva ante el relativo retroceso de la izquierda.

También son loables los esfuerzos anti-sectarios como el de Praxis, que se tomó el trabajo de publicar todos los documentos de las demás fuerzas en su página.

De la misma forma es risible que el Partido Obrero haya enviado un texto denominado “Tareas para la Reconstrucción de la Cuarta Internacional” elaborado por no otro que Jorge Altamira... ¡en el año 2004!

Un documento que nada tiene que ver con la propuesta y el cual - prácticamente - se proclaman como los únicos revolucionarios de todo el planeta.

Una primera lectura de los textos parece indicar que constituyen la base para crear... una bolsa de gatos, ya que no hay acuerdos en las caracterizaciones, ni el tipo de unidad, ni en las tareas a realizar en forma conjunta, ni en la posición con relación a Chávez y otros gobiernos Latinoamericanos, etc.

Esto no quiere decir que no haya algunos aportes positivos en algunas de las contribuciones. Pero nos parece que, en primer lugar, campea la confusión entre tareas tácticas (Unidad de Acción, Frente Único) y las estratégicas (Frente Único Revolucionario, Partido Revolucionario)

Y, en segundo lugar, se parte de la discusión desde arriba, es decir desde la estratosfera; planteando unas pocas generalidades como base para crear, ¡no solo partidos comunes, sino hasta una internacional! con fuerzas que ni siquiera son conocidas - en su mayoría - por los militantes de las organizaciones que se proponen semejante unidad.

Lo que tendría que ser el objetivo a lograrse después de un proceso, en el cual lo teórico y lo programático debería estar supeditado a los acuerdos concretos en la lucha de clases, se convierte en lo central, ya que se plantea resolver en los papeles lo que todavía no se pudo consolidar en la intervención en la realidad. Este es el método equivocado de poner el “carro delante de los caballos...”

Barajar y dar de nuevo: ¿Por dónde comenzar?

Afortunadamente, algunas de las contribuciones escritas plantean una advertencia similar a la nuestra, diciendo que no se pueden saltear los objetivos inmediatos y a mediano plazo en busca de acuerdos estratégicos desprolijos y apresurados que solo sobrevivirían las reuniones en los que sean firmados.

Estas advertencias deberían servir para que los participantes de la reunión del 27-28 de mayo se pregunten ¿qué tipo de unidad están dispuestos y listos para emprender en este momento? Cuya respuesta no se puede dar sino a la luz de las necesidades de la vanguardia obrera y popular y del movimiento de masas, no de las direcciones de los partidos de izquierda.

En este marco, los militantes de Convergencia Socialista, que más allá de estas críticas deseamos dar pasos concretos hacia la unidad de los luchadores y la izquierda, proponemos discutir, no alrededor de grandes manifiestos programáticos, sino sobre algunas cuestiones concretas como las siguientes:

1) Unificar la participación en las luchas y sindicatos:

La política antiobrera del gobierno y la barrera que oponen las burocracias sindicales a las propuestas de lucha son los aspectos fundamentales que deben enfrentar las organizaciones de izquierda. Entonces ¿por qué no formar una coordinadora nacional de todas las comisiones internas, cuerpos de delegados, sindicatos y partidos de izquierda para intervenir juntos en los conflictos, para solidarizarse con ellos, para dirigirlos cuando sea el caso? ¿Por qué no planificar la intervención en las elecciones sindicales con listas unitarias donde el programa y los candidatos se discutan y voten en asambleas de base? ¿Porqué no unificar a todos los movimientos de desocupados dirigidos por la izquierda en una coordinadora nacional, cuya dirección y programa se discuta en asambleas populares y barriales.

2) Ejercitar el derecho a la autodefensa:

Los conflictos son cada vez más duros, particularmente cuando los dirige la izquierda o cuando se salen de los marcos impuestos de techo salarial y el orden burocrático. Es hora de que la izquierda impulse en los conflictos el derecho obrero a la autodefensa contra la represión y los provocadores.

3) Un frente de izquierda para las elecciones:

Es hora de terminar con la dispersión y presentar un frente único también en las elecciones. El objetivo es romper con el monopolio político e ideológico en este plano de la burguesía y procurar que las luchas de los trabajadores irrumpan en las contiendas electorales. De lo que se trata es de desechar las aspiraciones electoralistas (y las alianzas espurias de direcciones de izquierda con sectores del “progresismo” burgués) y anteponerles las necesidades de organización y movilización de la vanguardia y la clase trabajadora. No a los acuerdos electorales por arriba y un rechazo a los simples repartos de cargos en una lista. Asambleas locales, regionales y provinciales de todos los partidos de izquierda para debatir el programa y elegir los candidatos.

4) Por organismos y partidos democráticos:

Los trabajadores y los jóvenes tienen todo el derecho a desconfiar de direcciones de izquierda que hoy hablan de la unidad y han sido responsables de la dispersión y la fragmentación de los partidos de izquierda a partir de purgas, expulsiones y campañas de desprestigio contra aquellos que piensan en forma distinta en sus propias filas. O que impulsan organismos “amplios” en realidad controlados por el partido como los movimientos piqueteros o lo que intentaron hacer con las asambleas barriales que terminaron desapareciendo.

Toda dirección de izquierda tiene que probar que aplica y aplicará métodos democráticos y que (al mismo tiempo que debate sus diferencias con otros en todos los planos) se abstiene de lanzar campañas de calumnias, ultimatistas y auto proclamatorias contra quienes disientan con sus puntos de vista.

Si logramos la concreción de estos cuatro aspectos, habremos dado un paso gigantesco en el proceso de unificación de la izquierda revolucionaria y se habrá hecho muchísimo más que acordar un extenso documento que nadie recordará en poco tiempo, ni servirá para nada.

1 Unidad de Acción es la forma más elemental de acuerdo, limitada a una ocasión o actividad, en base a un punto especifico, como “Libertad a los presos políticos”. Es una actividad amplia, que puede incorporar no solo a organizaciones obreras o de izquierda, sino de la burguesía que acuerden con la demanda democrática propuesta.

2 Frente Único Obrero: es un frente propuesto entre organizaciones obreras de masas. Sin embargo, aunque la propuesta se extienda a organizaciones que no sean de masas, el método que se aplica es el mismo al del F.U.O., aunque la responsabilidad en cuanto a la influencia en la lucha de clases sea muy inferior ya que las organizaciones a las cuales se les propone, (exclusivamente obreras y/o de izquierda) sean diferentes, inferiores a las de masas.


Enlaces Relacionados

Minutas de la reunión de organizaciones de izquierda – 27/28 de mayo

Galería de fotografías del seminario Por la Unidad de los Luchadores, los Movimientos Populares y la Izquierda.

 
Enlaces Relacionados
· Argentina: ¿Cómo y con quien se puede lograr la unidad de la izquierda revolucionaria?
· Minutas de la reunión de organizaciones de izquierda – 27/28 de mayo
· Galería de fotografías del seminario Por la Unidad de los Luchadores, los Movimientos Populares y la Izquierda.
· Más Acerca de Que dice la Izquierda?


Noticia más leída sobre Que dice la Izquierda?:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.59
votos: 66


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo