Régimen, motines policiales, saqueos: ¨Feliz Navidad, la Casa esta en orden¨
Fecha Wednesday, 11 December a las 08:52:08
Tema Nacionales


Régimen político, motines policiales y saqueos: ¨Feliz Navidad, la Casa esta en orden¨

Por Camilo Cienpasos

Los motines policiales pusieron a prueba y en crisis a todos los partidos políticos del régimen. El gobierno y sus partidarios, cuando comenzó el motín policial en Córdoba y los saqueos dijeron que el culpable era De La Sota, su falta de previsión, su ausencia del país y su incompetencia.

Cuando los motines del aparato represivo y las bandas de lúmpenes saqueadores se extendieron a 17 provincias incluyendo las de Bonfatti, Scioli, Capitanich, Insfram, Urribarri, Beder, Gloss, Alperovich, y demás miembros de la orquesta del régimen, hablaron de ¨extorsión policial¨ por un lado mientras por el otro daban concesiones a la vanguardia de extrema derecha que, armas en mano, configuró en una semana una opción política para integrarse al régimen con potencia negociadora y no como simples instrumentos del mismo.

Todo hizo recordar los viejos ¨planteos militares¨ de otras épocas, el recurso que precedía siempre al golpe de estado: golpes a los gobernantes para probar sus defensas y obtener sus reclamos.

El resultado, hasta la escritura de estas líneas, hablan de una veintena de muertos, más de un millar de heridos, unos 4.000 millones de pérdidas en bienes o su destrucción y la obtención por las policías provinciales de salarios entre $8.500 y $14.000 iniciales que, con adicionales y bonos se duplican fácilmente y la imposición de una posición estratégica para pelear por la impunidad de los crímenes de un sector de la corporación, entre ellos el ¨gatilllo fácil¨ y sus vínculos con el narco-tráfico, los desarmaderos y la trata.

Después de los forcejeos, los tiros, los saqueos alentados por una parte del aparato policial, la negociaciones y concesiones comenzaron los intentos de la burguesía en el gobierno y también la opositora por recuperar el control del aparato represivo que se les fue de las manos.

CFK los dijo claramente en su discurso de cuasi ¨Feliz Navidad, la Casa está en orden¨ celebrando los 30 años de ¨democracia¨ en medio de tiros, barricadas y saqueos en todo el país: ¨así como reinsertamos a las FFAA en la democracia, debemos hacer con las fuerzas policiales¨.

Se refería sin duda al gran triunfo de ver al General Milani, represor del ¨Operativo Independencia¨y de La Rioja, acusado de secuestrar y desaparecer a sus propios soldados durante la dictadura, como Jefe del Ejército y retratado como el militar reciclado en la tapa de la revista de Hebe de Bonafini, junto a ella y en edición enteramente pagada por el diario oficialista ¨Tiempo Argentino¨.

La burguesía opositora comenzó por criticar al gobierno nacional cuando no envió a la Gendarmería y la Prefectura Naval a cumplir tareas policiales y frenar los saqueos en reemplazo de los policías – mientras coqueteaba con los dela asonada policial aduciendo que sus reclamos eran ¨comprensibles¨ y terminó con críticas meramente electorales abrazada a la política esencial de CFK de ¨conceder y recuperar control¨ de los amotinados.

Es utópico por supuesto esperar que 35.000 efectivos de Gendarmería y Prefectura, además de atender sus tareas específicas de cuidar las fronteras y las vías navegables (coladores del contrabando y el narco tráfico) del país puedan reemplazar en sus tareas represivas a 200.000 efectivos de las policías provinciales. Mucho más cuando los motines policiales amenazan ahora con extenderse a las fuerzas policiales ¨nacionales¨.

Los perros de presa del régimen se soltaron de sus cadenas y pusieron a sus amos en la disyuntiva de tener que negociar apretados por los motines por un lado y los saqueos en gran parte promovidos por los amotinados, por el otro. Ahora comenzarán las operaciones de intento de cooptación del nuevo partido policial al régimen y seguramente, para la opinión pública se impondrá un discurso de ¨aprobación de los reclamos y desaprobación de los métodos¨, tal vez incluso con algunas pocas sanciones a perejiles.

Mientras el aparato K festejaba en Plaza de Mayo los 30 años de Democracia, esta yacía inerme en los barrios a merced de los saqueadores y rodeada por la policía amenazante amotinada en los cuarteles. Aquéllos que acordaron nuevos salarios y la impunidad salieron pronto a hacer nuevamente su tarea y reprimieron ferozmente, como en Tucumán, a quiénes protestaban la situación.

Parafraseando a Alfonsín en su rendición a los carapintadas: ¨Feliz Navidad, la casa está en orden¨.


Vuelva a la página principal







Este artículo proviene de Izquierda Info
http://www.izquierda.info

La dirección de esta noticia es:
http://www.izquierda.info/modules.php?name=News&file=article&sid=13500