Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - Surge nuevo proyecto en la izquierda
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 20 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Que dice la Izquierda? Home PageSurge nuevo proyecto en la izquierda

Primer Manifiesto del Comité por una Organización de Izquierda Revolucionaria
Oir a los que luchan

Quiénes somos y qué queremos

Esta es una invitación para que nos unamos y construyamos juntos una izquierda revolucionaria, democrática a su interior, unificada en principios y una estrategia común y que plantee tácticas flexibles para la movilización de los trabajadores y la juventud, el desarrollo de la revolución socialista y el poder de los explotados.

Una izquierda diferente por la democracia interna que profesamos, por nuestra decisión de actualizar y desarrollar el marxismo, porque planteamos la unificación de la lucha por la liberacion nacional y el socialismo, y porque reivindicamos el eco socialismo que combina la defensa de la ecología y la socialización de todos los recursos naturales.

No tenemos todo decidido de antemano y no nos autoproclamamos. Somos solo una parte de una izquierda fragmentada que, a través de la clarificación, construcción común, el debate, debería forjar las herramientas necesarias para ser una alternativa frente a los trabajadores y el movimiento de masas.

Estas son algunas de los puntos de unidad que ofrecemos para iniciar el debate sobre qué tipo de organización queremos construir juntos y qué tipo de política nos parece la más apropiada.

La transformación radical de la sociedad. Nos pronunciamos por que los trabajadores y los oprimidos se deshagan del capitalismo y, basados en instituciones democráticas propias y nuevas, construyan una sociedad socialista para terminar con las divisiones de clase, el racismo, el sexismo, la homofobia y la discriminación de todo tipo y salvar al planeta de su aniquilación por la destrucción sistemática del medio ambiente a la que la somete el sistema capitalista.

No hay alternativa: socialismo o barbarie. En treinta años se acabarán las reservas de hidrocarburos del mundo. En diez la de Argentina. En veinte años, 50% de la población mundial no tendrá acceso al agua potable para su consumo y sus sembrados. En ese mismo lapso la Argentina perderá otro 40% de sus existencias de agua para consumo y 30% de su capacidad agraria se perderá por el monocultivo de soja y la contaminación de sus tierras, ríos y lagos. Las reservas de alimentos marinos de nuestra costa, y las costas del mundo, se agotan. Nuestro futuro puede verse reflejado en la podredumbre del Riachuelo, las sequías del Norte cada vez más frecuentes, las inundaciones del litoral y el enfriamiento de nuestro clima. En el mundo, el espejo es África, con países desolados por las epidemias, estériles por las sequías. Hacia allá nos lleva el capitalismo global si no lo derrocamos. El reformismo del sistema está agotado. El capitalismo gusta de mostrar, a pesar de las dificultades que enfrenta, los “éxitos” de su sistema, que son solo la manifestación de la movilización de todos los recursos inmunológicos de un cuerpo enfermo y senil. El capitalismo vive su segunda agonía mortal desde su surgimiento, la primera fue cuando casi cae destruido en la segunda guerra mundial, atacado por la revolución obrera mundial, por un lado y el fascismo por el otro. Esta vez porque está liquidando las bases materiales de su sistema, de las fuerzas productivas, nuestro planeta. El desenlace en una victoria para la clase obrera mundial no está asegurado, pero el retorno a la barbarie bajo el capitalismo es una certeza.

Los trabajadores son el sujeto histórico llamado a realizar esta tarea a través de su movilización permanente, su organización, educación y lucha sin cuartel y liderando a todos los demás sectores populares oprimidos y explotados por el capitalismo. No solo por su ubicación en los medios de producción, su potencial de organización social y su socialización de la producción, sino por su carácter homogéneo como clase que lo potencia frente a las demás clases y estamentos sociales oprimidos o explotados por el capitalismo, obligándolos históricamente a liderarlos en la camino de la liberación nacional y social.

Todas las tácticas que lleven a esa estrategia de poder obrero y popular. La huelga, la movilización callejera, la huelga general, la huelga general con barricadas, es decir la insurrección, la revolución, la lucha electoral, la agitación y la propaganda, la autodefensa organizada. El trabajo legal y el trabajo ilegal. Los claroscuros de combinar dos o más de estas formas de lucha. La unidad de acción con quien sea para avanzar en nuevas conquistas democráticas o defender las existentes, el frente único obrero para hacer avanzar el movimiento en su conjunto y probar qué direcciones son consecuentes, el frente único revolucionario para unir a quienes tenemos una estrategia común, la creación y fortalecimiento de las coordinadoras, las asambleas populares y toda forma que se den las masas para autogobernarse en la transición hacia el socialismo. Todas son parte de la táctica de la lucha de clases que tiene como objetivo suprimir las clases y con ellas el estado, los regímenes y los gobiernos que las representan. No nos oponemos a ninguna de estas tácticas, no hacemos fetichismo ni una estrategia de ninguna de ellas. Su aplicación o combinación no deben ni pueden depender del simple voluntarismo de la vanguardia, sino que están supeditadas a las condiciones objetivas, el desarrollo de la conciencia y la aptitud de lucha y organización de los trabajadores y en el desarrollo de una dirección revolucionaria de los mismos. Los revolucionarios pueden desechar o cambiar una táctica en 24 horas, lo que no pueden hacer es cambiar su estrategia de poder obrero y popular sin abandonar el campo revolucionario.

Ni la utopía del reformismo ni la esterilidad del ultra izquierdismo, por la acción política de masas. Apoyamos, defendemos e impulsamos la lucha por todas las reformas en las que se interesa el movimiento de masas. No porque confiemos en la paulatina regeneración de un sistema exhausto sino porque brindan la oportunidad a los trabajadores de probar sus fuerzas, lograr victorias que las tensen y desarrollar la confianza para fijarse objetivos mayores. Lo esencial entonces no son las reformas sino el movimiento que desatan. Creemos que es el trabajo de la vanguardia y la organización revolucionaria educar y organizar en la superación de las mismas con objetivos cada vez más ambiciosos hasta lograr que el movimiento de masas asuma que puede hacerse cargo, a través de sus propias instituciones democráticas, de todo el poder. En ese camino nos oponemos a la substitución de la conciencia de las masas por la de la vanguardia o la de los revolucionarios y el accionar y movilización de las masas por el de los pequeños grupos impacientes para quienes la lucha de clases es un jeroglífico insoluble. No hacemos política para convencer a la vanguardia de otra cosa que no sea el de tener una política hacia las masas, no hacia sí misma. Los revolucionarios, la vanguardia y su organización no tienen objetivos o intereses históricos diferentes ni separados de los de la clase trabajadora.

La revolución será internacional o no será. Los revolucionarios serán internacionalistas o no serán. El dominio del capital es global. Más allá de su encarnizado enfrentamiento por las ganancias y los mercados, el imperialismo ha sabido unirse en momentos críticos para enfrentar la revolución donde esta se da. De la misma forma, la clase obrera es una a nivel mundial porque sus intereses son los mismos, sus necesidades son las mismas, sus enemigos son los mismos. Así como a nivel nacional la clase en el poder tiene conciencia de sí y para sí, logradas en el ejercicio del poder y la apropiación que ha hecho de todos los resortes de la lucha cultural e ideológica, la clase obrera tambien lucha por conquistar esas conciencias, sucediendo lo mismo a nivel internacional. La tarea de los revolucionarios es agitar la internacionalización de los avances de las luchas, la de la colaboración estrecha entre las clases trabajadoras de todos los países y el intercambio y socialización de las lecciones aprendidas en la lucha de clases. Asi mismo es imprescindible la asistencia material y humana a los procesos de lucha de los trabajadores de otros países en la comprensión que una victoria en ellos es una victoria propia. Luchando por la unificación internacional de los sindicatos y de sus corrientes clasistas, el establecimiento de planes de lucha internacionales, la coordinación para enfrentar y derrotar las guerras del imperialismo y el capitalismo, el objetivo es la creación de una internacional de los trabajadores que actúe como estado mayor del movimiento obrero mundial en lucha contra el capitalismo. Como nos ha enseñado dolorosamente la historia no existe la posibilidad de una victoria imperecedera en un solo país sin la derrota del capitalismo y el imperialismo a escala global. Desde ese punto de vista, todo avance nacional de la revolución debe verse como un capítulo de la revolución mundial a cuya disposición deben ponerse quienes la dirijan.

Por una izquierda revolucionaria democrática. Comprendemos que la organización de la revolución socialista se dará con enfrentamientos muy duros con las clases en el poder. La represión institucional y las de los grupos parapoliciales, las cortes de justicia, el procesamiento de luchadores y otras formas de violencia se emplean cotidianamente por el estado burgués. Se regula la intensidad de la represión y la opresión de acuerdo a las necesidades y peligros que para su dominación enfrentan los opresores: desde la represión instituida selectivamente por la llamada “democracia burguesa” hasta los métodos de guerra civil empleados por el fascismo. Eso requiere una organización y disciplina férrea de los revolucionarios. Pero entendemos que esa organización y disciplina surge de la más amplia democracia interna, del debate de las distintas posiciones y de respeto a las decisiones mayoritarias y los derechos minoritarios a balances periódicos de lo decidido. No le tememos a las tendencias ni fracciones que presenten sus posiciones al interior de una organización común de los revolucionarios. La construcción de una organización de los revolucionarios no es la construcción en pequeño de la sociedad socialista del futuro, sino una necesidad contemporánea para lograrla, plagada de limitaciones y en la cual los individuos que la compongan no hacen sino reflejar la cultura, los métodos y las características sociales en las que viven inmersos. Nos comprometemos a luchar contra las peores expresiones de esa existencia que muchas veces condiciona, pero no creemos en la perfección, ni de los líderes ni de las organizaciones. Por eso el control democrático de la organización por todos y todas los que lo componen.

Por la construcción de una organización de cuadros. Esta es una vieja discusión en la izquierda, tanto de nuestro país como internacionalmente. ¿Hace falta una organización de izquierda revolucionaria de masas? ¿Una organización de cuadros con influencia de masas? ¿Una organización de cuadros altamente seleccionada? Para nosotros no existe una contradicción entre una forma y las otras, sino una complementación. Todos los militantes del partido deben proveerse de la información, la formación y la experiencia necesarias para colaborar en la delineación de las políticas de la organización y la intervención en la lucha de clases. Luchamos por una organización que supere la división entre el trabajo intelectual de unos pocos y el trabajo de agitación y propaganda de muchos. En la medida de lo posible, creemos necesario la existencia de militantes que puedan elaborar, escribir, hablar en público y postularse como dirección de sectores de la clase obrera o la juventud.

Militantes que sean capaces de trabajar en equipo, ser audaces y tener iniciativa. Es decir, una organización de cuadros políticos. Con la determinación que brinda el conocimiento y la información, la paciencia que exige el trabajo de masas, la dedicación que proviene de la seguridad en las ideas. Con la habilidad para explicar las cuestiones mas complejas a las audiencias mas disímiles en los términos mas simples y la capacidad de transformar las pautas teóricas en acción política. La flexibilidad suficiente para comprender cuándo hay que avanzar audazmente y cuándo es necesario retroceder lo mas ordenadamente posible. Una organización revolucionaria que cuide a sus militantes y colabore en su formación asumiendo que son su componente mas importante. Solo cuadros formados de tal forma pueden resistir las enormes presiones del sistema sobre los individuos, ser capaces de corregir errores comprendiendo que sobre su resolución yace la posibilidad del triunfo y no sobre la arrogancia de creer que los revolucionarios, para serlo, nunca se equivocan. Solo este tipo de cuadros pueden ganarse la confianza de los trabajadores y los jóvenes y, por lo tanto, disputar la influencia de masas a los partidos patronales y al estado burgués.

Nuestro legado histórico y el desarrollo del Marxismo. Nos proponemos recuperar las banderas, programa e historia del marxismo revolucionario. En ese sentido reivindicamos contribuciones al mismo de Marx, Engels, Lenin y Trotsky; en general nos basamos en las experiencias históricas del Manifiesto Comunista, los Cuatro Primeros Congresos de la III Internacional, los postulados de la Oposición de Izquierda Internacional, el Programa de Transición, la Teoría de la revolución Permanente, La Ley del Desarrollo Desigual y Combinado y los documentos fundacionales de la Cuarta Internacional. Rescatamos las contribuciones a la teoría y practica del marxismo revolucionario de todos aquellos dirigentes y organizaciones que contribuyeron a ello a pesar de las diferencias que podamos sostener con los mismos o la ubicación actual de quienes se manifiestan de esas tradiciones. Al mismo tiempo sostenemos la necesidad del desarrollo de la teoría y la práctica marxistas para, utilizando las condiciones actuales y el avance de las ciencias, incorporar al mismo y su programa las actualizaciones y desarrollos necesarios para hacer posible la transformación del mundo y no su mera observación. Mas notablemente nos referimos a la relación entre la revolución socialista y la defensa del medio ambiente y el ecosistema; la condición de opresión de la mujer y otros grupos oprimidos; el desarrollo de las tareas de la liberación nacional y social (incluyendo la nueva realidad de naciones oprimidas, emergencia de nuevos imperialismos y las tareas relacionadas a las poblaciones indígenas); las nuevas condiciones y criticas al capitalismo global y las formas cambiantes de su economía, etc. Consideramos que no habrá avances en la construcción de la acción revolucionaria, sin actualización y desarrollo de la teoría marxista.

Para contactarse con OIR:

izquierdarevolucionaria@yahoo.com.ar


Enlaces relacionados

Nuestro Programa
(en elaboración)

Tesis sobre la acción revolucionaria y el partido que necesitamos
COMITE POR UNA ORGANIZACION DE IZQUIERDA REVOLUCIONARIA OIR

Como entendemos el Centralismo Democrático
Una mirada crítica a la organización Marxista contemporánea

OIR (Argentina) y Left Party de EEUU


Vuelva a la sección
Surge nuevo proyecto en la izquierda


Vuelva a la página principal


 
Enlaces Relacionados
· Primer Manifiesto del Comité por una Organización de Izquierda Revolucionaria
· Nuestro Programa
· Tesis sobre la acción revolucionaria y el partido que necesitamos
COMITE POR UNA ORGANIZACION DE IZQUIERDA REVOLUCIONARIA OIR

· Como entendemos el Centralismo Democrático
Una mirada crítica a la organización Marxista contemporánea

· Vuelva a la sección
Surge nuevo proyecto en la izquierda

· Vuelva a la página principal
· Más Acerca de Que dice la Izquierda? Home Page


Noticia más leída sobre Que dice la Izquierda? Home Page:
Surge nuevo proyecto en la izquierda


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.76
votos: 80


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo