Editor: Carlos Petroni
© Publicaciones Octubre
Izquierda Info - Cómo y porqué el PO disuelve el PO
Bienvenido a Izquierda Info


Quienes estan leyendo en este momento
Actualmente hay 11 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


Los últimos tweets de Izquierda Punto Info

IZQUIERDA PUNTO INFO ahora tambien en Facebook

Izquierda Punto Info

Promote Your Page Too

Para contacto con el editor en Facebook
Carlos Petroni

Create Your Badge




Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Lea estos libros Online - Editorial Octubre


En formato pdf


Salió la Revista de Izquierda Internacional, Año 2, Número 2, vea el contenido y leela también online

Salió el primer número de la Revista de Izquierda Internacional, vea el contenido y leela también online



Juicio y Castigo de la Triple A
Juicio y Castigo a la Triple A

Promote Your Page Too

Noticias destacadas


Noticias en su mail
Noticias en su mail

Los temas a fondo



Búsqueda en
Búsqueda en WWW

Los favoritos y los más populares

Bolivia:
Está probado: No es posible avanzar en consenso con la burguesía o utilizando sus instituciones
por Sebastián Robles


Palestina:
Se Busca Organización Palestina Revolucionaria, Laica y Socialista
Por Leon Perez


Peru:
¿Puede la Verdadera Izquierda Peruana Ponerse de Pie?
por Sebastián Robles
El fin del Imperio Americano
¿Síntomas de Desintegración de EEUU?

Argentina:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO
• Altamira no tiene idea de las diferencias entre frente único y partido
Por Carlos Petroni


¿Qué fué el Cordobazo?

Aquella Hebe, esta Hebe. Aquella Guerrilla, Este Gobierno


Languages
Selecciona Idioma de la Interfaz:


Además



El tiempo en Buenos Aires: ¿Adónde vamos?
Clickee aqui para el pronostico de Buenos Aires, Argentina

Mapas de Google de Argentina
Buenos Aires
http://maps.google.com.ar/


Escuchar Online

QRock

Viejos Tiempos

Serrat

musica youtube


Que dice la Izquierda?Cómo y porqué el PO disuelve el PO

• Junio 2006
De cómo Pitrola y Altamira no tienen idea de las diferencias entre frente único obrero y partido revolucionario y liquidan políticamente ambos
Por Carlos Petroni

Después de años de decirnos que el PO no es igual al PO y que ser de un PO no es lo mismo que ser del otro PO, que los requisitos para ser miembros, programa y objetivos políticos eran completamente diferentes, que un PO era de “masas”, abierto, y luchaba por reivindicaciones generales e inmediatas y que el otro PO era revolucionario, restringido a los que pasaran “la prueba” y con objetivos superiores...

... y ahora con la pomposidad ya característica de los dirigentes del Partido Obrero, nos acaban de anunciar que los dos PO son lo mismo, tratando de ocultar el fracaso de su experiencia de organización de masas con el virtual desbande del Polo Obrero, su fusión con el Partido Obrero, o la transformación del Partido Obrero en el Polo Obrero... quien sabe cual de las variantes, pero cualquiera que se dé significa la disolución del PO, uno u el otro. O de los dos.


La tarea de los comunistas en el periodo actual, consiste en ganarse a la mayoría de los obreros, la mayoría de los soldados, la mayoría de los campesinos. ¿Qué hace falta para eso? Agitar, educar a los cuadros, "explicar con paciencia" (Lenin), organizar. Todo eso a base de la experiencia de las masas y de la participación activa de los comunistas en esta experiencia: la política amplia y audaz del frente único.
Trotsky
Los diez mandamientos de los comunistas espanoles, 1931

La tarea de explicar la situación por escrito quedó en manos del “dirigente” piquetero Néstor Pitrola en un articulo aparecido esta semana en la prensa Altamirista titulado “Congreso Nacional del Polo Obrero: Mil delegados piqueteros de mil luchas.” Pitrola mismo esta bajo una intensa presión interna en los órganos de dirección del Partido Obrero para demostrar que, en forma de balance, es necesario incorporar a cuantos miembros del Polo Obrero al partido como sea posible antes que este se derrumbe.

No dudamos ni por un instante que en ambos PO militan cientos de activistas obreros, populares y de la juventud de gran valor, solo que en manos de los manipuladores de la dirección encabezada por Altamira, ven y verán sus esfuerzos y objetivos frustrados y esperamos que al menos algunos de ellos puedan visualizar el callejón sin salida hacia donde los dirige una política y teoría erráticas.

Sin embargo, a juzgar como en el pasado los miembros aceptaron mil cambios y piruetas ideológicas, históricas y políticas y quien se atrevió a murmurar una duda fue expulsado sin ceremonia, vemos esa perspectiva razonablemente improbable.

¿Organización de frente único o apéndice del partido?

El PO ha reconocido, por lo menos en los círculos íntimos de su dirección, como ya lo hiciera el MAS hace unos meses cuando desarticuló su Frente de Trabajadores Combativos (FTC), que una organización de “masas” y “piquetera”, basada en los Planes Jefes y Jefas de Hogar del estado burgués es una formación inestable, transitoria, multiclasista... y más limitada que un sindicato, sin ninguna relación con lo que es un partido revolucionario y destinada a una vida episódica, determinada por los vaivenes de los subsidios y quienes los manejan.

Durante unos pocos meses o años, se pudo mantener la ficción de que se dirige algo que no es, pero la realidad termina dando portazos a las aspiraciones de “dirigir a las masas” de estas direcciones que adoptan las ilusiones organizativas propias como política hacia el conjunto del movimiento de masas.

Mientras la crisis de los gobiernos y el régimen político (2001-2003) fueron extremas, algunas direcciones de izquierda, y otras que no lo eran, crearon frentes partidarios territoriales y/o de desocupados que, en algunos casos, quisieron vender como organismos amplios, de frente único, pero que en realidad no eran sino apéndices organizativos de los partidos – o las personalidades del tipo de Castells – para propósitos estrechos partidarios o personales, no para hacer avanzar el movimiento en su conjunto.

Los pudieron mantener, y hasta florecieron, esencialmente, porque el régimen y los gobiernos – y sus partidos en crisis -- eran débiles para controlar la distribución y adjudicación de los planes, las cajas, los terrenos y las viviendas y hasta los bolsones de comida... la burguesía debía ceder a las ocupaciones de supermercados que exigían bolsones de comida, algo que organizaciones como el MIJD de Castells lo convirtieron en un verdadero método de construcción.

En muchos casos, los gobiernos y el régimen apostaron a que, en el mediano plazo, y en la medida que lograran restablecer el “orden natural” del orden burgués, las organizaciones se adaptarían tanto al sistema del subsidio que terminarían siendo funcionales a la política de la burguesía y su estado.

Ignorando estos objetivos de la burguesía, y para hacer la identificación partidaria mas notoria aún, algunas organizaciones de izquierda pensaron siglas identificatorias de las organizaciones piqueteras que, casualmente, fueran idénticas a la de los partidos:

El MST formó el MST , el PO formó el PO ... en otros casos, particularmente los estalinistas que, en esto de formar frentes de “masas” controlados como apéndices del partido tienen más experiencia, adoptaron siglas diferentes: el PC construyó el MTL , el PCR construyó la CCC . El MAS, que llegó tarde a la creación de su frente partidario piquetero y terminó temprano con la experiencia, se dió cuenta del detalle y lo llamó FTC.

Todos ellos, sin embargo, tuvieron como razonamiento básico la negativa a formar organizaciones de masas de frente único y pusieron como objetivo la formación de aparatos parapartidarios, sectarios con otras formaciones semejantes, favoreciendo la división del movimiento de desocupados y, por ende, debilitándolo. Hoy pagan el precio de semejante política.

En un segundo grupo de organizaciones podemos destacar aquellas que ni siquiera hacen hincapié en la construcción de un partido de izquierda, y se crearon como organismos de reclamos inmediatos al servicio de las transacciones comerciales-políticas de sus dirigentes: MIJD de Castells, FTV de D’Elia, Movimiento Evita de Pérsico, Barrios de Pie de Ceballos... estas tienen en común con las formadas por los partidos de izquierda en que se crearon como feudos propios de los creadores, no como organizaciones de masas para luchar por la unidad de todos los desocupados. Pudieron, sin embargo, a diferencia de la izquierda, cumplir sus objetivos: incorporarse con privilegios al gobierno.

La crisis del movimiento piquetero

A partir del 2003, el régimen político, debido a la ausencia de una verdadera dirección revolucionaria con peso de masas, comenzó a dar pasos concretos para su recuperación relativa. Favorecidos por una coyuntura económica internacional favorable, el apoyo de la burocracia sindical y el asentimiento de sectores importantes de la burguesía, el gobierno de Duhalde primero, y el de Kirchner después, fueron logrando una reactivación de las instituciones burguesas y una relativa “estabilidad” política.

Desde allí comenzó una ofensiva contra los piqueteros de izquierda, los partidos del mismo signo, los luchadores sindicales y la universidad por un lado y, por otro, operaciones de cooptación de los movimientos piqueteros no dirigidos por la izquierda y de la burocracia sindical.

En el terreno de la cooptación lograron la unificación provisional de la burocracia sindical tras el gobierno de Kirchner – aunque subsistan las diferencias internas a la CGT – y dejando de lado, marginada, a la CTA. En el terreno piquetero D’Elia, Ceballos, Pérsico y unas centenas mas de dirigentes se convirtieron en funcionarios del gobierno nacional, provinciales y municipales e incorporaron sus organizaciones piqueteras al estado.

Una vez que el gobierno de Kirchner incorporó a su gobierno algunas organizaciones piqueteras otorgándoles el rango de “oficialistas” como Barrios de Pie de Jorge Ceballos, el MTD Evita de Pérsico y la FTV de D’Elia, las convirtió en el vehículo privilegiado de la distribución material del clientelismo.

Les proporcionó no solo decenas de miles de Planes y cientos de millones de pesos sino el acceso a puestos públicos, planes de vivienda y otras prebendas.

Al mismo tiempo comenzó a apretar a las demás organizaciones, ya sea las que decidieron no entrar en el juego o las que, como Castells, tienen lo que para el gobierno es un modo equivocado de negociar por prebendas: movilizarse mas allá de las pleitesías tipo Plaza del 25 de Mayo.

Felipe Solá en la provincia y ahora hasta Telerman en la Ciudad han seguido la misma estrategia y este último acaba de anunciar la asunción de un dirigente piquetero a funciones de gobierno para administrar los Planes de Ciudadanía Porteña.

El asistencialismo del gobierno en todas sus esferas, entonces, comenzó a fluir a través de esas organizaciones oficialistas incrementalmente. Las organizaciones piqueteras controladas por la izquierda y el MIJD comenzaron a sentir la presión y perdieron primero cientos y ahora decenas de miles de planes, son excluidas cada vez mas de los planes de vivienda y el reparto de tierras y bolsones de comida.

A medida que el gobierno se fortalezca, se acercará más y más el fin de organizaciones no preparadas para asimilar los golpes.

Muchos de los seguidores “piqueteros” del MAS y PO, así como del MIJD, la CCC, el FTC y el MST comenzaron a emigrar a las filas de las organizaciones oficialistas o quedaron sin sus planes, abandonando de una u otra forma, a aquellos con ilusiones que ellos serian, por lo menos de palabra, la base del movimiento revolucionario (Altamira, MST, MAS) o de sus propios apetitos electorales (Altamira, Castells, MST) o de negociación de su incorporación al régimen (Castells, CCC, MTL.)

En el artículo de Pitrola en Prensa Obrera se señalan, aunque escuetamente, algunos de estos problemas de presión desde el gobierno y la burguesía. Se indica que, entre los participantes se encuentran “explotados por las cooperativas truchas de Techo y Trabajo, de los marginados del Plan Federal. Las “víctimas” de las viviendas de ese plan son millones, aún cuando las conquistaron cortando rutas (como ocurrió con el Polo sanjuanino), pero que no caben en ellas, que se deterioran enseguida, etcétera.”

O cuando agrega que el Polo está “en un momento en que reina la dispersión y la confusión política en el movimiento piquetero, y en que hay una fuerte disputa con el punterismo oficial en los barrios, y un ataque sistemático del oficialismo contra planes sociales.” Confusión que, como ya veremos en este artículo, Pitrola no ayuda a dilucidar sino a profundizar.

En el caso del MAS llegaron a la conclusión que se les deshacía el trabajo, apretaron lo que pudiesen exprimir del FTC y dejaron al resto abandonado a su suerte.

En el caso de PO, al que no le gusta reconocer la realidad, hicieron algo distinto. Organizaron un congreso para declarar al “Polo” parte del partido, o que es el partido mismo, no queda muy claro, para así poder quedarse con una parte, aunque sea pequeña, pero aún tratando de preservar la imagen de que se puede continuar con algo que esta a punto de expirar.

Pitrola dice que el Polo es el partido revolucionario

El artículo plantea sin cortapisas que “el Polo ha dado un gran paso en la construcción de una organización obrera, socialista y revolucionaria,” y que “la agitación política del Partido Obrero será el marco de toda esta lucha reivindicativa.”

No contento con tal afirmación descabellada – por buena que fuera la organización del Polo Obrero, una organización reinvidicativa, supuestamente amplia no puede ni ceñirse al programa “revolucionario” del partido, ni a sus organismos, ni ser un mero instrumento de propaganda u organizativo del mismo -- también aseguró a sus lectores que “Espontáneamente, de parte de los delegados, apareció la Prensa Obrera como instrumento de construcción del Polo en todos los terrenos, hasta ‘para contactar a los ocupantes de viviendas y tierras que sufren desalojo,’ como dijo un compañero.”

Con tales precisiones acerca del carácter del Polo Obrero, Pitrola continua explicando que “el Congreso expresó un Polo consciente y cohesionado, partidario de construir un partido político de la clase obrera, por una alternativa obrera y socialista a la barbarie capitalista.”

Es decir, Pitrola reniega de la mas mínima amplitud o frente único en la construcción de organizaciones reivindicativas obreras y populares – ya que, si no lo hiciera, debería advertir que tal declaración se asemeja mucho a las del estalinismo del llamado Tercer Periodo, donde estos construían “sindicatos rojos” que específicamente excluían a los trabajadores que no fueran comunistas.

Trotsky y Lenin combatieron contra esta y otras desviaciones sectarias y ultra izquierdistas que nada tenían que ver con el trabajo de los comunistas y revolucionarios en las organizaciones de masas.

En ellas – sindicatos u organizaciones piqueteras – luchamos por la unidad de todos los obreros o en el caso de los desocupados de los sectores obreros y populares, las de todos ellos, en sus propias organizaciones, organizándose democráticamente.

Sin embargo, Pitrola, Altamira y el PO no quieren lograr que el Polo Obrero sea un apéndice del Partido Obrero obligándolo a asumir, en forma ultra izquierdista, un programa “revolucionario” y consignas maximalistas, sino que su operación tiene el signo opuesto: busca que el partido se adapte a un programa de frente único, posible y democrático para eliminar las barreras entre partido y apéndice. Una mera adaptación oportunista, socialdemócrata, a la vieja desviación ultra izquierdista del estalinismo del Tercer Periodo Lo que sí tienen en común la política ultra izquierdista del “Tercer Periodo” estalinista y la oportunista del Altamirismo es el sectarismo y la forma en que ambos eliminan las fronteras de delimitación organizativa-programática entre el partido y el apéndice (estalinistas) o entre el apéndice y el partido (Altamirismo).

Esta también fue la política de la guerrilla pequeño burguesa de Centroamérica (FMLN y FSLN) que coaccionó a los organismos de masas y sindicatos a ser meros apéndices de los ejércitos guerrilleros, acatando sus órdenes, impuestas manu militari y llevándolas, como era previsible, a su desintegración como organismos vivos de las masas. Altamira no dirige una guerrilla, pero si una organización igualmente burocrática.

En la Argentina de los setentas, tanto Montoneros como el ERP hicieron lo propio, arrastrando sus organizaciones “de masas” a un desastre similar. Montoneros hizo esto incluso con sindicatos, asociaciones vecinales, centros de estudiantes... El ERP, que estaba lejísimo de tener peso de masas, llevó a cabo una caricatura de la misma política con el llamado Frente Antiimperialista y por el Socialismo (FAS).

Como se verá, Altamira y Pitrola ni siquiera han podido ser originales.

Cómo se luchó en contra del frente único

Si existen organizaciones que compiten entre si en los mismos centros de intervención política del movimiento de masas, los revolucionarios llaman a la unidad para luchar de todas ellas para hacer avanzar al movimiento en su conjunto (golpear juntos), demostrar la inconsecuencia de aquellos dirigentes que se opongan o sean inconsecuentes con la lucha (marchar separados, mantener el derecho a la crítica) y atraer hacia posiciones revolucionarias a quiénes siguen a direcciones reformistas.

Entre el 2001-2003, casi todas, sino todas las organizaciones piqueteras, se movilizaban en la calle y elevaban sus demandas. Ese era el momento para el PO, el MST, el MAS – que se reclaman revolucionarias – de exigirles a otras organizaciones oportunistas (PCR-CCC, PC-MTL, MIJD) la unidad en una sola organización de masas de los desocupados. Para fortalecer a través de la unidad a todo el movimiento y permitir que las bases de los oportunistas se deshicieran de sus direcciones.

No lo hicieron, y cuando propusieron acciones conjuntas, nunca avanzaron mas allá de una manifestación común de solidaridad (unidad de acción, no frente único). En el caso de PO acompañaba esta política con exigencias de que otras organizaciones vinieran al pie de organismos ad-hoc creados y controlados por el Partido Obrero como sus conferencias de “Trabajadores ocupados y desocupados”, simples foros de declamaciones propagandísticas de Altamira, que las quería hacer pasar fraudulentamente por organismos de frente único obreros.

Al mismo tiempo, algunas organizaciones de izquierda cometieron otros dos pecados cardinales para todo revolucionario:

1. No avanzaron un programa y una lucha consecuente para que las organizaciones piqueteras trascendieran el plano de la demanda y administración de planes y bolsones de comida. Aunque lo mencionaban en sus actos públicos y en alguna que otra conferencia de prensa, la lucha por puestos de trabajo genuinos, repartición de las horas de trabajo, disminución de la jornada laboral a 6 horas, y otras consignas similares, nunca figuró como el centro del programa para la acción. La ultima acción planeada de común acuerdo fue para exigir... aguinaldo de los $150 pesos de los Planes a fines del año pasado. Recién ahora, cuando el gobierno ha elegido canales oficialistas para ello, el PO plantea una campaña para empadronar miles para unas supuestas bolsas de trabajo.

Ya es tarde, su aplicación como nuevo gestor de la política estatal de la burguesía ha sido rechazada. A no ser, claro está, que Altamira y Pitrola sueñen con ser como D’Elia y Cevallos.

2. Limitaron la cuestión política a crear dirigentes piqueteros artificiales, traídos desde fuera del movimiento de desocupados, impuestos exclusivamente por el aparato del partido sobre los desempleados que recibían de esos mismos “dirigentes” los planes administrados por ellos.

Así, dependiendo económicamente – aunque en forma miserable por el monto de los planes -- ¿quién entre los piqueteros erigiría a estos dirigentes en genuinos o montaría una oposición seria en el seno de los movimientos piqueteros? Estos dirigentes, por su parte, tenían como meta hacer conocer sus nombres, utilizando para ello las acciones y marchas piqueteras, para después ser candidatos en las elecciones del... partido.

Pitrola es un ejemplo claro, también lo son candidatos que se presentaron en las listas del MAS y el MST. Con el partido hicieron lo que Castells hizo sin él: tratar de montar un aparato electoral basado en el clientelismo de administrar el reparto de dinero del estado. Esto es parte de un proceso de social democratización de la izquierda en general.

Esta política social democratizadora no es un hecho aislado en PO, sino parte de una serie de hechos de los últimos años, de un patrón de conducta.

Como lo fue el discurso y documentos de Altamira llamando al movimiento piquetero “un nuevo sujeto histórico” de la revolución o reclamando para una fugaz y relativamente buena elección en una provincia semi-marginal del país, el nombre que acostumbraba la izquierda a dar a las grandes acciones de masas, de acción directa, puebladas que muchas veces habían volteado gobiernos. Hicieron esto en el caso de su famoso titular de tapa: “Tucumanazo!”

El propio Altamira esta compenetrado con estas ilusiones, como cuando, siendo candidato en la Ciudad de Buenos Aires en la ultima elección, anunció que, debido al descenso de Zamora en las encuestas, PO obtendría esos votos y no una banca, sino dos. Por supuesto no lo lograron y su nivel electoral se desplomó en la Capital, perdiendo lo que habían logrado gracias al giro a la izquierda de las masas en las elecciones del 2001.

¿Qué se puede esperar de un dirigente que quiere ser candidato para encabezar todas las listas, propias y ajenas y hace de ello un principio?

No solo se presentó en las listas de Capital, sino en Provincia de Buenos Aires y a nivel nacional, para puestos de concejal (Asamblea Legislativa de la Ciudad de Buenos Aires), Diputado Nacional, Presidente y otros, a veces hasta simultáneamente. Cuando alguna vez discutió un frente electoral con otras organizaciones demandó al punto de la ruptura encabezar la lista como candidato a Presidente y para su partido el privilegio de encabezar la mayoría de las listas para otros cargos electivos.

La negativa de otros partidos de izquierda a aceptar sus ultimatums o incluso proponerle una interna para decidir bastaron para que PO se retirara de las negociaciones inmediatamente.

Haciendo gala al mismo tiempo de sectarismo y oportunismo, Altamira lanzó al PO a hacer campaña llamando a votar en la ultima elección nacional por un “frente 100% de izquierda”, es decir, un frente de PO con PO, y a votar por “diputados de izquierda para luchar en el parlamento” poniendo ejemplos en sus presentaciones de leyes que propondrían.

Es la misma política social democratizadora de Altamira y Pitrola que los llevó, durante semanas, a negarse a defender a los presos de Las Heras o el rechazo a plantear el frente único de la izquierda para promover la autodefensa de los conflictos, cada vez mas duros.

Como descargo a favor de Altamira y Pitrola debemos señalar que esta política social democratizadora es común a casi toda la izquierda en nuestro país, aunque varía en los aspectos formales de una a otra. Claro que mal de muchos, consuelo de tontos.

¿Incorporando el Polo al partido o el partido al Polo?

Entonces, ¿qué es el Polo Obrero? Si los miembros del Polo – parafraseando a Pitrola -- construyen un partido de la clase obrera, una alternativa obrera y socialista, utilizan la prensa del Partido Obrero como herramienta, que da un gran paso en la construcción de una organización obrera, socialista y revolucionaria y es la agitación del Partido Obrero lo que le da el marco a la agitación política de la lucha reivindicativa del Polo... ¿por qué no son el Polo y todos sus miembros militantes del Partido?

En el caso de los jóvenes del Polo, Pitrola dice sin rodeos que “Córdoba, como otras regionales, decidió reservar a los piqueteros jóvenes para el Congreso Nacional de la UJS, que tendrá lugar en los próximos días, al cual irán también en masa estos nuevos núcleos de jóvenes del Polo.” Es decir, los incorporará – dice “masivamente” – a la juventud del partido.

En relación a todos los participantes del congreso y base del Polo, Pitrola no puede decirlo mas categóricamente: “El Congreso expresó un Polo consciente y cohesionado, partidario de construir un partido político de la clase obrera, por una alternativa obrera y socialista a la barbarie capitalista.” Es decir, no hay lugar en esta supuesta organización de “masas” para nadie que no sea Altamirista, el Polo es el partido.

Aunque claro está, no funcionará como partido revolucionario, sino que “funciona por asambleas y delegados de los 600 centros y comedores que ha levantado.” ¿Una estructura “cooperativista”, asistencialista, “popular” para un partido “marxista, obrero revolucionario, de combate, basado en el más estricto centralismo democrático y en la dictadura del proletariado” como le gusta exigir a los Altamiristas cuando está en una reunión con dirigentes de otras corrientes y partidos como el pasado 27-28 de mayo en la facultad de Filo.

Viene a la cabeza otro refrán popular: “En casa de herrero, cuchillo de palo.”

¿Un programa de frente único obrero para el partido o un partido con programa de frente único obrero?

Pitrola nos informa lo que en el Congreso del Polo discutieron al respecto.

“Levantamos en los barrios un programa de organización y movilización frente a la represión y el gatillo fácil, frente a la deserción y el derrumbe de la educación secundaria y técnica, frente a la droga y la violencia del Estado y los explotadores. Las actividades sociales y deportivas ayudarán al desarrollo de la lucha.”

Aunque no especifica mucho, todas parecen tareas democráticas, de reformas – algunas radicales, otras no tanto – propias de una sociedad de fomento o barrial. Buenas en sí mismas para tales organizaciones, pero ¿cómo base programática de una organización revolucionaria, socialista?

El dirigente del Polo continúa elaborando: “El Congreso votó transformar al Polo en un canal de lucha contra el negociado de la patria contratista y la especulación inmobiliaria, por la entrega de tierras fiscales y confiscadas a los trabajadores y por un plan de viviendas financiado con un impuesto a las fortunas y bajo control de obreros y adjudicatarios.”

Luego, que se decidió “poner en pie un movimiento contra la miseria de la jubilación y la destrucción del sistema. El Polo Obrero se apunta como disparador de un movimiento amplio y popular, que gane la calle por 900 pesos de mínimo, el 82% móvil y todas las reivindicaciones.”

También, dice el autor del articulo mencionado, que se incluyen otras consignas democráticas como que “el castigo a Duhalde y Solá (por los asesinatos de los piqueteros del Puente Pueyrredón, Nota de la Redacción), pero también, como el 24 de marzo, por la libertad de los presos, por el fin de los procesos, de la represión y el retiro de la Gendarmería de Las Heras. Vamos por la victoria de todas las luchas.”

Más Reformas. Planteos radicales, frases democráticas. Con las que podrían acordar muchos trabajadores y desocupados, miembros de la pequeña burguesía, jubilados y pensionados, quizás con un cambio aquí o allá para hacerlas más entendibles o menos ambiguas -- y otros elementos sociales diversos en una organización amplia, de masas, que luchara por ellas.

Pero no se les permitiría hacerlo sino están dispuestos a aceptar también el carácter del Polo como constructor del partido revolucionario, la alternativa obrera y socialista al capitalismo, bajo la dirección del Partido Obrero y vendiendo la prensa del partido.

Y para rematar, la consigna organizadora y central de todo lo votado en el Congreso del Polo fue que “centenares de empadronados en distintos distritos marcan que la campaña por la Bolsa de Trabajo ya empezó. Se votó el objetivo de 50.000 empadronados para el 2 de agosto, día de la movilización nacional simultánea en todos los distritos, por el trabajo y todas las reivindicaciones vecinales y municipales.”

Un programa que no trasciende ni supera un programa radical propuesto por jóvenes estudiantes izquierdistas en una organización sindical, popular o barrial de masas ¿es la base de la construcción del Polo como parte del partido revolucionario de la clase obrera y por el socialismo? En todo caso, Pitrola debería corregir la parte del partido, ya que este seria un programa ideal para un partido socialdemócrata de izquierda.

Aunque, debemos reconocerlo, Pitrola muestra aún mas su confusión cuando dice que “El Polo Obrero se apunta como disparador de un movimiento amplio y popular, que gane la calle por 900 pesos de mínimo, el 82% móvil y todas las reivindicaciones.”

Tal vez un lapsus de una etapa anterior cuando este PO era distinto a aquel PO y no se proponía, como ahora, ser un partido obrero revolucionario bajo la dirección Altamirista sino un “movimiento amplio y popular” para luchar por reivindicaciones básicas. Démosle tiempo, todo proceso de fusión, y de disolución de organizaciones, aunque sea bajo “principios” y definiciones tan contradictorias y confusas, lleva tiempo.

Insistimos nuevamente en comparar estas propuestas, con las que llevó la delegación del Partido Obrero que participo en un “Seminario por el Reagrupamiento de los luchadores, las fuerzas populares y la izquierda”, es decir, un llamado a formar un frente único de izquierda el pasado 27-28 de mayo Argentina: ¿Cómo y con quien se puede lograr la unidad de la izquierda revolucionaria? y tambien pueden consultarse Debates y notas de la reunión de organizaciones de izquierda – 27/28 de Mayo

Allí, el partido de Altamira propuso también formar un partido revolucionario común a todos los que participaban. Pero a diferencia del Congreso del Polo, lanzó el ultimátum que este debía basarse en la reconstrucción de la Cuarta Internacional (bajo la dirección de la corriente de Altamira), por la dictadura del proletariado y basarse en el centralismo democrático.

Es decir, en el Congreso del Polo – que debería ser una organización de y para el frente único -- propone que este sea parte del partido revolucionario basado en un programa de frente único y en el seminario para discutir “el reagrupamiento”, es decir, algún tipo de frente de izquierda, sindical y popular, propone un programa de partido revolucionario.

Encontrar en el Marxismo contemporáneo semejante suma de incongruencias teóricas y políticas, tal incomprensión de las funciones del frente único y el partido revolucionario, tal receta para el fracaso tanto de cualquier frente de izquierda como para la construcción de un partido revolucionario se haría más que difícil, imposible.


Enlaces Relacionados

“Congreso Nacional del Polo Obrero: Mil delegados piqueteros de mil luchas.”
Por Néstor Pitrola


Minutas de la reunión de organizaciones de izquierda – 27/28 de mayo

Galería de fotografías del seminario Por la Unidad de los Luchadores, los Movimientos Populares y la Izquierda.

Argentina: ¿Cómo y con quien se puede lograr la unidad de la izquierda revolucionaria?

Declaración conjunta. Se realizó el primer seminario programático por el reagrupamiento de la izquierda y los luchadores.

Opinan las organizaciones de Izquierda sobre Reunión de Partidos
del 27-28 de Mayo


Comunicado de Prensa PTS
PTS: Una unidad clasista y socialista o el fracaso de las alianzas sin principios

Carta Abierta del PO
PO: Carta Abierta a la izquierda y a los luchadores

MST - El Socialista
MST - El Socialista: Sobre el Seminario por el Reagrupamiento de la Izquierda

Aclaración del PCT El PCT no firmó el documento.

 
Enlaces Relacionados
· De cómo Pitrola y Altamira no tienen idea de las diferencias entre frente único obrero y partido revolucionario y liquidan políticamente ambos
· “Congreso Nacional del Polo Obrero: Mil delegados piqueteros de mil luchas.”
· Argentina: ¿Cómo y con quien se puede lograr la unidad de la izquierda revolucionaria?
· Debates y notas de la reunión de organizaciones de izquierda – 27/28 de Mayo
· “Congreso Nacional del Polo Obrero: Mil delegados piqueteros de mil luchas.”
· Minutas de la reunión de organizaciones de izquierda – 27/28 de mayo
· Galería de fotografías del seminario Por la Unidad de los Luchadores, los Movimientos Populares y la Izquierda.

· Argentina: ¿Cómo y con quien se puede lograr la unidad de la izquierda revolucionaria?
· Declaración conjunta. Se realizó el primer seminario programático por el reagrupamiento de la izquierda y los luchadores.
· PTS: Una unidad clasista y socialista o el fracaso de las alianzas sin principios
· PO: Carta Abierta a la izquierda y a los luchadores
· MST - El Socialista: Sobre el Seminario por el Reagrupamiento de la Izquierda
· Aclaración del PCT
· Más Acerca de Que dice la Izquierda?


Noticia más leída sobre Que dice la Izquierda?:
Cómo y porqué el PO disuelve el PO


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.45
votos: 215


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo